Correa difunde documento que corroboraría que Chevron sobornó a exjuez Guerra

15 de octubre de 2015 - 16:36

Un documento suscrito en julio de 2013 entre Alberto Guerra Bastidas y la Chevron Corporation corroboraría que la petrolera pagó al exjuez ecuatoriano para que testificara a su favor en el marco del juicio entablado por los afectados de la Amazonía ecuatoriana en contra de la multinacional.

Guerra, quien fuera presidente de la Corte Provincial de Sucumbíos y el primer juez a cargo del litigio ecuatoriano contra la petrolera, habría recibido dinero para que ponga en duda la transparencia de la sentencia que condenó a la compañía estadounidense a pagar $ 19 mil millones como indemnización y para remediación ambiental. 

El presidente de la República, Rafael Correa, compartió en su cuenta en Twitter el acuerdo complementario en el cual Guerra se compromete, entre otras cosas, a "estar disponible para testificar (a pedido de Chevron) o ser entrevistado ( a solicitud de cualquier autoridad de investigación federal o estatal), bajo juramento, en el caso de Chevron que se ventila en la Corte del Distrito Sur de New York, en cualquier procedimiento doméstico o judicial extranjero, o arbitral, relacionado o concerniente al litigio de Lago Agrio, o cualquier investigación relacionado con el litigo de Lago Agrio".

A cambio, Chevron se compromete a proveer a Guerra y su familia "sumas" pactadas para gastos de vida, subsidio de vivienda, seguro de vida, vehículo, asistencia legal y su reubicación en Estados Unidos.

El documento detalla cómo desde el 27 de enero de 2013, en que se firmó el acuerdo, Guerra asistió a Chevron y sus representantes a quienes proveyó de "evidencia física adicional" como grabaciones, reportes bancarios y de viajes, y hasta una "ayuda memoria" que supuestamente dijo haber recibido de Pablo Fajardo, abogado de los afectados por petrolera.

Tras las negociaciones entre los abogado de Chevron y Guerra, la multinacional acordó pagarle $10 mil dólares (no especifica en cuanto tiempo) a Guerra "por el tiempo y esfuerzo empleado" en relación con su asistencia, revisión y análisis de evidencia física y grabaciones.

En una de las cláusulas, la compañía estadounidense se compromete, además, a pagar por un abogado independiente en el Ecuador para representar a Guerra en relación con cualquier reclamación (incluyendo la denuncia iniciada por Fajardo) y las investigaciones formales abiertas como consecuencia de los mismos, así como las investigaciones o procedimientos.

DATOS:

 Alberto Guerra se convirtió en testigo clave de Chevron al declarar en la corte de Nueva York que el abogado de los  ecuatorianos Steven Donziger y sus colegas le prometieron $ 500.000 de la posible indemnización y que la sentencia del juez ecuatoriano Nicolás Zambrano- quien emitió el veredicto en Lago Agrio en contra de Chevron- no fue escrita por él.

La parte ecuatoriana cuestionó a Guerra y afirmó que por su testimonio Chevron le pagó $ 316 mil, distribuidos así: $ 38 mil de contado para compensarlo por el valor de la evidencia física que presentó para corroborar su testimonio, incluyendo documentos y evidencias guardadas en sus computadoras, celulares, discos duros y registros bancarios; un sueldo de $ 10 mil mensuales durante 2 años, (Chevron llama gastos por el costo de vida); y $ 2.000 mensuales por vivienda, seguros de salud y pago de abogados.

El 2 de marzo de 2015, en el archivo judicial de un tribunal en los Países Bajos, abogados ecuatorianos descubrieron nueva evidencia que respalda a los ciudadanos amazónicos en la batalla legal en contra de Chevron.

El documento, al que tuvo acceso en forma exclusiva el portal Courthouse News, describe un informe forense secreto que analiza los discos duros del ordenador del juez ecuatoriano Nicolás Zambrano, que concluye que este sí redactó la sentencia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: