Accidentes de tránsito causan seis muertos

24 de noviembre de 2012 - 00:00

No hubo gritos ni dolor antes del impacto. El sueño la venció antes de que la muerte le llegara. Apenas había amanecido cuando el cuerpo sin vida de Ximena Yanchilema, de 60 años, yacía sobre el césped húmedo a causa de la leve llovizna que cayó durante la madrugada.

Ximena trabajaba como empleada doméstica en Sangolquí y había viajado a Salcedo para ver a su hija. Ayer, a las 5 de la mañana, regresaba a su lugar de trabajo abordo de un bus de la cooperativa “Toa”, que cubría la ruta Ambato-Quito.

Según versiones de pasajeros, momentos después de cruzar el peaje, cerca al fuerte militar Atahualpa, el chofer gritó que había perdido los  frenos del automotor; entonces los pasajeros corrieron a la parte posterior para tratar de protegerse. En una rápida maniobra, el conductor se salió del camino y en una planicie se estrelló contra un árbol. 

Fermín López, de 18 años, viajaba en el último asiento de la unidad, cuando escuchó los gritos, abrió una de las ventanas y se lanzó. Rosa Guamaní, que estaba cerca, decidió hacer lo mismo. Ellos cayeron sobre una acequia y cuando levantaron la vista, vieron como el vehículo se destrozaba en el impacto.

El chofer, que también saltó por la ventana hiriéndose al caer, fue visto alejándose entre la maleza con la cabeza ensangrentada. Rosa viajaba sentada junto al conductor; ella observó que el velocímetro marcaba 100 km/h antes de perder los frenos, cuando el chofer habría intentado rebasar a otro bus.

Mientras el sonido de ambulancias inundaba el lugar, Fermín solo observó desde lejos cómo los heridos se abrían paso entre las latas del bus. Sin poder moverse por el shock, la desolación se apoderó de él, pues no tenía un familiar a quien avisar lo sucedido; únicamente se sentó en la yerba y bajó la cabeza. Nadie se percató de su presencia, hasta que un hombre de aspecto humilde se acercó a preguntarle si estaba bien, y como si fuera un padre, a pesar de no conocerlo, lo abrazó. 

Los heridos fueron llevados hasta el hospital de Machachi. Unas 16 personas presentaron traumatismos craneales, cervicales, toráxicos y fracturas en brazos y piernas. Cinco personas fueron llevadas a tres hospitales en Quito.

Roberto Aguilar, oficial de Policía, indicó que diariamente en ese sector se emiten entre 40 y 50 citaciones por exceso de velocidad. En el lugar quedaron el talonario de pasajeros, zapatos, libros, partes del bus y sobre algunos pedazos de madera las manchas de sangre que en pocos días la lluvia borrará.

En Palestina un bus embistió a furgoneta

Cinco personas fallecidas y un número similar de heridos dejó un choque entre la furgoneta concho de vino, de placas RCD-699, y el bus disco 26, sin placas, de la Cooperativa de Transportes Rutas Balzareñas, ocurrido alrededor de las 15:00 en la vía Santa Lucía-Palestina, en la provincia del Guayas.

Uno de los fallecidos es Fersin Gabriel Morante Carriel, quien era el conductor de la furgoneta; mientras que el chofer del bus se dio a la fuga, según informaron voluntarios del Cuerpo de Bomberos y ECU-911.

Los heridos, entre los que consta un menor de edad, fueron trasladados a diferentes casas de salud en Guayaquil. Miembros de la Oficina de Investigación de Accidentes de Tránsito (OIAT) acudieron al sitio del suceso.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP