El 'Tricolor' deja abatido a Barcelona

- 26 de octubre de 2017 - 00:00
Edilson, de Gremio, festeja el segundo gol del partido, tras la ejecución de un tiro libre a unos 30 metros del arco de Barcelona; el arquero amarillo Máximo Banguera le reclamó fuertemente a sus defensas y centrocampistas por no armar correctamente la barrera.
Foto: Karly Torres / El Telégrafo

Luan (2) y Edilson (1) marcaron los tantos con los que el equipo de Porto Alegre venció (3-0) al ‘Ídolo’ en compromiso desarrollado la noche de ayer en el Monumental de Guayaquil, ante 36.803 aficionados que pagaron su boleto. Este resultado deja cerca a los brasileños de la final de la Copa Conmebol Libertadores. El encuentro de vuelta se disputará el próximo 1 de noviembre, a las 18:30 en Brasil.

Barcelona quedó con poquísimas opciones de clasificar a su tercera final de la Copa Conmebol Libertadores tras caer 3-0 ante Gremio de Porto Alegre, en el estadio Monumental, que lució totalmente lleno.

Los brasileños necesitaron solo 21 minutos para marcar sus dos primeros goles y liquidar prácticamente el compromiso. El tercero llegó en la primera parte de la segunda fase cuando eran los locales quienes mejor jugaban.

Esta fue la segunda derrota en condición de local de los ‘toreros’ en la presente edición de la Copa Libertadores. La primera fue también un 3-0 ante Estudiantes de La Plata de Argentina, por la fase de grupos; en aquella ocasión los ‘toreros’ estaban prácticamente clasificados a los octavos de final.

La situación, en términos generales, es preocupante para Barcelona porque suma seis partidos seguidos sin ganar, entre Copa Libertadores y Campeonato Ecuatoriano.

Su última victoria fue el 1-0 ante Santos en Brasil (20 de septiembre) y que significó la clasificación a semifinales de la Libertadores. Uno de los principales problemas del elenco guayaquileño, en los últimos meses, ha sido la falta de gol.

El ‘Ídolo’ llegó al encuentro de anoche ante Gremio con cuatro bajas, dos por sanción (Jonatan Álvez y Gabriel Marques) y dos por lesión (Darío Aimar y Mario Pineida). Sus lugares fueron ocupados por Ariel Nahuelpán, Oswaldo Minda, Luis el ‘Kunti’ Caicedo y Béder Caicedo.

Además se dio la inclusión en el equipo titular de Washington Vera, cuando todos esperaban que fuera el volante Marcos Caicedo quien ocupase la banda izquierda.

Según el informe del club que se presentó en la pantalla gigante del estadio Monumental, se vendieron 36.803 boletos, que dejaron una taquilla de $ 941.940. Otra cantidad fue para las marcas patrocinadoras.

El compromiso de vuelta entre Barcelona y Gremio se disputará el 1 de noviembre en Porto Alegre. Para ese encuentro el delantero uruguayo Álvez ya podrá ser considerado por el cuerpo técnico luego de cumplir su partido de suspensión.

Luan madrugó

Barcelona pudo abrir el marcador en la primera jugada del partido. Béder Caicedo desbordó por el costado izquierdo y centró al corazón del área para Ariel Nahuelpán, pero el argentino remató por encima del arco.

Tras esa jugada fueron los brasileños quienes tomaron el control del partido, cerrando los espacios a los ‘toreros’ y presionando su salida, especialmente en la zona de volantes donde se sintió la ausencia de Marques.

El planteamiento práctico del técnico Renato Gaúcho tuvo su recompensa a los 7’ cuando Luan remató por encima de Máximo Banguera tras un error de la zaga que no pudo despejar el balón.

El tanto (1-0) obligó a los ‘canarios’ a salir de su cancha y adelantar aún más sus líneas. Por varios minutos el equipo ecuatoriano metió a Gremio en su área, pero no logró llegar con peligro al arco rival.

El sistema de Guillermo Almada, en el primer tiempo, fue predecible. Profundizó su juego ofensivo por ambas bandas, especialmente por derecha por donde intentaron hacer daño Pedro Velasco y Ely Esterilla.

El estratega de Gremio dispuso hasta cuatro hombres para tapar ambas bandas y así evitar que los ‘toreros’ desarrollasen su fútbol ofensivo.

A los 21’ llegó el segundo tanto visitante tras la ejecución de un tiro libre. Edilson, desde unos 30 metros, remató directo al arco al percatarse de que la barrera estaba mal armada. Ante el tiro, Banguera no pudo reaccionar y el balón se fue al fondo del arco. Tras el tanto, el guardameta le reclamó fuerte a sus jugadores al no pararse bien en la barrera.

Con el 2-0 a su favor, Gremio decidió retroceder varios metros y formar dos líneas bien pegadas para cortar el juego de Barcelona.

Los de Almada se apoderaron del balón pero más por decisión del rival que por méritos propios. Damián Díaz y Matías Oyola intentaron organizar el juego pero tuvieron la marca de los volantes brasileños. Oswaldo Minda fue el mejor de los ‘toreros’, evitó que -luego de los dos goles- los visitantes recuperaran el balón y cortó sus intentos de atacar.

Sobre el final del primer tiempo, la zaga de Gremio cedió dos tiros libres seguidos que los amarillos no supieron aprovechar. Esta fase terminó 2-0 a favor de los de Porto Alegre.

Dos variantes de entrada

Almada dispuso para el segundo tiempo el ingreso de Marcos Caicedo y José Ayoví y dejó en la banca a Washington Vera y Ely Esterilla.

La intención del técnico uruguayo fue darle mayor potencia y velocidad al juego ofensivo, especialmente por las bandas. 

Tal como sucedió en el primer tiempo, Barcelona pudo marcar en la jugada inicial. Caicedo -recién ingresado- desbordó por la banda izquierda y metió un centro que llegó a los pies de Díaz, que estaba de espaldas al arco. El ‘Kitu’ intentó definir con el taco, pero el balón llegó fácil a las manos del arquero de Gremio, Marcelo Grohe.

No pasaron ni cinco minutos cuando llegó la segunda jugada ofensiva para Barcelona. Ayoví ganó la raya por el costado derecho y envió el balón al centro del área, Nahuelpán remató y Grohe salvó lo que parecía el descuento.

En la siguiente jugada llegó el tercer tanto de Gremio a través de Luan, quién recibió un centro a ras de piso y con un potente remate venció al golero Banguera; ese fue el segundo tanto en la cuenta personal del brasileño en el Monumental.

Luego del gol, el juego de Barcelona se volvió confuso y fue Gremio el que inclinó la cancha a su favor.

Al ver la falta de reacción de su equipo, Almada envió a la cancha a Erick Castillo en lugar de Nahuelpán. Los hinchas no perdonaron los dos tantos que se perdió el atacante argentino y lo despidieron con una rechifla en todo el estadio.

Sobre el final y visiblemente cansados, los amarillos bajaron los brazos y solo esperaron que termine el partido sin más goles. (I

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: