Macará tropieza en casa ante la Católica y complica sus opciones de final

- 28 de noviembre de 2018 - 14:28
Wilmer Godoy (i), de Universidad Católica, y José Luis Cazares, de Macará, disputan la posesión de la pelota.
Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

Con tantos de John Jairo Cifuente, que llegó a 36 en la temporada, y de Richard Calderón, el conjunto “camarata” doblegó 2-1 a los ambateños, como visitante, y lo frenó en su lucha por ser finalista del campeonato ecuatoriano.

La obligación y la ansiedad de ganar para seguir en pelea por ser finalista del campeonato ecuatoriano, condicionaron el accionar de Macará, que cayó 2-1 este miércoles 28 de noviembre en el estadio Bellavista de Ambato (centro) ante Universidad Católica de Quito, por la jornada 19 del torneo.

Los “celestes” se quedaron con 32 puntos en la tabla de posiciones, a 4 del líder, Emelec (36), que debía jugar con Independiente del Valle en el estadio George Capwell y que con un triunfo, a dos jornadas pendientes, se haría inalcanzable para los ambateños.

Como casi todo el año en los partidos de local a los dirigidos por Paúl Vélez les costó plantarse con orden y progresión ofensiva. Actuando en el Bellavista sumó 21 partidos, de los cuales ganó 8, empató 7 y perdió 6 en 2018.

La superioridad mostrada por los capitalinos se reflejó en el marcador -al minuto 53- cuando John Jairo Cifuente abrió la cuenta de penal.

El atacante esmeraldeño, de 26 años, igualó a Ángel Liciardi, con 36 goles en una temporada, como la segunda marca histórica de goleadores de torneo nacional y se quedó a siete tantos del máximo artillero Jaime Iván Kaviedes, quien comanda la tabla con 43 dianas.

Herido en su orgullo, los de Vélez coparon los espacios con el juego desequilibrante de Ronald Champang y Pablo Burzio, quienes trataron de habilitar al goleador del equipo, con 14 conquistas, Juan Manuel Tévez. Con estas incursiones llegaron al empate.

También desde los 12 pasos, el mediocampista Ronald de Jesús igualó el tanteador en el minuto 76. Nada pudo hacer el golero Hernán Galíndez para detener el remate. El carchense, de 32 años, llegó a 8 anotaciones en el año.

Los siguientes instantes del compromiso, jugado ante poco público, fueron de un ir venir de los arcos. Los locales siguieron con la misma idea que les resultó en la paridad, mientras que los adiestrados por el colombiano Santiago Escobar inquietaban al meta “albiceleste” Javier Burrai.

Pero la desesperación cundió en los integrantes del “Ídolo de Ambato”, dedicados más a tratar de resolver de forma individual que en conjunto y ahí perdieron ante la marca ordenada de los visitantes, liderados en la zaga por Guillermo de los Santos.

Sin perder las esperanzas de clasificar a un torneo internacional para la próxima temporada, Católica buscó el tanto del desequilibrio, que cayó en el minuto 90 por intermedio del volante Richard Calderón, quien con un disparo desde fuera del área, una de sus cualidades, venció la resistencia del guardameta “gaucho” Javier Burrai.

Tras un gran inicio de la segunda etapa, los “celestes” poco a poco perdieron posiciones en la tabla, de la que fueron líderes por varias semanas, pero que luego de un incidente por un supuesto soborno empezaron a descender y vieron cómo se iban esfumando las aspiraciones de jugar la final ante Liga de Quito y clasificar a la Copa Libertadores de 2019. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: