Los movimientos regionales no tienen rumbo político definido

03 de julio de 2011 - 00:00

En las elecciones generales de 2009, más de 35 movimientos políticos locales o regionales aparecieron en el escenario político para intentar alcanzar una dignidad en distintas latitudes del país. Y el intento tuvo un grado de éxito que sorprendió a la opinión pública: De las 221 alcaldías que se eligieron, 54 (24,43%) recayeron en manos de estas incipientes organizaciones.

En ese contexto, los candidatos vencedores aseguraban que el nacimiento de estos movimientos se debía al desgaste que habían sufrido los partidos tradicionales, que en esas elecciones tuvieron un duro revés al alcanzar pocos municipios, prefecturas o curules de la Asamblea Nacional.

Sin embargo, luego de dos años de ese impetuoso ingreso a las lides electorales, estas agrupaciones se desgranan debido a la falta de cohesión entre sus dirigentes.

En los pasados comicios generales, una de las provincias en donde mejores resultados obtuvieron esos colectivos  fue Loja. En esta jurisdicción, 8 de los 16 cabildos fueron captados por los movimientos Conciencia Ciudadana (CC), que alcanzó 4 municipios; Alianza Popular Latinoamericana (APLA), que logró 3 alcaldías; y el Movimiento Bolivariano Alfarista (MBA), que obtuvo un ayuntamiento.

Víctor Hugo Largo, alcalde de Chaguarpamba, confiesa que el nacimiento de CC tuvo fines netamente electorales y que para su suerte dio resultado. “En esa época (2009) un grupo de dirigentes nos unimos para formar esta agrupación que tenía fines electorales. A esta fecha las reuniones se han detenido desde hace un buen tiempo”, comenta el burgomaestre.

El jefe de ese cabildo agrega que aún es muy temprano para pensar en una reelección -su periodo termina el 15 de mayo de 2014-, pero lo que sí afirma es que muy difícilmente CC se presentará a terciar en los comicios. “No hay estructura de partido que nos permita entrar a otra elección. A estas alturas, los nombres son más importantes que los partidos”.

Más hacia el norte, específicamente en Echeandía, provincia de Bolívar, las elecciones de 2009 ubicaron a la primera mujer en el sillón municipal. Inés Vásconez, la candidata del Movimiento Obras Son Amores (MOSA), se alzó con la victoria de la mano de una organización que se conformó como un contrapeso a los partidos tradicionales en esa jurisdicción.

La ahora alcaldesa reconoce que la llegada de MOSA significó un factor sorpresa que, en su caso, tuvo réditos. Y hace esta aclaración porque la agrupación tuvo reveses en el resto de cantones, que fueron captados por Sociedad Patriótica y Pachakutik. Además de Vásconez, el otro representante de MOSA en Bolívar es el prefecto provincial, Carlos Chávez.

La jefe del cabildo de Echeandía reconoce que esos resultados son una muestra de las desventajas que existen cuando se tercia en unas elecciones sin el respaldo de movimientos de base de un partido. “En realidad el trabajo que realizaron los compañeros de MOSA fue importante, pero creo que logré la victoria en las elecciones por mi hoja de vida en la provincia, que incluye una ardua tarea social”, indica la funcionaria seccional.

Para la alcaldesa, el futuro político de MOSA es incierto. En realidad duda que la agrupación pueda participar en las elecciones de 2013, por lo que adelanta que Chávez, quien dirige el movimiento, está teniendo acercamientos con Alianza PAIS para poder conformar un frente político para los próximos comicios.

En cambio, en las organizaciones de la Costa, a pesar de las desventajas contra los grandes partidos, aún se analiza una posible participación en las jornadas electorales. Este es el caso de la agrupación Nobol Libre y Democrático (NLD) que logró ganar la alcaldía de ese cantón guayasense con su candidata Mariana Jácome.

José Antonio Rivera, secretario general de NLD, recuerda que faltando pocos meses para las elecciones de 2009, colectivos como Alianza PAIS y Sociedad Patriótica intentaron persuadir a Jácome para que fuera su postulante. “Pero para no involucrarnos con la vieja política, corrimos por nuestro lado y funcionó”, acota el dirigente.

Luego de dos año de funciones, Rivera -persona de confianza de la alcaldesa- confiesa que Jácome, por el momento no da señales de querer presentarse a la reelección. Sin embargo, la intención del grupo es reinscribirse como sujeto político para poder presentar sus cuadros de candidatos en 2013.

“No sabemos si la alcaldesa se presentará nuevamente, pero NLD sí tendrá sus candidatos, pero solo para dignidades de Nobol; no tenemos en mente ir más allá”, expresa el secretario del movimiento.

Dirigencias en las provincias grandes prefieren ser cautas

Las provincias de El Oro, Manabí y Guayas representaron las jurisdicciones en donde mayores victorias lograron las nuevas organizaciones políticas que intervinieron  en las elecciones generales de 2009.

El Movimiento Autonómico Regional (MAR), cuyo máximo líder es el prefecto de El Oro, Montgomery Sánchez -quien cumple su cuarto periodo en este cargo-, avanza en un proceso de maduración que espera concretarse del todo, al menos en esa jurisdicción, en los comicios de 2013.
Sánchez (quien antes de conformar MAR perteneció al Partido Roldosista Ecuatoriano) asegura que el hecho de haber alcanzado en las últimas elecciones generales, en 2009, el 80,31% de los votos para su cargo, y obtener cinco alcaldías, es una señal “de que el pueblo orense está de acuerdo con nuestras premisas”. El líder de MAR asegura que en 2013 presentarán cuadros de candidatos para todas las dignidades que haya en El Oro, pero prefiere ser precavido al adelantar criterios sobre una expansión a nivel nacional. “Primero vamos a fortalecernos en nuestra propia tierra y luego nos expandiremos al resto del país”, afirma el Prefecto.

Para la consolidación de MAR, sus directivos dieron un paso fundamental y, sobre todo, legal: la reinscripción ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). En realidad este colectivo orense fue la primera organización en alcanzar su estatus de sujeto político. “Presentamos cerca de 30 mil firmas en octubre de 2010 para reinscribirnos, a pesar de que solo necesitábamos cerca de 7 mil”, manifiesta Sánchez.  

Pero no a todos se les está haciendo fácil este proceso consagrado en la Constitución y el Código de la Democracia. Es el caso de Carlos Bergmann, presidente de Manabí Primero, organización que obtuvo 10 de las 25 alcaldías de esa provincia en 2009.

El dirigente político asegura que entre las nuevas disposiciones para reinscribirse está la prohibición de utilizar los nombres, colores o símbolos de las provincias o del país, lo cual, por obvias razonas, complica el trámite a Manabí Primero. Sin embargo, la dirigencia anuncia que durante este mes dará a conocer a sus militantes la nueva denominación, colores y símbolos de la agrupación.

Bergmann comenta que  han conversado con otros movimientos como Sí Unidad Mantense (SUM) -con el que tuvieron una reñida contienda electoral por la alcaldía del principal puerto manabita- con el objetivo de “conformar un gran frente provincial con miras a las elecciones de 2013”.

Mientras que en Guayas, Madera de Guerrero (agrupación liderada por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot) intenta salir a flote del desgaste de los partidos tradicionales. Actualmente tiene 6 alcaldías. Sin embargo no tiene proyecciones para expandirse a nivel nacional. Lo que centra el debate en este colectivo es definir quién será el candidato al Municipio de Guayaquil, una vez que Nebot ha confirmado en ocasiones anteriores que no se presentará para una cuarta reelección. Los nombres de Cinthya Viteri y Leopoldo Baquerizo suenan entre los opcionados para aspirar al sillón de Olmedo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: