Autor de tiroteo en cine de EE.UU. estará sujeto al piso en juicio

02 de julio de 2013 - 00:00

En un juicio que empezará en febrero del próximo año y que se espera dure alrededor de 4 meses, el juez encargado de la causa anuncia, desde ya, una medida que la defensa considera extrema: el acusado estará sujeto a un arnés oculto bajo su ropa para detenerlo durante su juicio, el cual tendrá el jurado más grande en la historia del Estado de Colorado, en Estados Unidos.

La medida para James Holmes, quien es acusado de asesinar, el 20 de julio de 2012, a 12 personas y herir a cerca de 70 más en un cine de Aurora, Colorado, durante el estreno de la cinta “Batman, el Caballero de la Noche asciende”, es justificada por el juez Carlos Samour Jr. como procedente debido a “la naturaleza violenta de sus crímenes”.

Sin embargo, el estar impedido de movilizarse no es del todo nuevo para él, ya que durante las audiencias previas al juicio tenía puestas pesadas cadenas atadas a sus muñecas y tobillos. Sus abogados querían que se las quitaran durante el juicio, argumentando que  podrían hacerlo parecer culpable ante el jurado.

Ante ello, el juez comentó que  el jurado no verá el arnés y el cable que lo sujetará se mezclará con los  de la computadora en la mesa en donde estará la defensa.

Samour decidió anteriormente que el acusado, quien se declaró inocente alegando demencia ante los múltiples cargos de homicidio e intento de homicidio, puede usar vestimenta civil durante su juicio.

Holmes, de 25 años, está acusado de 166 cargos graves de asesinato, intento de asesinato y otros delitos graves en el tiroteo de julio de 2012. Los acusadores dicen que el sujeto planeó todo durante meses, tiempo en el cual  ocultó en el complejo teatral  un pequeño arsenal de armas. Antes del ataque, arrojó una granada de gas entre la multitud asistente al cine y comenzó a disparar, dijo la Fiscalía.

Holmes supuestamente llevaba un arsenal de dos armas de mano Glock, un rifle AR-15, una escopeta y 6.295 municiones, según testificó el agente Steve Beggs, de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

Ante todo eso, la Fiscalía pedirá que se le aplique la pena de muerte, aunque la defensa alegó que Holmes no es culpable por razones de demencia. Ante eso, recientemente el juez Samour aceptó una solicitud  para que fuera llevado al Instituto de Salud Mental de Pueblo, en Colorado, para una evaluación. Se espera que retorne al condado de Arapahoe el 2 de agosto.

Ya sobre el próximo juicio, los abogados de Holmes han  planteado que el jurado se mantenga aislado y que a los integrantes les prohíban usar teléfonos, computadoras personales o cualquier otro aparato electrónico durante el juicio.

Pero el aislamiento durante ese largo tiempo (lo que demore cada audiencia en el juicio, durante los 4 o más meses que dure) podría ser costoso e impráctico y hasta “representaría una carga para el jurado”, respondió el juez, agregando  que esto también provocaría que algunos prospectos a ser miembros del jurado traten de evitar el caso. “Negarle al jurado el acceso a los teléfonos inteligentes, computadoras, televisores y radios -además del correo electrónico e Internet- podría ser drástico e injusto”.

Sin embargo, decidió que al jurado no se le permitirá usar esos aparatos en la Corte o durante las deliberaciones, pero sí podrían hacerlo durante los recesos. “La corte no puede mantener al jurado dentro de una burbuja, completamente sellada del mundo exterior”.

Aunque, al mismo tiempo, Samour dijo que permitiría que los abogados de la defensa volvieran a hacer su petición posteriormente si consideran que tienen alguna base para hacerlo.

Samour indicó que podría haber unos 12 jurados alternos -lo cual es un gran número e inusual- en caso de que cualquiera de los 12 jurados de base sea descartado por escuchar información del exterior o por alguna otra razón.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP