Extorsionadores fueron detenidos en Pichincha, Cotopaxi, Santo Domingo de los Tsáchilas y Guayas

Al menos 1.000 policías han sido desvinculados en 3 años

- 16 de julio de 2016 - 00:00
Los policías involucrados en delitos que son separados por la Inspectoría, pasan a órdenes de las autoridades.
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

José Serrano, ministro del Interior, anunció que este jueves fueron separados 25 gendarmes involucrados con bandas dedicadas al robo, asalto y extorsión.

Dos meses de investigaciones policiales bastaron para ejecutar la operación Renacer I, en la que se desarticuló una organización delictiva dedicada a la extorsión de propietarios de vehículos. Dos policías en servicio activo y 2 pasivos formaban  parte de la fila de los 14 detenidos.

El general Ramiro Mantilla, jefe de Operaciones de la Policía Nacional, informó que 48 agentes policiales y de Fiscalía efectuaron 13 allanamientos en las provincias de Pichincha y Cotopaxi, donde fueron aprehendidos los presuntos integrantes de la red delictiva. Además decomisaron 12 vehículos.

Los integrantes de la presunta organización se dedicaban al robo de vehículos y maquinaria pesada y, posteriormente extorsionaban a sus propietarios.

Las víctimas eran contactadas por uno de los miembros de la banda, que tenía título de abogado y es expolicía. Este exigía la cantidad de $ 5.000 a $ 8.000 para devolver los vehículos o la maquinaria robada a sus propietarios, caso contrario eran desmantelados y sus partes distribuidas en todo el país.

Los integrantes de esta presunta banda delictiva son los policías activos Kléver D. y Pablo T., los exgendarmes John Q. y Blasco Y., además de los ciudadanos Hugo C., Fabricio N., Franklin D., Diego Y., Mauricio V., Luis Q. y Pamela H.

Amenazaban a sus víctimas

En Santo Domingo de los Tsáchilas se registró un caso similar. Eugenio P. y Renzo B., también de la institución del orden, eran presuntos integrantes de una organización delictiva dedicada al delito de extorsión.

El coronel Polivio Vinueza, jefe de la Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase), dijo que los detenidos, mediante llamadas telefónicas exigían a sus víctimas fuertes sumas de dinero a cambio de no atentar contra su vida o la de algún familiar, haciéndose pasar por supuestos sicarios.

Mujer era extorsionadora

En otro operativo ejecutado en la provincia de Guayas, los investigadores detuvieron a la agente Ana Carolina G., quien se hacía pasar por integrante de una red delictiva y a través de llamadas telefónicas exigía a sus víctimas entre $ 2.000 a $ 3.000 a cambio de no atentar contra su vida o la de sus familiares.

Los capturados fueron puestos a órdenes de las autoridades judiciales y serán procesados por el presunto delito de extorsión.

Depuración en las filas policiales

Los 2 policías que fueron apresados como presuntos extorsionadores serán desvinculados de la institución como se ha venido haciendo desde 2013. Precisamente el ministro del Interior, José Serrano, en su cuenta de Twitter, escribió el pasado jueves que se había “desvinculado a 25 policías”.

Serrano explicó que a los gendarmes se los vinculó a acciones ilícitas con bandas dedicadas a robos, asaltos, extorsiones, entre otros ilícitos. Entre los elementos separados figuran: 1 teniente, 14 cabos y 10 policías.

Mantilla señaló que desde el 2013 hasta la fecha 1.000 gendarmes han sido deparados de la institución por actos ilícitos. “Nosotros con este proceso de depuración institucional garantizamos que el 98% de los policías que presta los servicios a nivel nacional es gente confiable que trabaja en beneficio de la seguridad ciudadana”.

Los policías recientemente detenidos serán sometidos a un proceso de desvinculación que no durará más de 8 días y serán puestos a órdenes de las autoridades competentes. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: