Los alcaldes del país quieren que continúe el plan del Buen Vivir

24 de noviembre de 2012 - 00:00

Uno de los temas prioritarios para reducir la pobreza en el país es otorgar servicios básicos a la población. Por esta razón, en julio pasado, la Asociación de Municipalidades de Ecuador (AME) suscribió un acuerdo con el Presidente de la República para cubrir estas falencias que no se han superado en otros gobiernos.  

El Acuerdo por el Buen Vivir propone la inversión de 2.300 millones de dólares para la dotación de agua y alcantarillado, a lo que se suman 800 millones para el tratamiento de desechos sólidos (basura) en el país.

El plazo para el cumplimiento de estos objetivos es de cuatro años y actualmente avanza sin retrasos, manifestó Jorge Martínez, titular de la entidad y alcalde de Ibarra, quien enfatizó que una de las metas es llegar al 98% de cobertura de agua potable en el país. “Con esto se logrará reducir 20 puntos en los indicadores de pobreza por necesidades básicas insatisfechas”, afirmó el alcalde. Detalló que estas obras básicas no son muy visibles, pero sí fundamentales para mejorar la calidad de vida de la gente.

Con esto coincide el alcalde de Sucre (Bahía de Caráquez, Manabí), Carlos Mendoza, quien explicó que en  la ciudad a la que representa se ha trabajado en una mancomunidad. “Hemos avanzado en el tema de agua potable por la intervención del Presidente de la República”, dijo. La planta de agua abastece a cinco cantones: Junín, Bolívar, Tosagua, San Vicente y Sucre. “Se trata de una inversión considerable que se ha entregado por parte del Gobierno y los Municipios”.

Mendoza acotó que en el caso puntual de Sucre está en proyecto el alcantarillado sanitario y  pluvial de Bahía y Leonidas Plaza, los que ya tienen los estudios. Espera que la construcción empiece en 2013.

Con esto el burgomaestre de Sucre dijo que “no podemos quejarnos de la atención que hemos recibido del Gobierno, aunque necesitamos muchas cosas”, y reconoció que Manabí tiene obras evidentes como el puente Bahía - San Vicente.

Una opinión similar es la de Sonia Palacios, alcaldesa de Baba, quien dijo que la ciudad que dirige ha recibido un gran apoyo por parte del Banco del Estado, a través de recursos para invertir en obras para la ciudad.

La alcaldesa dijo que en cuanto a las obras rurales se aplica un financiamiento 70-30; es decir, el 70% del costo total es subsidiado por el Estado y el otro porcentaje lo asume el Municipio. Mientras que las obras en la zona urbana son financiadas en un 50-50. “Estamos completamente conformes con el compromiso, porque es un trabajo organizado y planificado que se hizo con el compañero Presidente y los avances son notorios”, afirmó.

Martínez detalló que este trabajo, que se realiza en conjunto, es parte de los cambios que se plantearon en la nueva Constitución de 2008 y con la aplicación del Cootad.

Además señaló que los municipios están tratando de cubrir las necesidades básicas y siempre queda una obra pendiente, pero se están priorizando temas. “Esta es una AME distinta, que brinda asesoría técnica a los alcaldes”, acotó.

También señaló que el tema de asignaciones de presupuesto es eficiente. “Ahora ya los alcaldes no necesitamos pedir, las asignaciones son automáticas; ese es un reconocimiento que le damos al Gobierno Nacional, porque las cosas son mucho más transparentes”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: