La escuadra rusa sueña con repetir la hazaña de Lev Yashin y llegar a “semis”

- 07 de julio de 2018 - 00:00
El seleccionador ruso, Stanislav Cherchesov, con balón en mano, explica la estrategia a sus jugadores; lo acompaña parte de su cuerpo técnico.

La selección anfitriona se enfrentará a su similar de Croacia, en partido de los cuartos de final del Mundial 2018. Su técnico presentará un esquema altamente defensivo, tal como lo hizo en el duelo de octavos frente a España.

Rusia se lo cree. Poco importa que el fútbol que practicó contra España fuera antiguo. Ya no se conforma con los cuartos de final. Solo una vez alcanzó las semifinales. Fue en Inglaterra 1966 con Lev Yashin bajo los tres palos.

Hasta este Mundial la selección rusa nunca se había clasificado para los octavos de final, pero la URSS fue cuartofinalista en tres ocasiones y semifinalista de la Copa del Mundo que se disputó en  Inglaterra, en 1966.

Lev Yashin, más conocido como la “Araña Negra”, que había sido culpada del mal rendimiento de los soviéticos en el Mundial de Chile (1962), hizo un gran torneo y estuvo a punto de llevar a su equipo a la gloria.

Stanislav Cherchesov, DT de Rusia, señaló que su equipo demostró ante Rusia tres características: valentía, rapidez y solidez.

Al anfitrión no se le exige grandeza ni finura en el juego. Solo entrega y corazón. La justicia del juego es secundaria. Cherchesov jugó casi todo el partido con cuatro centrales, una muralla que fue inexpugnable para los españoles.

Lo había dicho el preparador físico de Rusia, el español Paulino Granero: “Los rusos son superdisciplinados”.

Los jugadores cumplieron a rajatabla las indicaciones de su DT, que pasó de villano a héroe nacional. Sin duda, Cherchesov fue el gran triunfador. Dejó en el banquillo a Cheryshev, el mejor jugador ruso de la primera fase y la estrella del equipo, Golovin, se pasó todo el partido corriendo detrás de la pelota. Decisiones arriesgadas.

Los rusos apenas crearon un par de ocasiones de gol en todo el partido. Incluso el tanto fue marcado de penalti tras una incomprensible mano de Piqué a la salida de un córner.

El mérito fue frustrar a los españoles, que cayeron ingenuamente en la red montada por Cherchesov. Tanto minimizaron los riesgos los españoles, que los rusos ni siquiera tuvieron que recurrir al heroísmo. “¡Ni un paso atrás!”, fue el lema de los rusos, como lo fue de los soldados del Ejército Rojo en la batalla de Stalingrado.

Y es así como los dirigidos por Cherchesov enfrentarán hoy a Croacia, en partido por los cuartos de final de la Copa del Mundo. Su rival es uno de los equipos que más fútbol demostró en el certamen y que gracias a su juego se convirtió en uno de los favoritos.

Modric, el líder croata
El lateral Sime Vrsaljko afirmó que la selección de Croacia tiene una generación talentosa con ambición que puede llegar muy lejos en el Mundial de Rusia a partir de la condición de Luka Modric, un jugador al que definió como líder y referente.

“Modric es nuestro capitán y nuestro líder”, expresó el jugador de 26 años que milita en el Atlético Madrid, en una conferencia de prensa en Sochi, la ciudad en la que hoy se enfrentarán Rusia y Croacia por un cupo a las semifinales.

“Es un gran futbolista y también una gran persona. Su talento habla por él”, dijo Vrsaljko, quien se declaró orgulloso de jugar en una selección que compite con el buen recuerdo que dejó el equipo en el Mundial de 1998.

El defensor dijo tener apenas recuerdos de niño de aquel bloque que llegó hasta las semifinales, fase en la que cayó ante los anfitriones por 2-1. “Apenas tengo recuerdos, pero me han contado muchas historias sobre aquello y sé el ambiente que se vivió en el país”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: