La remediación ambiental tomaría unos cuatro meses

11 de abril de 2013 - 00:00

En unos cuatro meses concluiría la remediación ambiental en el estero Wínchele y sus afluentes, que se contaminaron esta semana por el derrame de 5.500 barriles de petróleo, a causa de la rotura de una tubería del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).     

El anuncio lo hizo Roberto Grijalva, gerente de oleoductos de la empresa OCP, quien añadió que ya se ha evacuado todo el carburante encauzado. El funcionario estima que hasta el sábado terminarán las tres etapas del plan de contingencia y que se podría reiniciar el bombeo de crudo.

A su turno, Esteban Silva, del área de responsabilidad social de OCP, dijo que unos 39 predios (150 personas) están registrados en el censo preliminar como afectados directos. Y estos estarían recibiendo agua potable y asistencia.

No obstante, se denunció que Beatriz Vera, Luis Lara (su esposo), su hija de 12 años, y la esposa de Enrique Salazar, presidente de la Asociación de Huertos Familiares del Valle de Wínchele, no habrían recibido atención médica adecuada tras, supuestamente, haber sido afectados por gases emanados del derrame.

Vera fue llevada al hospital móvil del Ministerio de Salud Pública (MSP) la tarde del martes porque habría presentado náuseas, dolor de cabeza y fiebre. El médico que la atendió le habría administrado una inyección intravenosa y enviado una caja de Ibuprofeno para la fiebre.

Ante esto, Silva descartó la existencia de afectados por el derrame y dijo que hay brigadas del MSP y de OCP visitando a las familias vecinas de la zona. En tanto, los agricultores y ganaderos de la zona recogen agua de lluvia hasta que se reestablezcan las condiciones naturales del estero.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: