Harb se cansa de Insúa y lo echa

26 de marzo de 2011 - 00:00

Enérgico y molesto, el presidente de Barcelona, Alfonso Harb, tildó ayer al  técnico Rubén Darío Insúa de mentiroso e irrespetuoso ante la autoridad del club que preside. Asimismo, el directivo ratificó la salida del cuerpo técnico encabezado por el profesional argentino.

El reemplazante de Insúa será el ex jugador Álex Darío Aguinaga, quien arribará al país el lunes para hacerse cargo del equipo “canario”.

“La idea es trabajar mucho; que lo que se hizo como futbolista transmitirlo a los jugadores. Es una gran responsabilidad, porque Barcelona es una institución que se merece todo el respeto, sobre todo por su hinchada, la más grande del país”, expresó desde México el “Güero”.

El “Pocho” indicó que quiso respetar el proceso del profesor Insúa, pero  fueron sus declaraciones las que lo catapultaron a tomar la decisión de relevar al estratega, que se suma, una vez más, a la extensa lista de técnicos (42) que han pasado por el club torero en los últimos 12 años.

“El principio de autoridad se lo debe respetar en todos los ámbitos. Los empleados del club no tienen autonomía sobre el directorio, la  tienen para su trabajo en las respectivas áreas, pero bajo la supervisión y dirección de la cabeza del club”, dijo Harb.

Durante los 40 minutos que duró la rueda de prensa, castigó con sus palabras  a Insúa y desnudó las supuestas “mentiras” dichas por el DT la tarde del jueves, antes de la práctica del cuadro canario.

“El profesor Insúa se equivocó con comentarios desafiantes, al decir ‘a mí   nadie me llama la atención, salvo mi madre que ya murió y mi papá que está en Buenos Aires’. Esto no lo voy a permitir”, dijo.

El directivo amarillo hizo un repaso de las diferentes reuniones “pacíficas” que tuvo con el “Poeta”, al término de los partidos ante Emelec, D. Quito y  Olmedo, en donde le sugirió que cambie el sistema.  Pero, Harb, asegura que el estratega hizo caso omiso.

El “Pocho” aseguró que no iban a seguir perdiendo el tiempo por decisiones unilaterales de un técnico y mucho menos  soportar más humillaciones deportivas.

Otro de los aspectos por los que el Pocho renunció a Insúa, fue que  el argentino había declarado sobre los problemas internos del club, al decir que no podían realizar microconcentraciones porque no “había para la comida”.

“Insúa comenzó a hablar de problemas institucionales; si bien es cierto que son públicos, ningún empleado del club puede hablarlo  a fondo”.

Refutó que esos intereses solo le competen al club y a ser resueltos por los socios e hinchas. Además, criticó que se haya puesto en duda el proyecto de un trabajo serio.

Otra de las “mentiras reveladas”, la mostró en un papel con los nombres de los jugadores que había solicitado Insúa, desmintiendo que los directivos le habían puesto a futbolistas.

“Él mismo armó el equipo, ahora está buscando una serie de excusas para justificar su mala campaña... A regañadientes se quedó (Matías) Oyola, pidió a (Rorys) Aragón, Lucho Caicedo, Daniel Mina, ¿dónde están ellos?”, preguntó a los más de 25 periodistas que acudieron a su oficina, ubicada en la ciudadela Los Ceibos.

También confesó que no entrenaban a doble turno porque  “Insúa  dormía hasta el mediodía” y que además, sigue viviendo del pasado, porque pidió  el regreso de Fricson George, Edwin Tenorio y Ángel Escobar.

El preparador de arqueros, Rolando Guerrero, quedó como DT encargado.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: