Derecha exhibe sus cartas electorales

09 de mayo de 2012 - 00:00

El anuncio de las  posibles candidaturas de Álvaro Noboa (Prian), Lucio Gutiérrez (Sociedad Patriótica), Guillermo Lasso (tentativamente con Creo) y de  Fabricio Correa (Movimiento Equipo)  para las próximas  elecciones presidenciales  podría   fragmentar el escenario político hasta febrero del 2013.

Sin embargo, politólogos como Vladimir Sierra consideran que la postulación de   Noboa y Lasso son  “globos de ensayo” de ciertos sectores  de la “derecha” para medir  cómo reacciona el electorado.

Sierra manifiesta que estas candidaturas, incluso, podrían   fusionarse con el paso del tiempo  a fin de llegar a la segunda vuelta electoral. “No debería leerse como una fragmentación de la derecha  sino  como pruebas de ensayo”.

El catedrático señala que  candidaturas como las de Noboa son “débiles, en principio, pero solo así pueden comprobar qué fortaleza tendrán  en realidad”. Cree que la candidatura más fuerte sería  la de Lasso:  “ Prueban escenarios posibles y  puede haber fusiones, conformarse binomios. Al momento pueden haber globos de ensayo con la intención de ver la reacción de los electores” y estima  que tras las candidaturas hay asesoría política  para “decidir si se mantienen o fusionan para las elecciones y cómo  pueden actuar en una segunda vuelta”. Esto   sin descartar que   los  candidatos -ahora aislados-  puedan unirse en la segunda vuelta. 

El experto político  hace una advertencia: “En las condiciones  actuales, toda candidatura que no provenga del Movimiento PAIS aparece como débil; es obvio  que ese movimiento tiene el mayor número de electores  y su candidato podría ser el de mayor aceptación”.  Y ante esas condiciones, el resto de sectores prueba opciones de alianzas.  “Implícitamente preguntan a los grupos: socialdemócratas, izquierda, si alguna de esas candidaturas  puede  ser viable”. 

El lunes pasado Lasso renunció al directorio del Banco de Guayaquil, con un fin presumiblemente  presidencial, pues aún no es oficial. En su cuenta de twitter publicó: “Salubridad+Salud+Educación+Apoyo a la extrema pobreza y grupos vulnerables=Responsabilidad Social”, así como: “Apoyo a emprendimientos pequeños, medianos y grandes; locales e internacionales+seguridad jurídica+menos impuestos+crecimiento=Libertad Ec”.  

La semana pasada Noboa presentó                                                                                                                                               su precandidatura y dijo que lo hizo por pedido de varios sectores, aunque  según el asambleísta Vicente Taiano, no fue consensuada. 

Para Sierra, sectores como la Coordinadora Plurinacional de las Izquierdas  “si actúan de manera inteligente, deberían lanzar un único candidato. Sin embargo, no sería aislado que también lancen sus propios candidatos para medir al electorado”. Jorge Escala, del MPD, piensa que con las candidaturas de Lasso y Noboa  se fragmenta  la “derecha” y cuenta que al interior de la Coordinadora se lanzan  nombres como los de Alberto Acosta, por Montecristi Vive; Gustavo Larrea, por Participación; Salvador Quishpe o  Lourdes Tibán por Pachakutik; Lenin Hurtado, Jorge Escala o Luis Villacís, por el MPD; y Paúl Carrasco, por Participación, entre otros.    

“La contienda recién empieza y recién en julio y agosto  tendremos  definidas las candidaturas. Hasta tanto son solo pruebas para monitorear la simpatía”, dice Sierra.

El legislador  Paco Moncayo cree que Lasso tiene todo el derecho de   candidatizarse, pero considera que la política debe  hacerse de otra manera, mediante partidos políticos:  “En el Ecuador no se hace política de esa manera, sino que aparece el ‘outsider’, alguien   que no hace política pero     lanza  una candidatura presidencial”.   Para él,    la  unidad de la oposición, como planteaba Cauce Democrático, nunca fue posible  “porque es difícil unir  posturas”.

El catedrático Santiago Basabe comparte ese  criterio y cree que la candidatura de Lasso responde a un posicionamiento político del centro a la derecha y que tiene el respaldo de sectores de extracción de la Costa.

Mientras que la precandidatura de Noboa está “lejos de ser una candidatura de oposición y vendría siendo una candidatura oficialista del gobierno”, porque a su criterio “quién se beneficiaría de esa candidatura es precisamente el  candidato que ponga PAIS”. Recuerda que en 2002    Noboa como candidato   apoyó la elección del  ex presidente Lucio Gutiérrez.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: