Guayaquil traducida en los pinceles de tres pintoras

- 25 de octubre de 2020 - 00:00
Uno de los paisajes emblemáticos del Puerto Principal.
Archivo / EL TELÉGRAFO

Tres pintoras conversaron con Diario EL TELÉGRAFO y narraron de qué forma, los ángulos y rincones de Guayaquil, las inspiran para deslizarse hasta nacer en sus obras.

Muchos lugares del Puerto Principal son captados en postales y fotografías para difundir su belleza arquitectónica.

Sus plazas, calles, avenidas, parques, plazas y monumentos son la inspiración de cantantes y artistas.

Esa no es la excepción de los pintores, que encuentran en las luces, las estaciones y las noches, los ángulos precisos para dibujar el rostro de una de las ciudades más importantes de Ecuador.  Tres artistas expresaron sus sensaciones frente a un paisaje de la ciudad.  

"Guayaquil es una ciudad muy apasionante"

María Beatriz Plaza Huerta
Profesora del Colegio Delta de Artes Visuales

primera


"Me gradué con una especialización en Pintura, en la Universidad de Boston (Estados Unidos) donde recibí una beca. Cuando regresé a Guayaquil, me di cuenta de que la ciudad es una fuente de inspiración y ese fue el tema de mi pintura. Una retrospectiva y los paisajes de mi ciudad.

Tenía varios puntos de referencia. Uno de ellos, la vista que ofrecía el piso 23 del edificio Huancavilca que me permitía ver toda la ciudad. Un día hice una pintura del Malecón y pensaron que pinté Nueva York.

Cuando me dedicaba a pintar prefería las noches de lluvias por el reflejo de las luces que daban un colorido espectacular de la ciudad. Eso lo aproveché al pintar el Parque Centenario.

Muchas veces esperaba el amanecer para captar la salida del sol y así captar ese color índigo que aparece antes de que salga el sol.

Visité varios lugares para buscar los ángulos distintos de la ciudad. Me fui al Yacht Club para pintar el río.

Mi abuelo, antes de fallecer, tenía una oficina en el edificio Sudamérica y me sentaba por horas para admirar la ciudad.

He pintado cientos de cientos pinturas. Si bien practico la técnico al óleo, también he hecho esculturas, dibujos, fotografías. Incluso elaboré un grabado que participó en el Salón de Grabado del Museo Municipal.

Algunas de mis obras las he mostrado en el exterior, pero la mayoría las he expuesto en Guayaquil porque es una ciudad muy apasionante.


Mi abuelo me inculcó el cariño a esta maravillosa ciudad

Silvia Enz de Heymann (62 años)
Estudió Arte en la Universidad de Texas; tiene una licenciatura de Bellas Artes

1_1


"Empecé a pintar desde los 13 años, pero no tenía idea de que me iba a dirigir por el camino del arte. De ahí, la vida me llevó por muchos caminos en varias cosas.

He sido proveedora de plantas, he estado mucho en contacto con la naturaleza nuestra tanto de la Costa como de la Sierra. La naturaleza en mi vida ha tenido bastante influencia. Amo pintar lo que son las flores, las orquídeas, las bromelias y bueno en Guayaquil tenemos esa belleza que es digna de admirar. Para mí es admirable admirar cuando una flor florece.

En lo que respecta a mi ciudad, yo veo el arte fluir a través de sus paisajes. Uno de esos lugares son los alrededores del río Guayas. Para mí ha sido súper importante ver esos lechuguines como corren por nuestros ríos. Todo lo que está a su alrededor son una influencia positiva para disfrutar de lo que me ofrece la vida.

El lugar que más me gusta de Guayaquil, es el puente del río Guayas porque me encanta ver los dos ríos que se unen, con el cerro que nos ve de lejos.

He pintado la parte vieja de la ciudad y también el Parque Histórico, esos lindos edificios, el tranvía que teníamos en la ciudad, también me ha encantado hacer obras en acuarela. Me gustaría salir más a la ciudad, pero hoy es difícil por la pandemia.

Una de las personas que me inculcó el amor a la ciudad fue mi abuelo Valentín Sala Y Piqué, quien nació en España. Vino de Barcelona, pero se enamoró de Guayaquil. A través de sus acciones demostró y me inculcó su fervor.

Fue un bombero ilustre de la ciudad. También fue uno de los promotores del Club Barcelona de fútbol con otros amigos españoles.

Mi hermana Lilian ayuda en la Fundación Niños con Futuro, entonces realmente siempre estamos pensando y queriendo a nuestra ciudad.

Toda mi familia ha estado lista a contribuir con el Puerto Principal; yo lo hago a través de mis pinturas".

"Me apasiona pintar a la Casa Grande"

Patricia León Guerrero, artista plástica.
Realiza investigación en temas culturales; dirijo un espacio que se llama Ciudad Cacao.

patricia


Guayaquil, para mí, siempre ha sido la Casa Grande. Viene de mi sentido de trabajo, mi unión con esta ciudad.

Mis padres son como todos los migrantes del Ecuador. Vinieron desde la provincia de Los Ríos. Yo nací en la segunda etapa del Siglo XX y entonces eso para mí fue otra forma de acercamiento a la ciudad: a lo que es el río, el estero.

Estas dos visiones grandes que son cosmogónicas para mi trabajo y que tiene que ver con la tierra con todo su entorno. Eso significa para mí la Casa Grande, en la cual estoy, en la que me desempeño y hago mi trabajo.

He plasmado los paisajes de Guayaquil a través de mis obras. Tengo un trabajo, una serie que se llama Urbanos que la empecé en 2000; la he visto a través de los cambios que ha tenido la ciudad.

Ejemplo de ello son los parques, un poco la atrevida flora y fauna que tenemos, donde se puede plantar un maíz y crece abruptamente en mitad de la calle. Eso es impactante y lo he plasmado.
Me ha gustado trabajar sobre los portones, el antiguo muelle.

Para plasmar imágenes en mi trabajo tomo ciertas cosas que me tocan, que me llenan. Por ejemplo en mi barrio, en Las Peñas, para mí era fundamental trabajar en la parte pequeñísima del manglar, en medio del muelle. El manglar ha tenido una significación inmensa en mi trabajo.

He pintado los robustos ceibos del centro que están desapareciendo. Los ceibos son como personas. Son trabajos escondidos, de un secreto de la ciudad que me toca personalmente. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP