16 hurtos en 5 centros comerciales se registran este año

- 23 de mayo de 2018 - 23:31

Un hurto dentro de una tienda deportiva y el escándalo protagonizado por el implicado generó interrogantes acerca de la seguridad en los centros comerciales.

Esta vez fue en San Marino, asentado desde 2003 en las avenidas Francisco de Orellana y Luis Plaza Dañín, en el norte de Guayaquil.

El sospechoso identificado como José M. C., de 28 años, supuestamente, en un almacén agarró dos camisetas y las guardó en una funda forrada con papel aluminio para burlar la barra de seguridad del local. Sin embargo, los movimientos del individuo eran observados por los empleados del local a través de las cámaras de video.

Ante esto, los guardias del mall interceptaron al sospechoso y llamaron al ECU-911; mientras le pedían las facturas, pero no las poseía.

Los policías que afuera patrullaban a pie ingresaron y esposaron al hombre, quien gritaba que lo soltaran y que ellos eran abusivos.

En tanto, los testigos que grababan con el celular se asombraron cuando el revoltoso estrelló su cabeza contra el cristal de una tienda y lo quebró. Su frente sangraba.

El hombre fue sacado al parqueadero. Los guardias, según los videoaficionados, lo tenían sometido en el piso mientras esperaban que llegara la ambulancia. Él seguía gritando, repetía ¡me ahogo!

Una mujer con abrigo azul apareció en la escena. Empujó a los agentes, lanzó patadas y abrazó al hombre que estaba en la vereda. Ambos fueron llevados a la Unidad Judicial del Albán Borja. El fiscal Víctor González informó que un representante de la tienda denunció la sustracción de dos prendas valoradas en $ 150.

Dijo que como ese valor no superó el 50% del salario básico unificado -fijado en $ 386- la infracción no se calificó como delito, sino como contravención de hurto, tipificada en el artículo 209 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

La sanción en estos casos es de entre 15 y 30 días de privación de libertad. “Además no fue robo, porque no hubo amenazas o violencia para apoderarse de las cosas”.

Tiempo de sanción

Ahora, José M. deberá cumplir 20 días de prisión y durante seis meses no podrá ingresar a ningún local de la tienda deportiva en Ecuador. La mujer quedó libre porque está embarazada.

El individuo estuvo sentenciado a 6 años de prisión por delito de plagio. Él, según archivos de la Función Judicial, torturaba a personas que ingresaban a la fuerza en una “clínica de rehabilitación”.

También tiene un proceso por ingreso de objetos prohibidos al centro de rehabilitación social.

Casos reportados en la zona

Rommel Navarrete, comandante del Distrito Modelo, informó que en lo que va del año, en su jurisdicción, se reportaron 16 hurtos en cinco centros comerciales.

De esa cifra, 10 ocurrieron después de las 16:45 (hora del último incidente) y 4 fueron reportados los martes. “Hay gente que comete el ilícito de hurto. Entran como clientes, tratan de burlar la atención de quienes atienden y esconden prendas”.

El oficial precisó que la zona donde está situado San Marino es conflictiva y por eso hay personal que patrulla a pie. Esto debido a la afluencia de personas que circulan con compras y dinero en efectivo. “En los centros comerciales hay guardias y comerciantes que tienen activado el botón de auxilio”.

Una mujer que salía con su hijo del establecimiento, quien no dijo su nombre, opinó que sería imposible controlar a todo el que entra y no se podría discriminar por vestimenta o apariencia física.

Otro ciudadano, que solo se identificó como Eduardo, consideró la detención del sospechoso como un procedimiento establecido. “Hizo bulla el golpe contra el vidrio”.

San Marino envió un comunicado oficial de lo ocurrido. En siete líneas agradeció el interés mostrado por el incidente y detalla que se activaron los protocolos de seguridad “para proteger la integridad de los trabajadores y clientes. Brindamos todo el apoyo a la Policía”.

En el mismo centro comercial en marzo de 2018 hubo otro escándalo. Una mujer denunció que un guardia cometió delito sexual contra un niño. El caso es investigado y por las características es reservado. Además, en 2012 apareció un video de contenido sexual en las pantallas del patio de comidas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: