Aguinaga le ganó el duelo a su ex compañero de la “Tri”

03 de abril de 2011 - 00:00

Los cerca de 8.000 hinchas que se apostaron en los graderíos del estadio Rumiñahui de Sangolquí no solo fueron a observar a Barcelona, sino a un referente del fútbol local, Álex Aguinaga, quien   se estrenó  ayer en  el banquillo del “Ídolo” con un triunfo 3-2 sobre Independiente.

Pero antes del arranque los saludos respectivos no faltaron. De besito en la mejilla con el Turco Asad y un abrazo infaltable con su amigo de la “Tri” Wellington Sánchez,  fueron momentos que estuvieron para la postal en el reducto del José Terán. 

Ya en la cancha, ni un minuto duró la resistencia de Barcelona y Narciso Mina marcó el primer tanto del partido a los 18 segundos. El delantero recibió un pase largo de Daniel Samaniego y después de aguantar la marca de un zaguero, definió al palo izquierdo de Máximo Banguera.

Los pocos hinchas locales festejaban con algarabía el tanto y de inmediato regresaban a ver al banco del debutante Aguinaga. El “Güero”, que vistió un impecable terno color beige, no se inmutó en el área técnica y después de unos segundos animó a sus dirigidos.

Independiente lucía mejor ordenado en la cancha que su rival y con contragolpes intentaba llegar al arco de Banguera.

Con el gol a su favor, los locales se resguardaron en su campo y  le cedieron  la iniciativa a su rival. Aguinaga pedía orden y tranquilidad, mientras seguía el partido desde el borde de la cancha, como queriendo entrar a jugar.

Barcelona buscaba más por el sector derecho, con Miguel Ibarra y Bryan De la Torre, quien fue bajado  por Érick De Jesús en el área y el central Roddy Zambrano decretó penal.

El argentino Rodrigo Marangoni se encargó de cobrar el tiro y marcó a los 12’ su segundo  tanto en el torneo desde los doce pasos, antes le anotó al  Imbabura por la misma vía.

El DT debutante no festejó el tanto y más bien se dedicó a darle instrucciones a Ibarra.  Tras el empate, Barcelona se adueñó del balón y apareció la mejor versión de “Maranga”, que se movía por todo el frente de ataque, para acompañar a Hólger Matamoros y Armando Wila.

En una de sus arremetidas Barcelona consiguió un tiro libre cerca del área. Marangoni, Luis Caicedo y Matamoros se pusieron como candidatos, pero fue la “Chicharra” quien disparó al poste que cubría Librado Azcona y a los 22 minutos ponía el momentáneo 2-1.

El ex Deportivo Cuenca corrió hasta Aguinaga para dedicarle el gol, y él lo recibió con un abrazo.

El equipo del Valle se vio obligado a salir más al campo rival y de esa forma generaron dos acciones seguidas que salvó Banguera. Primero un remate de media distancia de Domingo Martínez y luego un cabezazo de Richard Estigarribia.

Después apareció Cristian Cruz, uno de los tres juveniles que alineó el “Güero”, lanzó un pase largo para Matamoros y cuando se preparaba para rematar fue derribado por Koob Hurtado, que ya tenía amarilla y fue expulsado por el juez central.

Ya en el final del primer tiempo, De la Torre estuvo cerca de aumentar la cuenta, con un disparo desde el borde del área, que pasó rosando el palo derecho de Azcona.

 En el segundo tiempo Aguinaga decidió preservar la for3-4-2011-deportes-gano-duelo-companiero-trión inicial e Independiente por  poco marca el empate, con un tiro de Daniel Samaniego que el golero “torero” sacó con una mano.

 El trámite del partido se hizo más lento, pero Barcelona controlaba sin esforzarse mucho, ante la poca presión que ejercía el equipo de Asad.

 A pesar de que no gozaba de muchas ocasiones de peligro, Wellington Sánchez fabricó un penal a favor de Independiente, cuando cayó ante la marca de Iván Hurtado.

El encargado de cobrarlo fue Daniel Samaniego, que pateó al centro del arco de Banguera para conseguir el empate a los 68’.

Aguinaga no se movió nunca del área técnica, ni cuando el sol apareció y le pegaba directo en el rostro.

El recién ingresado Iván Borghello metió un pase en profundidad para De la Torre, que  sacó un tiro cruzado y marcó el tercero de los “toreros” (84’). Aguinaga pedía calma constantemente y de reojo miraba el reloj en su muñeca.  El final llegó y en su estreno como DT el “Güero” consiguió un triunfo que refresca a Barcelona que subió dos puestos, es séptimo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: