Niños cantores buscan erradicar el trabajo infantil con su voz

26 de mayo de 2013 - 00:00

Michael Folleco tiene 14 años y está cambiando de voz, pero eso, según dice, no le impide seguir cantando o al menos esa fue la excusa perfecta que dio a la directora del coro de Niños Cantores del Pueblo, María Augusta Abad, para ponerse su traje y colocarse en la fila de cantantes el  viernes en la Asamblea Nacional, a pesar de que le dijeron que no podía asistir.  “Tengo que cantarle a mi Presidente”, dijo.

Él fue uno de los 32 niños que interpretaron la canción “Cómo será la patria” en la posesión del presidente Rafael Correa.      

La agrupación musical es parte del programa de erradicación del trabajo infantil, que llevan adelante desde el 2008 el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y la Corporación Artística Onozone Promúsica.

Por ello, Abad explicó que está integrada por 255 niños que hasta el 2008 trabajaron en basurales, como vendedores informales, lustrabotas, o en ladrilleras.

El proyecto es parte del Programa de erradicación del trabajo infantil
en todo el país
El proyecto trabaja con niños de 15 sectores, entre ellos, Lucha de los Pobres, Comité del Pueblo, La Pulida, San Carlos, Atucucho y Amangasí del Inca. A ellos les enseñan a hacer respetar sus derechos mediante el arte. Abad precisó que trabajar con los niños no fue sencillo, porque la mayoría de ellos presentaba cuadros de agresividad, baja autoestima, miedo e inseguridad, además tenían poco interés en la escuela.

Por ello, lo primero que hicieron fue reforzar los tres conceptos básicos de “pensar, hacer y sentir”, que son parte del modelo psicológico de cerebro triádico. Con la aplicación de este modelo, de a poco, las cosas cambiaron y notaron que los niveles de agresión entre ellos disminuyeron, además colaboraban más en sus casas con tareas básicas como tender la cama y hacían los deberes sin dificultad. “Trabajar en eso fue lo más difícil, porque encontrar su voz fue muy sencillo, vino sola”, acotó la directora del coro.

Está integrado por niños de entre 7 y 14 años. La meta es que  cuando crezcan vayan al conservatorioPrimera vez frente a Correa

La primera impresión que sintieron el jueves los pequeños fue encontrarse con el pleno de la Asamblea Nacional llenó de gente. Se pusieron nerviosos, a pesar de que antes de ingresar al salón realizaron calentamiento vocal y los instructores les aplicaron técnicas de relajamiento. Usaron trajes blancos con sellos del logo de PAIS en sus camisas, además de bordados artesanales indígenas. Los chicos, que en su mayoría son afro e indígenas, no  se equivocaron. 

Damaris García, de 10 años, fue una de las vocalistas. La quiteña estuvo feliz de conocer al Primer Mandatario. Ella cumplió un sueño ese día. Al llegar a casa lo primero que hizo fue contarle todo a su abuela Marlene Méndez, quien no la vio en vivo porque trabajó como cocinera en un restaurante en el Comité del Pueblo, en donde viven.

Rolando Balladeres dijo que escogieron a García por la tesitura de su voz. Él fue quien realizó el arreglo para coro de la tradicional canción de Galo y Miguel Mora.

Oliver Guamuschi (13 años) lleva cinco años en el coro. “Estoy feliz de que el presidente Correa nos haya invitado”, dijo emocionado. Al final los pequeños artistas recibieron un apetitoso desayuno, compuesto por  empanadas de verde, fruta y jugo. 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: