La Unasur afronta crisis de EE.UU. con más integración

16 de agosto de 2011 - 00:00

Gestionar el manejo técnico de las reservas internacionales,  ampliar el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) y fortalecer  las  monedas de la región, son algunos de los mecanismos que implementará el recientemente creado   Consejo de Economía y Finanzas de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur),   para mitigar los efectos de la   crisis   financiera internacional.

En la cumbre de ministros de Finanzas,  realizada  la semana pasada en Argentina,  se resolvió  la creación de     un fondo  financiero anticíclico, a partir del FLAR, que se alimente    con aportes  proporcionales de sus integrantes: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Actualmente, el organismo maneja un fondo aproximado de 900 millones de dólares y el propósito es incrementar ese monto.

Con la suscripción de un acuerdo,  los ministros y presidentes de los bancos centrales se comprometieron a consolidar  una  nueva arquitectura financiera como parte de las  estrategias de mitigación.

En primer lugar   se      reevaluará el Convenio de Pagos y Créditos  de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) y se invitó a los países  de  la Unasur  a participar del    Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre) o  buscar un sistema   transaccional  similar.

La integración financiera fue parte medular del acuerdo, pues se planteó que  los  países suscriptores del convenio constitutivo del Banco del Sur también aceleren  su lanzamiento, con el fin de que el resto de   países se sume   a la iniciativa.

El fortalecimiento de la Corporación Andina de Fomento (CAF)  es otro  objetivo, con miras hacia la  integración regional. Para conseguirlo, el acuerdo establece la necesidad de   incrementar los flujos comerciales al interior de  la Unasur, sin descuidar  las asimetrías latentes entre los países miembros  y, por el contrario, buscar su  complementariedad.

Para concretar el plan  se conformaron tres grupos de trabajo   que en el plazo de 60 días deberán presentar   un informe  ante el Consejo de la Unasur.

El primero estará integrado por las   delegaciones de Colombia y Ecuador con el propósito de establecer un  modelo de gestión de las reservas internacionales y cómo expandir el FLAR.

Los representantes de Venezuela y Uruguay, en cambio, trabajarán en el fortalecimiento de la integración regional y de instrumentos como el Sucre,  el Banco del Sur y la CAF.

Los incentivos para el comercio intrarregional estarán a cargo de las delegaciones de Brasil y Chile, cuya meta será  incrementar el intercambio e incidir  positivamente en el desarrollo productivo, la generación de empleo y garantizar el uso sustentable de los recursos naturales.

La ministra coordinadora de la Política Económica, Katiuska King,  explicó que el    Consejo Suramericano de Economía trabajará en cuatro ejes:  manejo de reservas, comercio, producción intrarregional y uso de monedas locales. A  través de su cuenta de Twitter   señaló que “para hacer frente a la crisis mundial las instituciones deben ser oportunas y responder a las necesidades de los países que las conforman”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: