La autoridad ambiental ya investiga contaminación del Salado

Vecinos del estero rechazan versión de Emapag sobre alcantarillado

- 25 de febrero de 2016 - 00:00
Moradores de Plan Piloto, que viven frente al Salado, pagan planillas de agua, pero tienen pozos sépticos.
Foto: José Morán / El Telégrafo

Los habitantes de Cisne 2 y Plan Piloto aseguran que no han recibido notificaciones de desalojo de esas zonas de Guayaquil.

Plan Piloto es un barrio del suroeste de Guayaquil que limita con el estero Salado. El ramal  es más amplio en este sector. Hay casas de cemento y de caña en las riberas.
Ángel Villamar es uno de los residentes más antiguos del barrio. Lleva allí 35 años.

No tiene servicio de alcantarillado y por ese motivo construyó un pozo séptico. “Me costó 10 sucres”, recuerda.  

El ciudadano expresa que se siente cansado de que se hagan mediciones en repetidas ocasiones, pero el Municipio porteño no dé el servicio.

En cambio Óscar López, de la calle 7 y Segundo Callejón P, es más optimista. Él confía en la promesa que hace pocos días le hicieron trabajadores de la concesionaria privada Interagua. “Después de este invierno empezará la obra de alcantarillado. Eso nos comentó una ingeniera”.

Emapag e Interagua, en un comunicado conjunto, informaron públicamente que había impedimento para incorporar a la red formal de alcantarillado sanitario 1.500 predios -ubicados frente al estero- de Plan Piloto, Isla Trinitaria, Suburbio Oeste, Cisne I y Cisne II, los cuales  descargan directamente al Salado.  

“En 2012 fueron notificados con desalojos por parte del Gobierno Central  para la construcción del Parque Ecológico del Salado”, reza en el documento.

Un equipo periodístico de diario EL TELÉGRAFO visitó 2 de las zonas, pero ningún morador ratificó la situación que plantearon las mencionadas entidades.

Génesis Alcívar tiene su inmueble al pie del estero. Su casa es de caña y está sostenida por pilares de madera. Indica que han realizado censos y mediciones en el área.
Ella no sabe si tendrá que retirarse del lugar. “A mí no me han notificado nada”.

El inmueble luce desnivelado, con riesgo de caer al agua; sin embargo, no hace reparaciones por temor a una reubicación. “Sería botar la plata”.

Los moradores de Plan Piloto, con planillas en mano, ratificaron que están pagando por el servicio de agua potable a la concesionaria privada. Empero siguen sin alcantarillado. La situación se repite en Cisne 2.

El presidente de la República, Rafael Correa, en su enlace del sábado pasado, responsabilizó al Municipio de Guayaquil y a la concesionaria Interagua por la contaminación que se está haciendo al brazo de mar con las descargas domésticas. Indicó que “puede haber hasta responsabilidades penales si siguen dañando el ambiente”.

María Fernanda de Luca, de la Dirección Provincial del Ministerio del Ambiente, adelantó que ya están haciendo investigaciones sobre la contaminación y si realmente se hicieron las notificaciones de desalojo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: