Shingre, uno de los 30 mil afectados, cree que la auditoría “ratifica lo que nuestros ojos miran y nuestros cuerpos sienten”

Los habitantes cercanos a 3 pozos de Chevron no pueden usar el agua de la zona

- 14 de mayo de 2015 - 00:00

Shingre, uno de los 30 mil afectados, cree que la auditoría “ratifica lo que nuestros ojos miran y nuestros cuerpos sienten”

El examen especial realizado por la Contraloría General a los pasivos ambientales dejados por la explotación antitécnica de petróleo por parte de Texaco-Chevron, identificó que persisten “daños severos y moderados” en las zonas de la Amazonía ecuatoriana en donde operó 28 años.

Tal afectación se evidencia en el agua, aire, suelo, flora, paisaje y, como consecuencia de todo ello, en la salud de indígenas y campesinos.

La auditoría, que abarca el periodo comprendido del 1 de enero de 2009 al 31 de agosto de 2014, determinó que el 80% de sitios seleccionados para el análisis de los pasivos ambientales dejados por Texaco, cuyas acciones fueron adquiridas en 2001 por Chevron, aún presentan elevadas concentraciones de hidrocarburos en el agua y el ecosistema.

En el informe, de 62 páginas, se establece, por ejemplo, que en lo referente al ‘Factor Agua’, el análisis matricial determinó que los cuerpos de agua cercanos a los sitios de muestreo en el pozo Aguarico 4 presentaron “impacto ambiental severo” y en los pozos Sacha 85 y Sacha 99 impactos ambientales valorados en el grado de “moderado”.

Lea el Informe de Contraloría sobre la operación de Chevron en la Amazonía Ecuatoriana

El análisis matricial identificó impacto ambiental “severo” en los suelos de los sitios de muestreo de los pozos Aguarico 4, Guanta 5, Sacha 53-1, Sacha 85, Sacha 99 y Shushufindi 44, mientras que impacto “moderado” en los suelos de los sitios de muestreo de los pozos Auca Sur 1 y Lago 31.

En relación al ‘Factor Aire’, en los sitios de muestreo en los pozos Aguarico 4, Sacha 99 y Shushufindi 44, se determinó que la calidad de aire se ve afectada por la presencia de olores asociados a compuestos volátiles de los hidrocarburos presentes en el suelo. El análisis matricial determinó impacto ambiental moderado al aire.

El ‘Factor Paisaje’, correspondientes a los pozos Aguarico 4 y Guanta 5, también presentó un “efecto severo”; mientras que en los sitios de muestreo de los pozos Auca Sur 1, Lago 31, Sacha 53-1, Sacha 85, Sacha 99 y Shushufindi 44, el impacto ambiental al paisaje fue moderado.

Lea también: Correa: “Cuando Pitt conozca la verdad rechazará participar en esa farsa”

En cuanto al ‘Factor Flora’, los muestreos en los pozos Aguarico 4 y Guanta 5, en el momento de la inspección registraron daño a la vegetación, presentando ‘impacto ambiental severo’, pese a que han transcurrido 16 años desde que Texaco, supuestamente, cumplió el plan de remediación. En cambio, en los pozos Auca Sur 1, Lago 31, Sacha 53-1, Sacha 85, Sacha 99 y Shushufindi 44, el impacto es moderado.

La afectación al “Factor Social” se evidencia hasta ahora en  que los habitantes cercanos a los pozos Lago 31, Sacha 85 y Sacha 99 se han visto limitados en el uso de recursos naturales por estar contaminados. Por ello, el análisis matricial causa-efecto determinó “impacto social severo”. En los Pozos Aguarico 4, Sacha 53-1 y Shushufindi 44 el impacto social es “moderado”.

En cuanto al “Factor daño a los cultivos” se determinó un “impacto social severo” a los habitantes cercanos a los pozos Lago 31, Sacha 85 y Sacha 99. En los pozos Aguarico 4, Sacha 53-1 y Shushufindi 44 persiste el impacto social “moderado”.

Producto de esta situación, la salud y la vida de indígenas y campesinos de Orellana y Sucumbíos se han visto afectadas y de ello dan cuenta las muertes y enfermedades que sufren hasta ahora.

Con respecto al “Factor influencia en la salud por las actividades hidrocarburíferas”, se identificó que el 64% de entrevistados durante el examen de la Contraloría manifestó presentar afecciones a la piel como granos, sarpullidos, ronchas, manchas blancas; el 14% dolores de cabeza; el 21% enfermedades catastróficas como muerte, cáncer y derrame cerebral; y, el 29% otras como diarrea y diabetes.

Los muestreos que arrojaron estos últimos resultados se efectuaron en el Pozo Aguarico 4, recinto Primavera; Pozo Auca Sur 1, sector 24 de Mayo; Pozo Lago 31, sector de Santa Cruz; Pozo Sacha 53, sector Valladolid; Pozo Sacha 85, barrio La Carolina; Pozo Sacha 99, Precooperativa Pimampiro; y, Pozo Shushufindi 44, sector Nueva Aurora.

Representante de afectados destaca informe técnico

Medardo Shingre, uno de los 30 mil afectados por la contaminación ambiental y quien en septiembre de 2013 enmudeció con su testimonio a la audiencia de la Organización de las Naciones Unidas, dijo ayer a EL TELÉGRAFO que el informe de la Contraloría “ratifica lo que nuestros ojos miran y lo que nuestros cuerpos sienten, pues lo que dejó haciendo Texaco-Chevron no fue otra cosa que la contaminación de más de 400 mil hectáreas”.

Destacó que es bueno que las autoridades emitan informes técnicos que revelen la verdad, mientras que de Chevron dijo  que “es un ciego de conciencia” que tarde o temprano tiene que pagar la indemnización de $ 9.500 millones a la que fue condenada por la justicia, para tratar de remediar el mal causado.

Por su parte, el contralor del Estado, Carlos Pólit, indicó ayer en el programa EcuadorInmediatoRadio que el medio ambiente realmente resultó gravemente afectado.

“Con este examen esperamos aclarar por fin y de una vez por todas la realidad de lo que pasó y existe en la Amazonía, y se revela lo que hay que hacer en el futuro por parte de las autoridades y en especial en los temas del área judicial que tengan que emitir sus fallos correspondientes”. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: