El Corcho y su infaltable Mac

30 de abril de 2013 - 00:00

30-4-13-act-fernando-cordero2Su inseparable computadora Mac debe tener muchos de los proyectos y sueños que se definieron en Montecristi. Incluso, cuando lo asaltaron, en 2008, al pie del edificio donde residía en Quito, mientras era asambleísta constituyente, los ladrones se llevaron una de esas computadoras Mac con mucha información del trabajo que desarrollaba en Montecristi.

Si esas computadoras se revelaran y fueran abiertos sus discos duros, seguramente, saltarían a la vista de muchas personas la infinidad de sueños que Fernando Cordero Cueva diseñaba para lo que nunca imaginó: presidir el Poder Legislativo de Ecuador. Y en esas “andanzas” ya lleva 6 años, pues como diputado llegó en el 2007 cuando fue elegido representante  de Azuay, por  Nuevo País.

Por eso no es raro escuchar del “viejo país” en sus intervenciones. Junto a otros políticos se planteó enterrar a ese país que daba vergüenza por la precariedad de los dirigentes y por las asimetrías  sociales y económicas que se sustentaban en otra lógica. Y ahora, ¿cómo imaginará al IESS dentro de su pensamiento político para enterrar a ese viejo país? ¿Tendremos que mirar al interior de su Mac o de su Ipad las ideas que ya estarán brotando para transformar una de las instituciones con más dinero y alcance social?

Cauto, trasnochador empedernido, hogareño al extremo, mirando más allá del momento, haciendo las preguntas “inoportunas” cuando nadie se las plantea, con un pie en las matemáticas y otro en la política, el “Corcho” ha sido uno de esos personajes atípicos, aun cuando algunos le señalan una habilidad enorme para la maniobra política. Se equivocan si se observan sus resultados y los beneficios sociales que su gestión desarrolló. Tanto, que el asambleísta por el PRE, Abdalá Bucaram, le puso un mensaje elogioso al enterarse de que dejaría la Legislatura.    

Y si se adentra un poco más en su personalidad hay en el actual presidente de la Asamblea Nacional un enorme maestro que siempre da clases de un modo u otro. No me olvido de un viaje Panamá-Quito: por más de una hora se dedicó a explicarme las ventajas de los Iphone y de cómo bajarse aplicaciones para darle mejor uso a ese aparato que parecía sofisticado para hacer llamadas cuando en realidad, palabras más palabras menos, me dijo era una computadora Mac con otras virtudes y con muchos más usos.      

Parecía raro para algunos que una persona de su edad, ex alcalde de Cuenca, con una trayectoria política aparentemente tradicional estuviera tan conectado con las nuevas tecnologías y con las innovaciones  que solo caben en la curiosidad de las nuevas generaciones. Tanto que sus nietos son los principales aventajados o beneficiados porque ellos usan su celular Iphone para “explotarlo” con la cantidad de juegos que se ha bajado del Apple Store. O, para más, cuando algunas de las leyes que se revisaban en la actual Asamblea o las decenas de artículos de la Constitución de Montecristi tenían en su computadora las aplicaciones para poder medir el rendimiento o gasto económico y los tiempos para su discusión, aprobación y envío al Ejecutivo.

Por eso también en el “Corcho” está claro el equipo con el que trabaja y los perfiles que demanda para cada una de sus tareas. En otras palabras, no es fácil “cuentearle” pues sus operaciones matemáticas, sus consultas jurídicas y sus instintos políticos le permiten adelantarse a una solución que tras el análisis pudo convertirse en un problema. De ahí que su equipo de trabajo, además de su cercanía cuencana y/o política, debe contar con habilidades técnicas y tecnológicas para seguir su ritmo y visión de las cosas. No es el hombre perfecto ni mucho menos: cuando no le salen bien las cosas ni se deprime ni entra en cólera, asume que su posible equivocación corresponde a un factor determinado por variables no tomadas en cuenta desde el inicio.    

Eso marcó también, por ejemplo, la decisión de asumir la presidencia de la Asamblea Constituyente, cuando renunció Alberto Acosta, sabiendo que tenía apenas un mes para aprobar toda la Constitución. Con las cuentas en su Mac, demostró a propios, extraños, allegados y rivales que prácticamente la Carta Política estaba hecha y que era cuestión de ajustar las tuercas para darle sentido al proyecto. Y lo hizo, con las largas noches de revisión, con ajustes muy oportunos, como cuando mandó a revisar cerca de cinco veces el prólogo de la Constitución hasta que tuviera el rigor que se habían planteado en PAIS, en abril de 2007.

En varias ocasiones lo he visto bajar de peso porque su afición por la comida no le ha deparado un buen “estado físico”. Pero también es cierto que ese trajín le ha ocasionado malestares de salud porque la política y el ejercicio de un cargo de ese nivel impide una vida más sosegada y con los horarios a tiempo para que el sistema digestivo no se afecte. Si alguna vez se propuso hacer deporte, caminar o correr, la intensidad del trabajo se lo impidió.

En cambio, su voracidad lectora, el cúmulo de documentos y su ferviente aprendizaje le han obligado a largas jornadas sentado. Obviamente su mayor respaldo y apoyo en todo sentido está en su familia, con quien mantiene una disciplinada comunicación y preocupación. De ahí que su mayor fortaleza espiritual está en refugiarse con ella en donde pueda, bien sea Cuenca o Quito.

Por eso no es cualquier político y con defectos y todo ha marcado una etapa importante de la legislatura ecuatoriana desde su profesión de arquitecto y su vocación de servicio al país. Y por fortuna de eso habrá que esperar, al sitio que va, otra etapa más.

CORDERO BUSCARÁ UNA LEY DE SEGURIDAD SOCIAL  INTEGRAL

Fernando Cordero ya tiene definido lo que hará una vez que se posesione como presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Su orientación -dijo- se basará en la construcción de una ley de Seguridad Social Integral.

Ese planteamiento lo debatió ayer con el presidente de la República, Rafael Correa, con quien definió -por primera vez- los alcances  del cargo que  asumirá en los próximos días, una vez que Ramiro González deje el puesto.

Cordero considera que la seguridad social en Ecuador ha avanzado, pero que hay sectores como la economía popular y solidaria que no están protegidos por este beneficio. Desde 2009, la Asamblea ha presentado varias reformas a la Ley de Seguridad Social. En ese año, también, se tramitó la norma para las personas que realizan trabajo doméstico y trabajadores por cuenta propia, que  ya fue aprobada.

Desde el 9 de junio de 2010, la Comisión de Derechos de los Trabajadores del Legislativo  y Seguridad Social de la Asamblea analiza la Ley que garantiza la Seguridad Social a las mujeres que realizan trabajo doméstico no remunerado. Pero, Cordero manifestó que no solo se debe pensar en la mujer, sino más bien en un proyecto integral que abarque a todos los sectores. “Soy una persona apasionada con la seguridad social, creo que uno nace con cierto tipo de vocación y a mí eso no me va a faltar”, comentó durante una entrevista ofrecida el sábado a la Radio de la Asamblea.

Indicó que al ser una rama nueva se requerirá de tiempo para “prepararse y capacitarse. No dejo de verlo como un reto que lo asumiré con disciplina y militancia”.    

Así también, desde el 14 de julio del 2011 se analizan las reformas a la Ley de Seguridad Social para tipificar y sancionar como infracción penal la no afiliación de los trabajadores en relación de dependencia del Seguro Social.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: