Se han producido 17 emergencias forestales en ocho provincias. gobierno descartó la declaratoria de emergencia

Ecuador enfrenta incendios forestales en 17 zonas

- 16 de septiembre de 2015 - 00:00
Entre 8 y 10 grandes desastres ocurrieron en Carchi, durante las últimas horas. Grandes extensiones de vegetación se hicieron cenizas. Foto: Carlos Jiménez/El Telégrafo

Se han producido 17 emergencias forestales en ocho provincias. gobierno descartó la declaratoria de emergencia

Quito-Ambato-Riobamba-Tulcán-Machala-Latacunga.-

El ministro coordinador de Seguridad, César Navas, informó que se registran incendios forestales de impacto en Azuay, Pichincha, Bolívar, Loja, Napo, Imbabura, Carchi y Chimborazo. Lo hizo en rueda de prensa desde el ECU-911, en Quito, en la que participaron el presidente Rafael Correa y otras autoridades.

“Solo el día de hoy (ayer) se registraron 17 incendios fuertes en el país”, dijo el Primer Mandatario. Añadió que se están movilizando bomberos de otras localidades, por ejemplo Guayaquil, para que ayuden en las emergencias.

Precisamente anoche el segundo jefe del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, Leopoldo Terán, confirmó que “colaboraremos con 40 hombres, quienes serán movilizados a partir de las 07:00 de este miércoles (hoy)”. Indicó además que estaba previsto que a la medianoche de ayer (martes)salieran desde el puerto principal 3 camiones de combate rumbo a Quito. Las personas que combatirán el fuego irán en un avión que será facilitado por la Secretaría de Gestión de Riesgos.

Ayuda internacional

El presidente Rafael Correa dijo que el clima seco y el fuerte sol han influido en estas emergencias, pero no se excluye la posibilidad de que algunos incendios sean provocados, “muchos por descuido, pero ha habido una incidencia muy grande”.

Además, indicó que se ha contactado con países como Venezuela, Colombia, Perú y Brasil, “para tener mucho más equipos para enfrentar estos incendios”. Subrayó que, a nivel de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), uno de los principales programas en los que se está trabajando es el de una secretaría de gestión de riesgos a nivel regional. La idea es que los equipos que cada país adquiera sirvan a todos los países miembros.

“Cada país debe tener todo lo necesario, estar preparado hasta para el último riesgo, es extremadamente caro”, sostuvo Correa. No obstante, recalcó que Ecuador ha avanzado mucho en el equipamiento para atender estas emergencias, pero “en esta clase de cosas siempre se recurre a la solidaridad internacional”.

 

El Presidente descartó una declaratoria de emergencia por los incendios, como se hizo por el volcán Cotopaxi. “La situación es muy seria, es muy grave, pero no tiene las connotaciones de la actividad volcánica del Cotopaxi. Entonces, no vemos necesario declarar un estado de emergencia, sino seguir trabajando como lo estamos haciendo. Están colaborando todas las instituciones del gobierno”, dijo.

En Quito, la situación es complicada. Ayer, por segundo día consecutivo, una extensa zona de la ciudad estuvo bajo una nube oscura.

El ministro Navas indicó que, de forma preliminar, se conoce que 2 bomberos resultaron heridos durante las labores de sofocación de un incendio en el cerro Auqui, en la capital. El secretario metropolitano de Seguridad, Juan Zapata, aseguró que estaba prevista la evacuación de alrededor de una centena de vecinos del sector de San Francisco de Miravalle, en la zona de Cumbayá, ante el riesgo de que sus viviendas resultaran afectadas por las llamas. Al cierre de esta edición el Cuerpo de Bomberos de Quito informó que la emergencia había sido controlada.  

Unidades desplazadas en la zona afirman que una persona con capacidades especiales fue rescatada de una casa. Entre tanto, los vecinos informaron que el desastre se inició cerca de las 10:00, pero en el costado opuesto del cerro, hacia el barrio La Vicentina. La fuerza del viento habría dirigido las llamas hacia esa zona. Bomberos, policía metropolitana y vecinos combatían ayer los 22 siniestros ocurridos en el Distrito Metropolitano de Quito.

Pedido de emergencia         

La magnitud de los incendios forestales que ocurren en la jurisdicción de los 4 cantones de Pichincha rebasa la capacidad de reacción de los municipios pequeños. El COE provincial convocó a una cita presidida por la secretaria de gestión política del Gobierno Nacional, Paola Pabón, quien comprometió la ayuda del Ejecutivo para paliar la situación provocada por las llamas.      

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas, anunció que la evaluación preliminar del efecto de los incendios en el Distrito determina que alrededor de 780 hectáreas han sido consumidas. La ola de incendios forestales que soporta la capital desde hace más de 8 días, continuó ayer. Como ejemplo de ello, entre las 10:00 y las 11:00, 3 incendios forestales se registraron en el distrito.

En ese lapso hubo alertas en los sectores de Guápulo (centro-oriente), Colinas del Norte (noroccidente) y La Colmena (centro-occidente). El fuego llenó de humo el sector centro-norte de la capital pasado el mediodía y afectó un área no cuantificada hasta la tarde de ayer. Esto incluso obligó al cierre de la avenida de Los Conquistadores, que une a la ciudad con el valle de Tumbaco, lo que complicó el tránsito en la ciudad.

Por otra parte, se conoció que el bombero José Aysaga, herido el lunes de la semana anterior en el incendio ocurrido en Puembo, se encuentra estable tras la operación de 8 horas que le fue practicada en una casa de salud de Texas (EE.UU.).

La madrugada de ayer fue capturado otro presunto incendiario, con lo que suman 10 las personas procesadas por ese delito en Quito en lo que va de este año.

En las otras provincias

Los siniestros más grandes ocurren  en los bosques y pajonales de Chimborazo, Tungurahua, Azuay, Cotopaxi, El Oro y Carchi.

Al menos el 95% de los incendios producidos en Ambato se deben a negligencia y descuido de personas. Así lo informa Marco Sánchez, jefe operativo del Cuerpo de Bomberos, quien además señala que todo el personal de la entidad se encuentra en alerta. “Oficialmente la temporada de quemas en la ciudad inició el 1 de septiembre. Los fuertes vientos y la presencia prolongada de Sol, vulneran sectores boscosos. Ventajosamente hasta hoy no se han producido heridos ni daños en viviendas”, dijo.

En Chimborazo se han presentado hasta el momento 28 incendios forestales en los cantones Riobamba, Colta, Guamote, Chambo. Las extensiones destruidas superan las 1.000 hectáreas y los siniestros de mayor intensidad ocurrieron en las zonas protegidas de la Reserva Faunística Chimborazo (600 hectáreas) y Parque Nacional Sangay.
En la capital cotopaxense, en los primeros 9 meses del año, 50 hectáreas de pajonales se hicieron cenizas. El percance más importante se produjo en  julio, en el sector de Joseguango Bajo. Ahí se consumieron 30 hectáreas. Vegetación y animales silvestres como conejos o venados se carbonizaron.  

En la provincia de Carchi, Jairo Yépez, jefe del ECU-911 Tulcán, señaló que los cantones Mira, Espejo, Bolívar y Tulcán son los más perjudicados por el fuego en las montañas. En las últimas horas se presentaron de 8 a 10 incendios cerca a esas ciudades.

Los más  críticos ocurrieron en el cerro Cuevas y Morán-El Voladero (Espejo), que afectaron parte de la Reserva Ecológica El Ángel. En los 4 cantones carchenses, los fuertes vientos dificultan el trabajo bomberil pues reavivan las llamas. La Gobernación del Carchi y el Ministerio del Ambiente gestionan apoyo aéreo para sofocar el fuego en El Morán.

Marcelo Luna, comandante del Cuerpo de Bomberos de Tulcán, dijo que en el cerro Amarillo trabajan 25 uniformados desde el domingo, pero que ese personal no es suficiente.

También la Alcaldía de Tulcán  planifica con el Ejército la ayuda de un helicóptero para aplacar el fuego de esta zona del cerro. (I)

DATOS

Prisión preventiva
fue dictada a una persona en Azuay acusada de ser la responsable del fuego en el Parque El Cajas. Otros tres ciudadanos son investigados por ese hecho.

La mesa 5 del COE azuayo se instaló ayer para evaluar los daños provocados por las recientes quemas en diferentes cantones. Solo en El Pan no han ocurridos percances con fuego en esta temporada.

El incendio en El Cajas estuvo controlado hasta la madrugada de ayer, pero al mediodía se volvió a reactivar. Personal del Ejército fue enviado para apoyar en las tareas que cumplen los bomberos.

En esta área de reserva nacen dos ríos que abastecen de agua a los cuencanos. “Estamos haciendo todos los esfuerzos para controlar las llamas, pero no todo depende de nosotros, sino también de las condiciones meteorológicas”, afirmó el gobernador.

El clima y la imprudencia de algunas personas son las causas de los siniestros en El Oro, según afirman las autoridades.

Entre el viernes y el lunes hubo 10 incendios forestales, pero todos de menor magnitud, informó el ECU-911 de Machala. Los últimos ocurrieron en el sitio La Alborada, del cantón Zaruma, y en la vía Pasaje-Chilla. En ambos intervinieron los socorristas. (I)

Damnificados esperan ayuda del Municipio

Trece familias se sumaron el lunes al grupo de afectados, en Quito, por los incendios forestales que ocurren desde hace más de una semana.

En el sector La Morita, en el valle de Tumbaco, los integrantes de 10 núcleos familiares fueron evacuados anteayer ante el riesgo de que sus casas resultaran destruidas por una quema de arbustos desatada en esa zona.  

Los damnificados fueron acogidos en casas de vecinos y familiares a la espera de poder retornar a sus viviendas.

Entre tanto, las familias Curicama y Quishpe, cuyas casas fueron consumidas por el fuego la tarde y noche del lunes en el sector de La Colmena Alta (al centro-occidente), también continuaban asiladas ayer en las moradas de vecinos a la expectativa de recibir el auxilio por parte del Municipio de Quito.

En total, 14 personas (10 adultos y 4 menores de edad) fueron perjudicadas por la contaminación del fuego que la tarde de anteayer se inició como un incendio forestal en el sector de las calles Vista Hermosa y Aguarico. (I)

El humo cubrió ayer por segundo día consecutivo el cielo de la capital

Una nube de humo volvió a cubrir la mañana y tarde de ayer el cielo de Quito, a consecuencia de los incendios forestales ocurridos durante la jornada.

Ese fue uno de los más de 16 eventos (incendios y conatos) reportados por el Cuerpo de Bomberos de Quito hasta las 15:00 del martes.

La víspera, ocurrieron 25 siniestros. Algunos de ellos de gran magnitud, como el sucedido en la parroquia Lloa y en el valle de Tumbaco.

Esta situación y la dirección del viento provocaron que durante la tarde del lunes, un manto gris cubriera a la urbe. En algunos momentos, incluso, se dificultaba divisar la silueta del macizo montañoso del Pichincha, que domina a la ciudad.

Como producto de ello, hasta las 18:00 de anteayer, la red de monitoreo ambiental que opera en el Distrito Metropolitano de Quito registraba que la calidad del aire mostraba niveles de precaución en lo que tiene que ver con los niveles de ozono.

Las autoridades atribuyeron la nube de humo que soportó la ciudad al inicio de la semana a la proximidad de los incendios forestales registrados y a la velocidad y dirección de viento durante ese día.

Por ejemplo, en la zona del valle de Los Chillos, las velocidades del viento alcanzaron los 8,21 metros por segundo (m/s), con temperaturas de hasta 25,6 grados centígrados.

El ozono troposférico, contaminante secundario que se genera por los gases volátiles productos de los incendios, registró concentraciones cercanas o superiores a los 100 microgramos por metro cúbico (µg/m3).

Los 100 µg/m3 representan el límite entre los niveles aceptable y de precaución respecto a la presencia del elemento químico en el aire. En Puembo esta cifra llegó hasta 130 µg/m3 durante la tarde de anteayer.

La exposición aguda a contaminantes de este tipo puede provocar episodios de asma, rinitis alérgica, conjuntivitis y enfermedades respiratorias varias en niños, adultos mayores y personas sensibles.

Por ello, las autoridades recomendaron a los ciudadanos, sobre todo a quienes tienen algún tipo de sensibilidad en su aparato respiratorio, tomar precauciones.

Alrededor del mediodía de ayer, la Red de Monitoreo Atmosférico de Quito reportó que el aire de la ciudad recuperó sus niveles aceptables. No obstante, la nube de humo de la tarde cambió esos parámetros. (I)

El gasto para sofocar las llamas puede superar los $ 1.600 millones en EE.UU.

La  Interagencia Nacional de Lucha contra Incendios (NIFC) contempla la posibilidad de superar este año los 40.000 km2 de superficie calcinada, un récord de 2006, ante las decenas de incendios que no han sido controlados todavía en este país.

Por ahora, se han contabilizado 36.000 km2 de terreno abrasado, que equivalen a más de la mitad en Alaska.

Así, los descontrolados desastres que se dan en Estados Unidos desde hace unos meses han ocasionado una “hemorragia económica” que se aproxima peligrosamente a los $ 1.600 millones. Ese monto ya se gastó en 2002, cuando hubo siniestros similares.

Solo la semana pasada, las autoridades desembolsaron el récord de $ 243 millones para combatir los fuegos, avivados por las altas temperaturas del verano boreal, según datos facilitados a la AFP por la portavoz del Servicio Forestal, Jennifer Jones.

“La temporada ha sido trágica este año con la muerte de siete bomberos”, lamentó el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, citado por el diario USA Today. Actualmente hay 24.000 bomberos movilizados en todo el país.

Además, “está siendo un año récord” en el ámbito económico, porque más de la mitad del presupuesto del Servicio Forestal ha sido gastado en los trabajos de extinción, precisó. Las autoridades ya han empleado $ 1.230 millones en lo que va del año, pero la temporada de siniestros está lejos de terminar.

Washington, Oregón y California, situados a lo largo de la costa oeste, y Alaska, en el noroeste, han sido los estados más afectados. Idaho, Montana, Nevada y Colorado (oeste) también fueron golpeados en los últimos días.

“Aunque la meteorología no es una ciencia exacta, septiembre sigue siendo un mes con incendios por encima de la media en zonas al norte de las Montañas Rocosas y al sur de California”, en opinión de Jennifer Smith, portavoz de la NIFC.

La sequía que afecta el oeste del país ha jugado un papel clave en la proliferación y descontrol de los incendios.

En California en particular, que lleva cuatro años seguidos sumida en la aridez, los meses “más virulentos” son septiembre y octubre, tal y como subraya Lynn Tolmachoff, portavoz de la agencia estatal de incendios CalFire. AFP

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: