Francia fijará su ofensiva en el juego a balón parado

06 de julio de 2018 - 00:00

Si alguien conoce bien el juego de Uruguay es Antoine Griezmann que convive en Atlético de Madrid con José María Giménez y Diego Godín, su amigo del alma en la capital española. El francés, en rueda de prensa, identificó algunas falencias de los charrúas.

Las únicas grietas que se han identificado en el juego de defensa del equipo de Óscar W. Tabárez están en el juego a balón parado, pero también en cierta lentitud de sus defensores, lo que, bien interpretado, piensan en Francia, puede dar oportunidades a sus veloces atacantes, en particular a Kylian Mbappé, en plena confianza tras el gran partido contra Argentina.

Griezmann auguró un partido cerrado y un fútbol agobiante y aburrido para los hinchas.

Pero si atacar a la defensa uruguaya es una obsesión para el cuerpo técnico francés, también lo es cuidar su propia zaga, ante la amenaza de los delanteros uruguayos: Luis Suárez y Cristian Stuani, quien reemplazaría al aún lesionado Edinson Cavani.

La duda de Cavani, que sufre problemas físicos y cuya presencia hoy en el césped del estadio de Nizhny no está asegurada, no rebaja el nivel de alerta, porque como ya advirtió Griezmann, su sustituto -con toda seguridad- será “otro atacante pegajoso que va a defender muchísimo”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: