Ecuarunari inició consultas para definir diálogo con el gobierno

07 de agosto de 2013 - 00:00

Las cuatro agrupaciones que conforman  la  Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) empezaron ya los diálogos con los dirigentes locales y las bases para llegar a un consenso sobre los temas que podrían dialogarse  con el gobierno.   

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae), Confederación de Nacionalidades y Pueblos Indígena de la Costa Ecuatoriana (Conaice), el movimiento político Pachakutik y la Confederación Kichwa del Ecuador (Ecuarunari) se reúnen con líderes comunitarios para conocer su  postura, con base a la resolución que la Conaie adoptó el viernes pasado en Quito.

Este proceso durará tres meses, luego de lo cual se volverá a reunir la cúpula del organismo presidido por Humberto Cholango en una asamblea nacional para finalmente decidir el futuro de la organización política, así como la agenda que se debatirá con el Ejecutivo.

DATOS

La Ecuarunari propondría la agenda agraria, el extractivismo y las leyes de tierras y agua como parte de la agenda para debatir con el Ejecutivo.  “Deberíamos ver cuál es la voluntad política del régimen frente a los temas estructurales”, dice Gerónimo Yantalema.  

Luis Macas, ex presidente
de la Conaie, manifiesta que de concretarse un diálogo éste debería realizarse por pedido y aprobación de las bases y que es a ellos a quienes se deben como organización. “Las bases deberán decidir”, opina.

Humberto Cholango es el
actual presidente de la Conaie, luego de ser  electo en abril de 2011 en unos comicios que varios dirigentes indígenas califican de “accidentados”.

Aquella vez
Cholango ganó la presidencia con 472 votos frente a los 353 que recibió Auki Tituaña, quien se mostró contrario a la nominación de Cholango. Posteriormente Tituaña sería designado como compañero de fórmula de Guillermo Lasso.
Cholango afirma que en la organización hay un debate intenso, una reflexión de las organizaciones “de base, de abajo, sobre este nuevo escenario político, social y económico del país y que las comunidades están preocupadas sobre temas como la reforma agraria”.

Él confiesa que varias organizaciones le han dicho que “la Conaie no debe estar cerrada al diálogo, tenemos toda la predisposición de dialogar, si es que se realiza esta propuesta, para resolver los puntos conflictivos que tenemos entre el Estado y el movimiento indígena”.   

En ese marco, ayer, en Quito, se reunió el  consejo político de la Ecuarunari. A la cita estuvo invitado Alberto Acosta, ex candidato presidencial de la Coordinadora Plurinacional de las Izquierdas, pero según conoció este Diario, se excusó por estar enfermo.

Marco Guatemal, vicepresidente de la agrupación, opina que el gobierno debería concretar el pedido formal de diálogo. Recordó que años atrás el movimiento buscó un acercamiento con el presidente Rafael Correa y no “tuvimos resultados efectivos”.

Recalca que el movimiento indígena nunca cerró las puertas del diálogo, “más bien se cerraron desde el gobierno cuando no cumplió con los requerimientos”.

A su criterio, la criminalización de la protesta social, el tratamiento de las leyes de agua y tierra, el ejercicio real de la plurinacionalidad y la institucionalidad indígena serían las propuestas de Ecuarunari para este encuentro.

Guatemal considera que no hay  políticas públicas para los  indígenas, a pesar de que reconoce que hubo un aumento del bono de desarrollo, pero esperan que este beneficio no sea usado como un “instrumento de control social”.

Discrepa con Cholango y dice que las bases no han pedido diálogo, sino exigir el cumplimiento de los derechos y “si eso implica entrar a procesos de conversación sería otra cosa”. Reconoce que varias organizaciones están acudiendo al régimen y pone como ejemplo a  los presidentes de cabildos que solicitan a los gobiernos seccionales y ministerios implementar obras para aplacar las necesidades básicas “pero como una exigencia de derechos”. Cree que el diálogo debe concretarse en mesas de concertación, que los “intereses no queden flotando... un diálogo no tiene que empezar  de rodillas, sino  frontal”.

Gerónimo Yantalema, ex asambleísta por Pachakutik, se muestra contrario al diálogo. “No puede haber conversaciones mientras nos están encarcelando”, argumenta, a pesar de que reitera que el movimiento indígena “siempre ha estado abierto a un diálogo democrático por el bien del Ecuador”, pero que el gobierno debe dar muestras claras de que quiere un acercamiento.

Yantalema se refiere a los “200 enjuiciados por el gobierno”, esto, a pesar de que varios dirigentes, fuera de grabación, disminuyen la cifra a 100 porque varios procesos fueron cerrados.

Lourdes Tibán, asambleísta por Pachakutik, dice  que las bases de la Ecuarunari piden una movilización nacional para reclamar al Estado el derecho a la educación.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: