Las economías del ALBA buscan complementarse

24 de abril de 2013 - 00:00

La VIII Reunión del Consejo de Complementación Económica de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) se realizó ayer en Guayaquil con la presencia d  representantes  de Venezuela, Cuba, San Vicente y Granadinas, Bolivia, Nicaragua y Ecuador.  

La ministra coordinadora de la Política Económica, Jeannette Sánchez, fue la anfitriona. “Este es el Consejo de complementariedad económica de los países del ALBA. Vamos a ir construyendo la zona económica, a evaluar los avances de los presidentes de los países que integran el organismo regional, para caminar hacia el desarrollo; revisaremos cómo avanza el Banco del ALBA y el Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre)”, afirmó.

La secretaria de Estado ecuatoriana afirmó que otro tema es la consolidación de las empresas “grannacionales” públicas  para resolver problemas conjuntos entre los países. “Recién se está caminando en este tema, pero los más adelantados son los de la salud”, afirmó la funcionaria.

Sobre el Sucre, se analizó cómo avanza. Los países que mayor cantidad de transacciones han realizado bajo este sistema de pagos son Ecuador y Venezuela. En este punto hay algunos temas pendientes, por lo que se hace necesario una mayor coordinación entre los países participantes, así como reducir los costos de las transacciones.             

Justamente el Sucre es uno de los temas en que más éxito ha tenido Ecuador. Tanto así que otros países fuera del bloque, como Uruguay, han solicitado inscribirse en el sistema.

El objetivo es que en las importaciones y exportaciones se utilice el Sucre para evitar usar el dólar norteamericano como divisa de intercambio.  

La figura de Chávez

Elías Jaua, canciller de Venezuela, manifestó que dentro del ALBA no solo existe un compromiso sino que ahora para los venezolanos se suma el impulso de sacar adelante el organismo porque era el sueño del fallecido Hugo Chávez.    

Ecuador ha propuesto que la producción de los países del ALBA sea complementaria. “Hay que centrar los productos para las necesidades de nuestros pueblos, como vestido y calzado, medicinas, desarrollos científico y tecnológico, petroquímico, entre otros”, aseguró el jefe de la diplomacia venezolana.   

“Lo primero es satisfacer las necesidades internas, no las de las empresas previamente establecidas o transnacionales que operan en nuestros países. Eso no quiere decir que no son bienvenidos, al contrario, pero siempre que quieran sumarse para satisfacer las necesidades de nuestros pueblos”, dijo Jaua.

Otro tema pendiente es el mapa de las mercancías para establecer claramente cuál es la producción. El secretario ejecutivo del ALBA, Rodolfo Sáenz, recalcó que este  tema se va a tratar en el Consejo de Complementación Económica. Con ese material  se conocerá la línea que debe seguirse en materia económica.    

El titular del ALBA detalló que si hay éxito habrá una Latinoamérica fortalecida y destacó además que se ha avanzado en temas importantes como es la reducción de la desigualdad y la pobreza. “Es una política social que se ha generalizado y que ha permitido mejorar las condiciones en varios países”, señaló.  

Todos los delegados coincidieron en la necesidad de fortalecer el ALBA para convertirlo en un bloque económico sólido, pero con el objetivo de que se transforme en  un instrumento para el desarrollo de los pueblos.    

Este consejo se da luego de que los mandatarios de los países que integran el ALBA: Antigua y Barbuda, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Venezuela, se reunieron en febrero para acordar el fortalecimiento de las relaciones económicas entre sus naciones.

COMISIÓN RESPALDA A PAÍSES EN CONTRATOS INTERNACIONALES

“Nunca más un país latinoamericano estará solo frente a una controversia con una transnacional”, afirmó el pasado lunes el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño.

Este fue uno de los puntos que se acordaron en la primera reunión ministerial de países  representantes de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, República Dominicana, San Vicente y Granadinas y Venezuela, reunidos en Guayaquil para compartir experiencias y adoptar posturas para afrontar los  intereses de las empresas transnacionales.

En la resolución se destaca la existencia de negociaciones bilaterales con empresas transnacionales que demandan la asistencia solidaria de los países de la región, con el objetivo de que esas conversaciones  redunden en beneficio de los pueblos del Sur.

Por ello, acordaron alentar a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en la aprobación del mecanismo regional, actualmente en negociación, y promover la inclusión de otros estados latinoamericanos en dicho sistema.

A esto se suma la creación de un Observatorio Internacional financiado con aportaciones de los estados, el mismo que se encargará de vigilar los casos y de analizar cuáles son las condiciones de negociación en los países para lograr una reglamentación universal.

También se acordó que este Comité deberá  reunirse en un plazo no superior a cuatro semanas, en Caracas, Venezuela, sede oficial del ALBA.

Al evento asistieron los representantes de Argentina, Guatemala, El Salvador, Honduras, México y Uruguay, que participaron en calidad de invitados.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: