Los sabores de Rusia

- 13 de julio de 2018 - 14:46

Como el Mundial 2018 se va volviendo un recuerdo, el ayuno futbolero motiva a recordar algo de la gastronomía rusa, tan chocante para los paladares latinos que terminaron sucumbiendo, en su mayoría, ante la globalidad de la comida rápida como la última opción antes de pasar hambre. Pese a eso, vale la pena recordar algo de lo más destacado que la mesa del país sede nos puede ofrecer.

Rusia tiene sabores tradicionales básicamente fuertes y diferentes. Creo que el plato que mejor refleja esta personalidad es el borsch. De repente, decir que es una sopa de remolacha sirva para alejar a la mayoría, pero en realidad sabe mejor de lo que suena. Servida caliente (pues también se toma fría) con pedazos de zanahoria y carne, acompañada con pan frito, resulta del todo agradable.

El Strogonoff es, de repente, el plato ruso más reconocido en el mundo. Es la preparación de carne en salsa de champiñones que, con variantes, también se consume en Ecuador. Salvo que en Rusia no se acompaña con arroz, pues se prefieren las papas fritas. Se acostumbra consumirla con crema agria, lo que le brinda un sabor peculiar.

Los amigos del arroz no la pasarán tan mal en Rusia, pues se puede conseguir. Sin embargo, la guarnición favorita de los locales es la kasha, una mezcla de cereales que incluyen al mismo arroz y adiciona cebada, mijo y otros. Básicamente es un acompañamiento que se sirve en los establecimientos muy locales.

Me permito sugerir que el mejor plato de Rusia es el pelmeni. Tradicional en todos los países que formaron la Unión Soviética, es una suerte de masa tipo raviol rellena con carne, papas o vegetales. Llegué a probar uno que tenía carne de alce, pero los usuales son los más sencillos. Se venden en las calles, en máquinas tipo freidoras, que cocinan al vapor la respectiva porción. Es una especialidad que se puede conseguir a cualquier precio y en cualquier lugar.

Hay buenos vinos en Rusia, especialmente provenientes de la zona de Crimea. Sin embargo, aparte del vodka y la cerveza de distinta graduación, destaca el kvass, una bebida típica cuyo consumo se acentúa en el verano. Es, para reducirlo a términos sencillos, una chicha de cebada, de agradable sabor y muy útil para la sed. 

En fin, una experiencia que vale la pena probar por nueva y distinta, aunque el recelo puede terminar ganando.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: