En el equipo albo hay jugadores lesionados

01 de mayo de 2011 - 00:00

Un ajustado calendario, que ha incluido 20 partidos en 3 meses, entre torneo local y Copa Libertadores,  extenuantes viajes  (3 hasta Argentina y 1  a Uruguay) y la edad  de varios jugadores que superan las 3 décadas, son las causas para las frecuentes contracturas que soporta Liga de Quito, pero todos esos inconvenientes  quedarán de lado hoy en el duelo por la punta que sostendrán con Emelec en el estadio Capwell, a las 15:30, según indicaron los “albos”.

“Ha sido muy dura la competencia que hemos soportado, pero por Liga lo hacemos encantados”, refirió el delantero Hernán Barcos, quien es uno de los siete titulares que resultaron lesionados en el proceso de jugar dos torneos en simultáneo.  

La situación empeoró y se fue hasta la rotura fibrilar en el caso de  Miler Bolaños, Norberto Araujo y Paúl Ambrosi. Los dos primeros ya retornaron a la competencia, en tanto que el último todavía mira desde un costado de la cancha en Pomasqui el trabajo que desarrollaron sus compañeros.

“En la rotura fibrilar no se vuelven a unir los músculos. Lo que se forma es un puente fibroso que, a manera de depresión, genera problemas en un inicio cuando se vuelve a la actividad; por eso, a veces, se repiten con más frecuencia”, señala el galeno “albo” Juan Barriga.

La contractura es tratada con masajes, magnetoterapia y ultrasonidos, todos efectuados por el fisioterapista y solo representan 15 días de ausencia de las canchas.
Para el preparador físico, Alejandro Mur, este inconveniente que viven los “azucenas” no es por problemas  en el campo que él maneja.

“Tengo bastante experiencia  y el mes que hicimos de pretemporada fue el necesario. Lo que ocurre es que los largos viajes y el sobreesfuerzo degeneran en las contracturas, sobre todo porque nuestro plantel no es de jóvenes. El promedio que aquí se maneja es de alrededor de 28 años”, afirmó Mur.

El objetivo de los “merengues” hoy es ganar y retornar a la cima. La única ausencia que sufrirán  será la del volante Ezequiel González, que sigue con las molestias por una contractura en su pierna derecha.   “Un buen resultado nos permitirá afirmarnos en el torneo local y mejorar nuestro ánimo para encarar el cotejo de vuelta de la Libertadores, que será muy complicado”, sostuvo el capitán Néicer Reasco.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: