20 llamadas falsas por bomba recibió el ECU911 en 2014 (Video)

29 de julio de 2014 16:30

Un tiempo de 4 minutos y 48 segundos duró el simulacro de amenaza de bomba que se llevó a cabo hoy en el patio de comidas de un centro comercial, ubicado en el sector de Quitumbe (sur de Quito).

En el evento participaron miembros del ECU911, el Cuerpo de Bomberos, Policía Nacional, Policía Metropolitana y la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR).

El Plan de Contingencia se puso a prueba con el simulacro, que se inició a las 10:00, cuando abre el lugar.

Tal y como estaba planificado en el ensayo, a las 10:30, un agente de seguridad identificó un paquete sospechoso en el segundo piso. Inmediatamente, el uniformado lo reportó a Arcenio Coloma, jefe de Seguridad del Centro Comercial. Éste llegó al lugar para realizar una evaluación e inmediatamente solicitó la presencia de la Policía.

Uno de los agentes a cargo manifestó que el paquete debía ser revisado por el Grupo de Intervención y Rescate (GIR), además se ordenó evacuar al público que se encontraba en el lugar.

Coloma indicó que para realizar este simulacro se notificó al personal de limpieza y de mantenimiento (120 personas), a los empleados de los locales comerciales (1.800 personas), así como a los guardias.

Luego, los técnicos evaluaron el espacio que debía evacuarse. Fue entonces cuando se detonó una bomba que estaba compuesta por una carga de agua y una cápsula detonante.

El público que llegó al centro comercial no sabía de esta práctica, por lo que dejaron de consumir sus alimentos y salieron por los accesos habilitados para este simulacro.

"Yo estaba desayunando, pero un guardia se acercó y me dijo que hay una alerta de bomba y ahí boté todo", comentó Alba Ugarte, una de las personas evacuadas. 

Hubo algunos evacuados que tuvieron problemas. Carla Morales, madre de una niña de 11 meses, no pudo salir rápido porque se deshabilitaron las escaleras eléctricas y el ascensor. "No me ayudaron a salir a pesar de que llevo mi hija en brazos", comentó.

Sandra Cataña, evaluadora de la SNGR, señaló otro inconveniente en el plan de evacuación. Mencionó que nunca llegó una ambulancia para apoyar a las más de 2.000 personas, que estuvieron en el lugar. 

Carmen Recalde, administradora del centro comercial, aseguró que se tomará en cuenta las observaciones para perfeccionar el Sistema de Seguridad. Añadió que estos simulacros se realizan de forma anual.

Equipo especial

 

Édgar Mazabanda, miembro del GIR, fue el encargado de activar la bomba, a través de una explosión controlada. Para ello vistió un vestuario apto para esta labor.

El traje y el casco que se emplean para desmantelar bombas están compuestos de una tela especial y de asbesto (fibras largas que resisten altas temperaturas).

A decir del uniformado, la indumentaria cuenta con un dispositivo electrónico para activar o desactivar un aire acondicionado que se localiza dentro del traje y soportar la gran carga de calor en su interior, luego de que el técnico se lo coloca.

Este vestuario especial tiene un peso de 80 libras, para ponerse se requieren al menos 2 minutos con la ayuda de 2 personas. Para colocarse fue necesario una capacitación especial a cargo de un Curso Técnico de Explosivos.

Los trajes que cuentan los equipos del GIR son importados. Su resistencia al calor y al fuego depende de la cantidad de explosivos. El agente Mazabanda mencionó como ejemplo que el traje blindado no podría soportar explosiones de un coche bomba, pero puede resistir fuertes cargas incendiarias o explosiones de pentolita.

Llamadas falsas

En lo que va de 2014, alrededor de 20 llamadas falsas por alerta de bomba se han reportado en la Central de Emergencias del ECU911, en Quito (provincia de Pichincha), informó el sargento primero Mauricio Guerra, miembro del GIR.

A decir del uniformado, la mayoría de las comunicaciones falsas se ha reportado desde los centros educativos, especialmente en las temporadas de pruebas y exámenes. En otros casos, en los centros de justicia (juzgados, centros de detención, etc.), especialmente cuando se tratan de audiencias.

No obstante, el agente reconoció que en el último año las llamadas falsas se han reducido, puesto que la ciudadanía ha tomado conciencia de lo importante que es no utilizar la línea de emergencias para bromas o para otros menesteres que no sea de apoyo.

Sobre las sanciones, el uniformado indicó que cuando es por primera vez se suspende la línea durante 30 días; 180 días por segunda vez, y si hay una tercera vez ya se quita la línea de por vida en todas las operadoras.

"La Policía Nacional está previniendo estos hechos con el registro de los números telefónicos", indicó.

Un agente del GIR coloca un dispositivo para realizar una detonación controlada de una bomba, colocada en un centro comercial. Foto: Fernando Sandoval / EL TELÉGRAFO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado