Procurador común de los amazónicos afectados viajará a Brasil a explicar que hay un ‘crimen real’ cometido por la compañía

La indemnización no irá a ninguna persona

- 08 de septiembre de 2015 - 00:00
Foto: Archivo/El Telégrafo

Procurador común de los amazónicos afectados viajará a Brasil a explicar que hay un ‘crimen real’ cometido por la compañía

Si los 30 mil indígenas y campesinos de la Amazonía ecuatoriana logran cobrar en Canadá y otros países los $ 9.511 millones de indemnización a la que fue sentenciada Chevron por el daño ambiental provocado en Orellana y Sucumbíos, el dinero será administrado por un fideicomiso que lo invertirá en 7 áreas de recuperación y remediación ambiental y humana.

El procurador común de los afectados, Pablo Fajardo, destacó ayer  que en Canadá, tras el fallo del viernes pasado, ya se ganó más de la mitad de la batalla contra la transnacional. “Vamos a cobrar la sentencia fuera de Estados Unidos, ese es el objetivo”, reiteró.

Los recursos se destinarán a lo que estipula la sentencia del 14 de febrero de 2011 de la Corte de Sucumbíos.

Los proyectos de recuperación e inversión del dinero que se obtenga de la indemnización de $ 9.511 millones  ($ 8.640 por el daño ambiental, más $ 870 millones por el 10% de ese valor en cumplimiento de la Ley de Gestión Ambiental) será en beneficio de las 5 nacionalidades indígenas afectadas: Cofán, Siona, Secoya, Waorani y Kichwa, así como campesinos de las provincias amazónicas antes señaladas.

Según consta en la sentencia, ese dinero deberá invertirse así: en remediación del suelo $ 5.390 millones, en implementación del sistema de salud de la comunidad $ 1.400 millones, tratamiento de enfermedades a los afectados $ 800 millones, en remediación de fuentes de agua $ 600 millones, recuperación de especies nativas $ 200 millones, agua potable y apta para el consumo de la comunidad $ 150 millones y programa de reconstrucción cultural de comunidades $ 100 millones.

Respecto al proyecto en el área ambiental, el juez de la Corte de Sucumbíos que emitió la sentencia, (Nicolás Zambrano) basado en estudios e informes de expertos, consideró que $ 5.390 millones sería el rubro adecuado para la remediación de suelo y agua subterránea.

En lo referente a la afectación a la salud humana se la estimó en $ 800 millones. Para ello se tomó en cuenta no solo los daños pasados y presentes, sino también los futuros “según las circunstancias del caso y las experiencias de vida”, según el fallo.

El cáncer es un problema grave que agobia la salud, relacionado con el petróleo en las zonas donde operó por más de 20 años la compañía extranjera (ver infografía).

Además, la Corte reconoció que conductas como la ejercida por Texaco, cuyas acciones adquirió Chevron en 2001, pueden tener consecuencias graves en casos en los que se afecte el ecosistema donde vivan grupos cuya integridad cultural esté asociada con la salud del territorio, pues la degradación ambiental puede llegar a amenazar la existencia misma del grupo humano.

Ello, tomando en cuenta que la contaminación fomentó el desplazamiento forzado de habitantes debido a la afectación causada en ríos y suelos, por las operaciones petroleras antitécnicas de la transnacional, lo que provocó un “daño real” a la forma de vida de las comunidades indígenas de ese sector amazónico.

Incluso, el fallo de la Corte de Sucumbíos dejó claro que el Gobierno o el Estado no recibirá ningún rubro de esa indemnización. A un fideicomiso deben ir los $ 9.500 millones, que en este caso será el Frente de Defensa de la Amazonía, ONG que representa a los intereses de los demandantes en este caso. En ese punto, Fajardo aclaró ayer que la indemnización no irá a ninguna persona en particular ni al Estado, y que en ello la sentencia es clara.

Para ello, incluso, viajará en los próximos días a Brasil. Esto, porque tienen planteadas 3 acciones de homologación de sentencia en el exterior: en Canadá la entablaron el 30 de mayo de 2012, en Brasil el 27 de junio de 2012 y la tercera, en Argentina en noviembre de 2013.

Las 3 fueron planteadas y están en proceso hasta la actualidad, pero con suertes distintas. La de Canadá, con el fallo de la Corte Suprema les permite a los afectados ecuatorianos avanzar con el trámite de homologación de sentencia y de ejecución de la misma en ese país.

En el caso de Brasil, los ecuatorianos afectados tienen un problema porque pese a que hay una convención interamericana que permite homologar fallos extranjeros, el subprocurador brasileño emitió una opinión que recomienda al Tribunal Superior de Justicia del Brasil no homologar la sentencia, porque cree que el fallo de Ecuador fue producto de fraude.

Fajardo viajará a Río de Janeiro, Sao Paulo y Brasilia a explicar ante distintos actores de la sociedad cómo en la Amazonía ecuatoriana hay un “crimen real” y que no hay tal fraude como asegura Chevron y opina el funcionario de la Procuraduría del Brasil. (I)

Homologar la sentencia lleva de 6 meses a 1 año

La semana anterior, los 3 jueces de la Corte Suprema de Canadá dictaron un fallo “contundente” a favor de los 30 mil afectados por la contaminación causada por Chevron, lo que allanaría el camino para efectivizar el cobro de indemnización por daño ambiental.

El fallo permitirá homologar la sentencia fijada por la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, lo cual es importante porque en EE.UU., en donde la compañía tiene la matriz, existe un impedimento para ello.

Entonces, lo decidido en Canadá es vital para los indígenas y colonos amazónicos de Ecuador, porque allí Chevron mantiene activos por más de $ 15.000 millones, que bien podrían ser embargados y rematados hasta cubrir la indemnización.

Ahora, el caso deberá volver a un juez de primera instancia de Canadá para que tramite la homologación de la sentencia ecuatoriana, lo que tomaría de 6 meses a un año.

Alan Lenczer, abogado canadiense que representa a los ecuatorianos en ese país,  espera que el juicio en Canadá en contra de Chevron “se resuelva pronto”. Indicó que la sentencia no presenta ningún problema para exigir a la transnacional la indemnización.

“La Ley de Ejecución en Canadá nos permite hacernos con cualquier activo directo o indirecto, y no es difícil argumentar que Chevron Canadá es indirectamente parte de Chevron Corporation. En 30 días tienen que presentar su declaración de defensa. Allí veremos qué tipo de defensa van a plantear. Nosotros ya hemos presentado la declaración de solicitud”, dijo Lenczer. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: