3,7 milímetros por m2 se reportó en puntos de la dac y ciudadela universitaria de guayaquil, según el inamhi

Los aguaceros sorprenden a los ciudadanos de 7 provincias en la Costa y la Sierra

- 15 de octubre de 2015 - 00:00
Las calles principales de Guayaquil amanecieron mojadas. En algunas partes del centro se formaron charcos. Foto: José Morán / El Telégrafo

3,7 milímetros por m2 se reportó en puntos de la dac y ciudadela universitaria de guayaquil, según el inamhi

Guayaquil-Quito-Cuenca-Ambato y otras ciudades.-

Aguaceros de diferentes intensidades volvieron a caer, la tarde y noche del martes, en distintas ciudades del país.

En el centro de Guayaquil otra vez fue común observar a varias personas con paraguas en las manos. La precaución estuvo relacionada con la precipitación registrada entre el martes y la mañana del miércoles. Las calles amanecieron mojadas.

En el norte de la ciudad se registró con mayor intensidad el aguacero, según los datos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi).

Las estaciones de monitoreo de la DAC y de la Ciudadela Universitaria  indican que en esa zona cayeron 3,7 milímetros de agua por metro cuadrado (mt / m2).

En cambio, en Inocar (al sur) la cifra fue de 1,2 y en Puerto Hondo (Vía a la Costa) 1,7 mt / m2.

“Estas precipitaciones están dentro de los valores normales”, explicó Augusto Cazorla, técnico del área de pronóstico meteorológico del Inamhi. Producto del chubasco de las últimas horas hubo 12 accidentes de tránsito en el puerto principal. Para hablar del fenómeno El Niño, añadió, hay que observar dos aspectos: el oceánico y el atmosférico. “Está presente en el Pacífico Central, pero en el Pacífico Oriental solo está el componente oceánico”.

Detalló que existen mínimas probabilidades de que sea un evento débil, aunque “todo está en cómo termine este octubre”.

Al respecto, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot Saadi, calificó como preocupante los efectos que puede producir el evento en la urbe.

Por ese motivo -dijo- mantiene reuniones cada 15 días para planificar acciones que ayuden a mitigar el impacto de las lluvias.

Aunque, “Guayaquil (actual) tiene una infraestructura poderosa”, aseguró en su enlace radial de los miércoles.

También cuestionó que no se comience el dragado del Río Guayas, pues, según él, es una de las causas por las que se empoza el líquido en las calles de la ciudad. “Es un problema de la Cuenca del Guayas”, finalizó.

En otras provincias

En Ambato, las precipitaciones empezaron alrededor de las 20:00 del martes y se prolongaron hasta la madrugada de ayer. Según los primeros reportes de los bomberos y del ECU-911, no hubo mayores afectaciones.

Sin embargo, se registraron breves deslizamientos de tierra en la avenida Indoamérica al norte de la capital tungurahuense.  

Ayer, a las 11:00, maquinaria semipesada retiraba pequeños cúmulos de tierra y rocas sin interferir el tránsito vehicular. En Baños de Agua Santa, miembros de la ‘casaca roja’ no reportaron novedades.

El lunes pasado ocurrió un deslizamiento de tierra en la vía Ambato-Aguaján. Maquinaria despejó el área, pero el riesgo se mantiene, al igual que en la vía Baños-Los Pájaros-Penipe.

En Latacunga, Cotopaxi, aproximadamente desde las 15:00 del martes cayó una pertinaz lluvia que duró hasta las 18:00

Omar Arroyo, del Cuerpo de Bomberos, dio a conocer que tuvieron dos llamadas de auxilio. La una en la ciudadela Vásconez Cuvi y la otra al sur.

Ambas por el colapso del alcantarillado y ligeras inundaciones en viviendas que no pasaron a mayores. No se reportaron daños materiales ni de personas.

En Chimborazo, la noche del martes Riobamba soportó un torrencial aguacero por más de tres horas. Las calles se convirtieron en ríos. Las alcantarillas y sumideros en algunos sitios colapsaron, por lo que se necesitó la atención del Cuerpo de Bomberos y servicios municipales.

Las llamadas de emergencia se atendieron y coordinaron a través del Sistema Integrado de Seguridad ECU-911. Una de ellas reportó desde el sector 24 de Mayo.

En este lugar el agua de las alcantarillas, que estaban llenas de basura, se rebosaba. (I)

Las inmediaciones del estadio Olímpico Atahualpa fueron una de las zonas de Quito en donde la lluvia fue constante la tarde del último martes. Foto: Álvaro Pérez/ El Telégrafo

Chubascos son por el ingreso de masas de aire

Las lluvias caídas en varias zonas del país en los últimos días marcarían el inicio de la época de precipitaciones que arranca en octubre y concluye en abril, según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi).  

Ayer y anteayer hubo tormentas en el Distrito Metropolitano de Quito (DMQ). Previamente, el 1 de octubre, se presentó una lluvia fuerte acompañada de tormentas eléctricas y granizo.

Héctor Jácome, coordinador de previsión meteorológica del Inamhi, señaló que la cantidad de lluvias prevista para esta época del año ha ido normalizándose, luego de que los 10 primeros días del mes registraran un déficit de precipitaciones en el país, con excepción de la zona de Loja.

Según Jácome, las recientes lluvias obedecen al ingreso de masas de aire húmedo desde la Amazonía. Se prevé que las condiciones climáticas se mantengan tanto en la capital como en el resto de la región Interandina.

El experto aclara, sin embargo, que el cambio de patrones climáticos que vive el planeta hace suponer que no se producirán largos períodos de días lluviosos, sino que habrá intervalos de 4 o 5 días con alta pluviosidad seguidos por 2 o 3 jornadas secas.

Adicionalmente, tal y como ha ocurrido en los últimos años, es de esperarse que en los días con mayor humedad se produzcan precipitaciones cortas, pero de gran intensidad, lo que acrecienta el riesgo de que ocurran inundaciones y deslizamientos de tierra.

Sobre las causas de la irregularidad en el inicio e intensidad de las ‘estaciones’, Jácome lo atribuyó, en parte, a los cambios que ha experimentado la urbe en los últimos años. (I)

Por 6 horas se extendió la lluvia en urbes orenses

Un prolongado aguacero cayó en cinco cantones de la provincia de El Oro, durante la noche del martes y madrugada del miércoles.

Machala, Pasaje, El Guabo, Huaquillas y Santa Rosa fueron las localidades donde se presentó la lluvia.

Desde el invierno pasado (abril 2015), estas poblaciones no habían soportado un chubasco que duró al menos 6 horas. Ayer, en horas de la mañana, aún se podía ver los charcos y las veredas llenas.

El norte de la capital orense resultó uno de los más afectados, pues a pesar de que la lluvia no fue fuerte, en el sector de los Sauces se podía divisar varias pozas y lodo. Ello causó problemas a las personas que salieron de sus trabajos.

El ECU-911 Machala anunció que durante el temporal no se reportó ningún incidente. “Ligera llovizna en vías que conducen a Pasaje, Santa Rosa, El Guabo y Huaquillas”, escribió el centro de vigilancia en su cuenta de Twitter, además instó a los conductores a tomar precaución, pues la calzada estaba mojada.

La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) y el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) realizaron ayer un foro sobre el clima en El Oro. (I)

Ríos cuencanos recuperan sus caudales

Las lluvias regresaron con fuerza a Cuenca y sus partes altas. Con ello, los ríos recuperaron sus caudales y se aleja el peligro de racionamientos de agua potable en la ciudad.

En la tarde y noche del martes, hubo precipitaciones en el sector de Sayausí, entrada al Parque Nacional El Cajas.

Allí se registró un chubasco de 8.60 milímetros, mientras en las partes altas como Soldado, sector que abastece al río Yanuncay, llovió 7.40 mm.

Los aguaceros se extendieron por varias horas, incluso la noche, lo que ocasionó también problemas en el tráfico por los congestionamientos.

Los cuatro ríos que pasan por la ciudad tuvieron un nivel diferente al registrado hace una semana, donde las piedras sobresalían en sus lechos.

El Tomebamba ayer registró un caudal de 4.48 metros cúbicos de agua por segundo, mientras el Yanuncay tuvo 6.52 metros cúbicos.

El Tarqui también presentó un incremento y llegó a los 8.24 m3/seg, es decir por encima de su promedio, que es de 4 m3/seg. Y el Machángara tuvo un caudal de 4.42 m3/seg.

En la planta del Proyecto Nero que da servicio a más de 6 mil personas del sector rural, también hubo un aumento en el nivel. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: