Especial

El encebollado, el caldo de salchicha y el ceviche están en el menú guayaco

- 24 de julio de 2016 - 00:00
Nelson Guaigua tiene un local de venta de encebollados desde hace 20 años, en el suburbio de Guayaquil. A su negocio taambién llegan turistas de otras ciudades.
Foto: Karly Torres/El Telégrafo

Las comidas típicas de la ciudad se consumen en familia. Más de uno tiene su plato preferido aunque no es recomendable consumirlo con frecuencia sino máximo 2 veces al mes.

Todo está cocinado, picado o encurtido, listo para servirse en un plato hondo. El primer ingrediente en el contenedor es la yuca, a un costado se coloca el pescado desmenuzado, sobre este la cebolla cortada, y para terminar se echa un poco del caldo en donde se cocinó el marisco. Así sirve Nelson Guaigua desde hace 20 años el encebollado, uno de los platos típicos de Guayaquil.

Aunque su local se encuentra en las calles 17 y Portete, en el suburbio de la urbe, hay quienes acuden desde el sur, del centro, del norte e incluso desde otras ciudades. Antes de servir el plato en la mesa, Guaigua coloca un poco de culantro y, de acuerdo con la preferencia del comensal, lo acompaña con maíz tostado, chifles o pan.

Wellington Rosado, uno de los clientes, dice que solo consume el pescado cuando se lo sirven en encebollado.

Narcisa Hinojosa y su esposo, Freddy Cornejo, compran el plato una vez a la semana, pero piden el ‘tuco’ o mixto que además de pescado contiene camarón, calamar, pulpo y chicharrón de pescado.

Sin embargo, otras opciones de la gastronomía típica captan las preferencias de los guayacos.

Los guayaquileños consumen arroz con menestra y carne, pollo, chuleta u otra similar. También se inclinan por la cazuela, el caldo de salchicha, el ceviche, la corvina frita con patacones y ensalada, sin dejar de lado a los bolones de verde con queso o chicharrón o los bollos rellenos de pescado.

Los platos típicos se comparten en familia o con amigos

El martes pasado, Maribel Burgos aprovechó la visita de su hermana Juana, quien vive en Estados Unidos, para hacer un paréntesis a sus actividades y comer sánduche de chancho en compañía de su familia.

Juana revela que hace un año visitó el país por última vez. “Nada se compara con los platos de acá, como el sánduche de chancho, antes no me gustaba, pero desde que vivo allá extraño esa sazón”.

El nutricionista Douglas Díaz recomienda consumir los platos con mesura, máximo 2 veces al mes, ya que hacerlo con regularidad puede producir problemas de presión arterial o diabetes, entre otros problemas de salud. “La mayoría de la población no tiene buenos hábitos alimenticios y come lo que sabe bien pero muchas veces lo que sabe bien, no está bien equilibrado”.

Según el especialista, el caldo de salchicha no es recomendable, aunque tiene ingredientes como el plátano y arroz que son nutritivos. Del encebollado, el nutricionista Díaz rescata el pescado, aunque combinado con la yuca, chifle y pan eleva la ingesta de hidratos de carbono.

“Es mejor consumir fraccionado el alimento, no en exceso y lo más natural posible porque hay que tener cuidado en consumir los alimentos que son ricos en carbohidratos o grasas”.

El encebollado es un plato popular que se lo prepara y consume en las 24 provincias del país. Para su preparación se utiliza productos estrella de exportación y de alto posicionamiento en mercados europeos y asiáticos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: