Las más afectadas son Baeza- Papallacta, Baños- Puyo, Riobamba-Macas, La Bonita-Julio Andrade y Zamora-Gualaquiza

Las vías que conducen a la Amazonía se abren parcialmente y en horario restringido

- 25 de julio de 2015 - 00:00
Pasadas las 16:00 de ayer llegaron a Papallacta los primeros vehículos que permanecieron dos días en Baeza, tras el cierre de la vía por los deslizamientos. Foto: John Guevara / El Telégrafo

Las más afectadas son Baeza- Papallacta, Baños- Puyo, Riobamba-Macas, La Bonita-Julio Andrade y Zamora-Gualaquiza

Luego de 40 días de lluvia, ayer el sol brilló un rato en la parroquia Papallacta, entrada a la provincia de Napo.

Pero pese a ello, la situación de más de 100 conductores que se dirigen a Baeza, Lago Agrio y Orellana no ha cambiado, pues continúan varados al filo de la carretera.

Muchos debían entregar sus productos y mercancías hace 2 días, pero los escombros y el lodo aún obstruyen la vía.

Ese es el caso de Úber Chávez, quien trajo desde Naranjal (Guayas) frutas, galletas, carne y más productos perecibles para abastecer su cafetería en Baeza. Estima que la demora le ocasione unos $500 de pérdida.

De igual manera, Jorge Carrera, partió desde Quito con dirección a El Coca, transportando combustible para la maquinaria que construye la hidroeléctrica Coca-Codo Sinclair.

Su rostro y los ojos enrojecidos denotaban las malas noches, mientras se cubre con una cobija térmica para aplacar el intenso frío. El hombre lleva 2 días comiendo pan con gaseosa porque no tiene más dinero para otro tipo de alimentos.

Papallacta pertenece al cantón Quijos, donde la población vive de la ganadería y el turismo. El cierre de la vía hizo que ayer la localidad luciera desolada, pues pocos turistas llegaron a los hoteles y balnearios. Mirian Anyela, colaboradora de la Junta Parroquial, comentó que las piscinas termales Santa Catalina reciben al menos 50 personas cada viernes, pero ayer estuvieron vacías.

Fausto Tituaña, presidente de la Junta Parroquial, explicó que debieron encauzar los canales de riego para evitar más deslizamientos.

Apuntó que el sector turístico está afectado porque semanalmente la parroquia recibe 500 visitantes, pero esta semana apenas una familia se alojó.

Para abastecerse de productos de primera necesidad, los moradores viajan a Pifo y Tumbaco, en Pichincha. José Quisaguano, propietario de una tienda, dijo que a pesar de la situación el valor de los alimentos sigue inalterable.

De igual manera, Magdalena Tasi, quien atiende un kiosko de comida tradicional, señaló que los platos mantienen su valor.

Ayer viajó a Tumbaco desde las 04:00 y llegó al mediodía a Papallacta alquilando una de las camionetas de la cooperativa Santa Catalina, que cobra $25 el flete.

Y fue pasadas las 15:00 que las autoridades restablecieron el tránsito vehicular hasta Baeza, con la disposición de suspenderlo nuevamente después de las 18:00 para evitar accidentes en el transcurso de la noche.

El viceministro de Transporte y Obras Públicas, Boris Córdova, recorrió la zona y explicó que el mal tiempo seguía ocasionando deslizamientos de lodo y rocas. Según el reporte oficial, al menos 50 aludes se registraron en el tramo Papallacta-Baeza en toda la semana.

Uno de ellos provocó la muerte de tres mujeres y dejó otras dos heridas, cuando un talud arrastró el vehículo en el que viajaban la tarde del miércoles.

El mismo día, realizando tareas de limpieza, falleció uno de los operarios del Municipio de Quijos. Mientras que el jueves, un joven alemán falleció mientras viajaba en la unidad 71 de la cooperativa Baños que resultó afectada por otro deslizamiento.

