El intenso sol no afectó la votación en Guayaquil

08 de mayo de 2011 - 00:00

La jornada electoral en las dos ciudades más grandes del país, Quito y Guayaquil, se desarrolló sin problemas.
En la mañana, el puerto principal registró alta temperatura debido al intenso sol, lo que no menguó la afluencia de ciudadanos a los recintos electorales. Y aunque hubo retrasos en la instalación de las Juntas Receptoras del Voto (JRV), los vacíos fueron llenados con ciudadanos que se acercaban a sufragar.

María Moreno, de 75 años, llegó muy temprano a cumplir su deber cívico. Eran las 07:00 cuando  se encontraba en el interior de la Universidad Estatal de Guayaquil buscando la Facultad de Odontología.
Cuando encontró la unidad académica, descubrió que su nombre no constaba en ninguna lista de las siete aulas que se habían habilitado para los votantes.

“Son las 09:00 y no encuentro dónde me toca sufragar. Ayer mi hija revisó en Internet y según mi número de cédula me tocaba votar aquí. He hablado con los miembros del CNE, pero no me dan información. Solo vengo a ejercer el voto porque necesito el documento”, dijo la mujer con un tono que denotaba su molestia.

Otra de las novedades que se dieron en este recinto electoral fue que en la mayoría de facultades, tales como la de Ciencias Económicas, Químicas y de Gastronomía, las puertas recién se abrieron luego de media hora de haber iniciado oficialmente el proceso electoral.

Esto ocurrió debido a que la mayoría de personas que habían sido designadas para integrar las mesas no habían llegado a tiempo.

Sebastián Trejo, uno de los coordinadores del CNE, que se encontraba en la facultad de Economía, manifestó que el retraso de media hora fue el único inconveniente que se presentó.

Por otra parte, en el coliseo Voltaire Paladines Polo y en la Universidad Laica Vicente Rocafuerte, el proceso se realizó con normalidad. Alrededor de las 10:00 estos dos recintos se encontraban abarrotados de ciudadanos que acudieron a ejercer su derecho.

Situación en Quito

Salvo la demora en la instalación de algunas  JRV, la jornada electoral en Quito no tuvo inconvenientes y  más bien estuvo cobijada por la normalidad.

El clima acompañó a los quiteños para la jornada que compartieron con sus actividades sabatinas, por lo que muchos compatriotas, como Manuel Villarreal Mena, no dejaron de hacer deporte en el parque de la Carolina, aunque él sacrificó 30 minutos para ir a sufragar.

Durante el día, varios ciudadanos se quejaron por la poca información recibida del Consejo Nacional Electoral (CNE), respecto a los recintos electorales, de ahí que tuvieron contratiempos en llegar a los sitios del sufragio.

El presidente del CNE, Omar Simon, sobrevoló Quito en un helicóptero de la Aviación del Ejército, desde donde constató el desarrollo de la jornada de votaciones. “Estoy tranquilo porque la planificación es tan buena que incluso el clima nos ha favorecido. La afluencia es normal para vivir la fiesta democrática”, sostuvo.

Registro Civil laboró

Varios inconvenientes se registraron en el edificio del Registro Civil en Quito, ya que el Banco del Pacífico, encargado de cobrar el dinero para las especies, cerró su servicio a las 14:00, por lo que la entidad tuvo que abrir una caja para el cobro.

Las personas que pagaron y que no pudieron sacar su especie por diversos motivos, querían la devolución del dinero; pero se encontraron con la oficina bancaria cerrada, lo que ocasionó molestias.

También la puerta principal del Registro Civil estuvo cerrada a medio día, pese a que el director de la institución, Paulo Rodríguez, afirmó que se estaba atendiendo con normalidad hasta las 17:00. “Muchas personas han tenido mal registrados sus datos y para cambiarlos necesitan una orden judicial. Ahora, cambiar la información no es tan fácil como antes, hay que verificar los archivos”, comentó el funcionario. “Antes se regalaban cédulas, se hacían en diez minutos”, recalcó Rodríguez.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: