En la noche el primer mandatario se dirigió a sus simpatizantes en la plaza grande. allí denunció la violencia de los organizadores de las marchas como último recurso

"Se juntaron todos los posibles y no han logrado nada"

- 14 de agosto de 2015 - 00:00
En la Plaza de la Independencia se concentraron los simpatizantes de Alianza PAIS. Con cantos y consignas de respaldo a Rafael Correa aseguraron que no permitirán que la oposición les quiten lo ganado hasta ahora. Foto:Cortesía Presidencia de la República

En la noche el primer mandatario se dirigió a sus simpatizantes en la plaza grande. allí denunció la violencia de los organizadores de las marchas como último recurso

El paro nacional anunciado por los sectores de oposición no afectó las actividades en Quito. Las entidades públicas, como ministerios y hospitales, no interrumpieron la atención a la ciudadanía. Incluso en la Caja del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) la atención fue normal pese a las protestas que se registraron en los exteriores.

Ningún establecimiento de las calles Guayaquil, García Moreno y Venezuela cerró sus puertas, aunque comerciantes como Carmen Ortega señalaron que las ventas disminuyeron. “Parece que por miedo la gente prefirió no hacer compras en el Centro Histórico”.

Correa inauguró el ELAP

En la mañana el Primer Mandatario inauguró el Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP) - Juventud, en Ciespal. Desde allí el representante de las Juventudes de PAIS, Jorge Miño, señaló que es deber de los jóvenes empoderarse de las transformaciones sociales y consideró que el encuentro es la “plataforma de integración regional”.

El ministro de Cultura y presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de PAIS, Guillaume Long, sostuvo que la posmodernidad liberal, en su culto al individualismo busca la apatía política de la juventud. “Todo el entorno recreativo y cultural en el que se mueven los jóvenes busca despolitizarlos, hacerlos creer que la política siempre es sucia y que todos los políticos son iguales”.

Cuestionó que la derecha siempre plantee la falsa dicotomía entre pragmatismo e ideología, como si fueran antípodas y obviando que se pueden perseguir fines ideológicos con medidas eficaces y realistas.

Al encuentro acuden 250 líderes juveniles de izquierda de 13 organizaciones de 9 países: Bolivia, Brasil, Colombia, Venezuela, Chile, Argentina, México, Cuba, Nicaragua, además del anfitrión Ecuador.

A ellos el Mandatario los convocó a defender la continuidad de los procesos revolucionarios y las transformaciones alcanzadas hasta ahora. Destacó que “los jóvenes son las manos, los corazones, las mentes que construyen día a día, con mucha esperanza y amor nuestra Patria Grande. Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta ideológica, como lo decía nuestro Salvador Allende. Las revoluciones deben ser jóvenes, de ideas nuevas y frescas, de rebeldía y alegría”.

Lea también: En Guayaquil la oposición marchó en 4 grupos

Correa recordó que cientos de jóvenes latinoamericanos fueron torturados y asesinados por las dictaduras en Nicaragua, Honduras, Guatemala, República Dominicana, El Salvador, Brasil, Chile y Argentina. Lamentó que esa realidad no haya sido ajena para Ecuador durante el gobierno de León Febres-Cordero y que hoy afecte a México con la desaparición de 43 normalistas. Afirmó que es una generación que sigue siendo víctima de problemas como la migración, los exiliados de la pobreza y de la falta de oportunidades.

En el evento se ratificó el apoyo al Gobierno de Correa, quien llamó a estar atentos a los golpes blandos de la restauración conservadora, que ahora está articulada internacionalmente para tratar de derrocar a los presidentes progresistas.

Concentración en Carondelet

También en la mañana, en los exteriores del Palacio de Carondelet, los simpatizantes de PAIS expresaron su respaldo al Gobierno. Un grupo de indígenas llegó desde Cotopaxi y realizó un ritual de purificación con pétalos de rosas y palosanto.

Fausto Toaquiza arribó con 750 personas y dijo que no se irán de Quito hasta que vuelva la paz. “Estamos preparados”, agregó. El indígena dijo que han sido testigos de un cambio “profundo y el presidente Correa reconstruyó al país”.

Acusó a líderes como la asambleísta Lourdes Tibán, de dividir al movimiento indígena con mentiras y cuestionó los acercamientos de dirigentes con el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, y el exbanquero Guillermo Lasso. “Sabemos que Lasso fue exministro de Jamil Mahuad e incautó el dinero de los pobres”.

Los simpatizantes se mantuvieron allí durante todo el día. El presidente Correa salió en 3 ocasiones al Palacio de Carondelet a saludar a los manifestantes.

A las 19:30 bajó a la Plaza Grande y subió a una tarima donde estaban el vicepresidente Jorge Glas, el canciller Ricardo Patiño y la secretaria de Alianza PAIS, Doris Soliz.

“Hoy se ha verificado una victoria, no del Gobierno, sino del país. Nuevamente ha triunfado la construcción, la democracia, la alegría. No lograron parar al país”, afirmó el Mandatario.

Correa denunció que determinados grupos opositores optaron por la violencia y el cierre de carreteras al darse cuenta de que, según él, su llamado al paro nacional no tuvo eco en la ciudadanía. “Solo les queda la violencia y tratar de generar el caos económico. Hay decenas de policías heridos”, lamentó.

Correa aseguró que los líderes de la jornada de protesta de hoy “han recibido el repudio de todos. Todos hacen combo para atentar contra la revolución”.

A la dirigencia de la Conaie les advirtió que no son un Estado paralelo y que deben someterse a la ley. “Aquí hay Gobierno, hay Presidente, hay democracia, hay pueblo (...) Aquí las únicas que mandan son las grandes mayorías”, sentenció.

Y criticó que estos sectores traten de chantajearlo. “O te sometes Correa o te cerramos las carreteras”, explicó. Por eso dijo que someterse a las presiones sería la peor de las derrotas. (I)

Datos

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), que convocó el paro, está conformado por la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE), Confederación de Organizaciones Sindicales Libres (Ceosl), la Unión General de Trabajadores (UGT) y la Confederación de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores.

El sindicato de trabajadores de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, que agrupa a más de 9.000 servidores, envió una carta al Ministerio de Trabajo donde informa que no plegaron al paro y que desarrollaron sus actividades con normalidad.

En Quito las marchas de la oposición tenían previsto avanzar hasta la Plaza de Santo Domingo, por lo que el tránsito vehicular en dirección al Centro Histórico fue suspendido. El flujo vehicular también se redujo.

En el norte de la capital las actividades continuaron con normalidad. La concentración convocada por el asambleísta Andrés Páez para las 14:00 en la Tribuna de Los Shyris no reunió a más de 15 personas. (I)

Lea también: 20 policías heridos en los bloqueos de vías

Las manifestaciones violentas en Quito causaron la detención de 18 personas

En las calles Guayaquil y Espejo, en el centro histórico, los manifestantes intentaron romper el cerco policial y respondieron con gases lacrimógenos. Álvaro Pérez / El Telégrafo

Luego de que se registraran hechos de violencia en la jornada de protestas, el balance preliminar fue de 20 policías heridos y 18 personas detenidas en la capital. Pasadas las 22:00 llegaron a la Unidad de Flagrancias, en el centro norte de la ciudad.

Dos dirigentes indígenas fueron aprehendidos como consecuencia de las constantes agresiones al cordón policial que resguardaba la Plaza de la Independencia, en donde se concentraban los simpatizantes del Gobierno.

El prefecto de Zamora Chinchipe, Salvador Quishpe, fue detenido durante la confrontación con la Policía, pero después de unos minutos fue puesto en libertad. En breves declaraciones a la prensa el dirigente indígena aseguró que fue agredido por los uniformados y se mostró con la ropa desgarrada.

Posteriormente, los dirigentes indígenas, liderados por el presidente de la Conaie, Jorge Herrera, ofrecieron una rueda de prensa en las instalaciones de la Cedocut para afirmar que fueron varios los heridos que dejó la represión policial y que hoy retomarían las movilizaciones para exigir la liberación del presidente de la Ecuarunari, Carlos Pérez Guartambel, a quien catalogaron de preso político.

Sus abogados acudieron a la Unidad de Flagrancias para pedir información de su paradero y luego se confirmó su liberación.

En la jornada de protestas registradas en el Centro Histórico, donde participaron gremios de trabajadores, estudiantes secundarios, médicos, entre otros, también hubo varios uniformados heridos con palos y piedras, objetos que los manifestantes obtuvieron destruyendo las jardineras y adoquines de la denominada Plaza Chica.

Camarógrafos y periodistas también resultaron heridos durante los desmanes, los mismos que obligaron a la Policía a usar gas lacrimógeno. (I)