Vía Baños-Puyo, el único acceso

A las 07:00 se restableció ayer la circulación vehicular en la vía Baños-Puyo. Cientos de vehículos procedentes de la Sierra se desplazaban hacia Mera, Puyo, Arajuno y Tena, entre otras ciudades. “La situación está mejorando.

Esperamos que el clima nos ayude para evitar nuevos cortes en la vía durante el fin de semana”, dijo Marlon Guevara, alcalde de Baños de Agua Santa.

En los últimos días los sectores Río Verde, Cadenillas, La Merced y San Jorge han sido los más afectados. La mañana del jueves se produjo un deslave en la salida del túnel de San Jorge, lo que provocó una caravana vehicular importante. Por esa razón, el COE dispuso habilitar la vía de 07:00 a 17:00.

“No es la primera vez que ocurren deslaves en esta zona. Hay que destacar la agilidad del personal de Obras Públicas, pero las laderas se han debilitado por la acumulación de agua-lluvia y eso pone en riesgo la estabilidad”, dijo Israel Núñez, transportista tungurahuense.

Varias de la mercancías que circulan por esa vía son perecibles y abastecen a las localidades amazónicas. Por eso, según contó el transportista Santiago Escobar, algunos optaron por regresar a sus ciudades de origen para vender los productos en ciudades de paso como Baños, Ambato y Salcedo para evitar las pérdidas.

Mientras tanto, el ECU-911 informó que la vía Cahuají-Pillate-Cotaló (ruta de evacuación en caso de erupción del volcán Tungurahua) permaneció habilitada, a pesar de los pequeños deslaves.

Pero fue en la comuna Cebadas, a 40 minutos de Riobamba, donde se registró otra muerte. Tras dos días de búsqueda, el personal del Grupo de Operaciones Especiales de Guano halló el cuerpo de un adulto mayor sepultado por un deslave que afectó al caserío.

“Fue cuestión de segundos, sonó como si volara un helicóptero y vimos la tierra bajar hacia nosotros”, contaban los moradores.

En Azuay, las lluvias han disminuido, pero los organismos de socorro vigilan los afluentes ante posibles desbordamientos o deslaves.

En Paute, Gualaceo, Sígsig, Chordeleg, Guachapalay Sevilla de Oro la transportación es normal. La restricción es desde Sígsig hasta Gualaquiza, en Zamora Chinchipe. (I)

No hay acceso a la zona

Lago Agrio sigue en estado de emergencia

Tras el desbordamiento de los ríos San Miguel y Aguarico, luego de más de 16 horas de lluvias seguidas, la localidad de Lago Agrio fue declarada en emergencia por el COE cantonal.

Debido a la situación, quedó cerrada la circulación por la vía que conduce a la comunidad Cochas del Betano.

El alcalde de Lago Agrio, Vinicio Vega, destacó que se activó un plan de contingencia que permite abastecer a la ciudad con tanqueros de la reserva de agua que existe en la planta de tratamiento.

Las personas que quisieron llegar hasta esta localidad se vieron impedidas de hacerlo. Los daños registrados en la vía Tulcán-Lago Agrio, en el sector El Calvario, en Sucumbíos, ha dificultado el traslado de pasajeros.

Tatiana Narváez, colombiana de 24 años, arribó a Tulcán acompañada de su hija con la intención de viajar a Lago Agrio, pero la vía está cerrada.

En la terminal terrestre le dijeron que podía viajar a Quito y desde allí buscar otra unidad hacia Sucumbíos, donde vive desde hace varios años.

La joven explicó que viajar por el lado colombiano le tomaría más tiempo, pues solo de Ipiales (Nariño) a La Hormiga (Putumayo) tardaría 15 horas, además de los 45 minutos que le tomaría cruzar la frontera colombo-ecuatoriana.

Tampoco escogió esa ruta porque le resultaba un tanto peligrosa y prefirió avanzar por suelo ecuatoriano. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: