Luis Ch. renunció a la FEF luego de 18 años

- 07 de marzo de 2016 - 14:43
Foto: Agencia Andes

La salida obedece a una petición de sus abogados. Hoy se definiría el futuro directorio oficial de la entidad.

Luis Ch. renunció ayer a la presidencia de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF). Juan Carlos Machuca, uno de sus abogados, explicó que hoy, durante la reunión del directorio de la FEF, se leerá el documento. El dirigente deja el cargo tras casi 18 años. Al parecer, no soportó más la presión que directivos de varios clubes y medios de comunicación ejercieron para que dimitiera. La renuncia, según Machuca, se dio por recomendación de sus defensores jurídicos, quienes consideraron que su permanencia en el puesto era una carga dentro del proceso judicial que se le sigue bajo la presunción de lavado de activos, y que es una extensión del FIFA Gate, escándalo destapado en mayo pasado por la justicia norteamericana, contra las principales autoridades de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA).  

Machuca dijo que el morbo mediático aumentó la presión sobre el caso y perjudicó a su cliente. “Será la historia quien juzgue si su paso por la matriz del balompié nacional fue positivo o no; procesalmente, era mejor que no continúe”, opinó.

La dimisión de Luis Ch. le evitó a la Asociación de Fútbol No Amateur de Pichincha (AFNA) buscar otra figura legal para la salida del directivo; si no renunciaba, esta entidad habría solicitado su destitución.

Marcelo Dueñas, síndico de la AFNA, confirmó que la mayoría de sus clubes filiales resolvió el viernes pasado solicitar la dimisión de Luis Ch. “Demasiado favor era aceptarle la renuncia, después de todo lo que ha pasado, de todo lo sucedido con la imagen del fútbol ecuatoriano”.

AFNA es la asociación con más entes en primera, 5 en la serie A: Liga de Quito, El Nacional, Universidad Católica, Independiente del Valle y Aucas. Y 3 en la serie B:

Deportivo Quito, Espoli y Clan Juvenil. El pasado viernes, a excepción del cuadro ‘chulla’, todos aceptaron pedir la salida de Luis Ch.

Los directivos del Quito no asistieron porque negociaban el levantamiento parcial de la sanción de la que es objeto el conjunto, que le habría impedido jugar la primera fecha del torneo de la B. Otros que apoyaban la renuncia eran los directivos Galo Cárdenas (Deportivo Cuenca), Jaime Estrada (Manta FC) y Mario Canessa (River Ecuador).

Tras cumplirse los 90 días de licencia que se le otorgó en la FEF, hasta que concluya la instrucción fiscal para comprobar si participó en actividades ilícitas, estos dirigentes creían pertinente oficializar un cambio de mando y no evaluar la extensión de la licencia, en vista de que el Ministerio Público pidió una ampliación de 30 días para continuar con las averiguaciones.  

Lo que corresponde ahora es definir en manos de quién quedará la Ecuafútbol; se podría oficializar la sucesión, para lo cual se tendría que principalizar un vocal, o se convocaría a un congreso extraordinario para cambiar de directorio.

El viernes pasado, Carlos Villacís y Álex de la Torre, titular y vicepresidente encargados, además de posibles candidatos a la presidencia, acudieron donde Luis Ch., que cumple arresto domiciliario. Al ser consultados por EL TELÉGRAFO sobre los motivos de la visita, De la Torre se negó a dar información porque era una cuestión personal. En varios medios trascendió que Luis Ch. expuso airados reclamos a los aludidos. Al respecto, Machuca mencionó: “... Él (Luis Ch.) debió haber considerado a muchos amigos como amigos cercanos y en este momento se dará cuenta de cuáles son sus amigos, pero eso es algo normal del ser humano, de la idiosincrasia de nuestra gente”. (I)

El expresidente espera dictamen de la Fiscalía

Sin vinculación alguna con la Federación Ecuatoriana de Fútbol y al menos otro mes más de arresto domiciliario, a Luis Ch. solo le queda esperar el dictamen de la fiscal Diana Salazar en torno al Caso Ecuafútbol, el cual se estima que será pronunciado en las primeras semanas del mes de abril. Es precisamente la ampliación de 30 días más en la instrucción fiscal el factor que creó una atmósfera de presión sobre la renuncia del ahora expresidente, pues su situación no era indefinida y los dirigentes del balompié nacional reclamaban por el vació de poder existente en la FEF.

La Fiscalía continúa recabando pruebas y otros elementos de convicción en la investigación que partió de un informe de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) en el que se revelan ingresos y triangulaciones de dineros pertenecientes a la Ecuafútbol, que según la fiscal Salazar serían las bases para la comisión de delitos de lavado de activos. Además del reporte de la UAF, la Unidad Antilavado de la Fiscalía cuenta con la versión del  uruguayo Eugenio Figueredo (expresidente de la Conmebol), las versiones de otros funcionarios de la FEF, la información recopilada del encuentro de fiscales sudamericanos, el testimonio del jugador Antonio Valencia y los documentos contables y financieros decomisados de la entidad y los domicilios de dos administrativos.

El fiscal general Galo Chiriboga ha dejado en claro en más de una ocasión que todo lo actuado por la institución judicial ha sumado a los argumentos con los que se espera sustentar el dictamen. Mientras que los defensores de Luis Ch. y los otros cuatro implicados sostienen  que no hay pruebas ni delito para inculparlos.