El ‘Pirata’ amenaza la marca de Moreno

- 12 de marzo de 2018 - 00:00
El exfutbolista José Vicente Moreno en la casa de sus padres, en el sector de La Tola, donde creció y se formó como futbolista desde niño.
Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

José Moreno es el goleador histórico de Liga de Quito con 87 tantos; su marca está intacta desde 1987. El argentino ya lleva 81 con esa camiseta.

José Vicente Moreno se retiró del fútbol a los 29 años, desencantado por los directivos de la época de El Nacional. También se desilusionó del deporte y dejó de practicarlo, verlo o estar enterado de él por tres años.

Hoy se arrepiente de aquel episodio, pues a esa edad aún tenía mucho más que dar. A pesar de que su carrera fue relativamente corta —debutó a los 20 años y se retiró 10 años después— dejó huella en Liga de Quito.

Pepe Moreno, como era comúnmente conocido, es el goleador histórico de los ‘albos’ con 87 dianas. Logró esa cantidad en solo seis años (1981-1987) y además jugando únicamente en torneos locales.

21 años después, su marca personal se ve amenazada, pues el argentino Hernán Barcos que lleva ya 81 anotaciones. Evidentemente, y es algo que Moreno recalca, él jugó muchos menos partidos que el ‘Pirata’ y menos torneos.

Barcos, en campeonato nacional lleva 62 goles, pero también se suman los que ha hecho en Copa Libertadores  (3), Copa Sudamericana (13), Recopa Sudamericana (2) y Suruga Bank (1).

“Realmente no lo tenía muy en cuenta (el ser el máximo artillero), pero mi familia y mi entorno son los que se han encargado de recordármelo. Siento satisfacción y orgullo, por ser ecuatoriano y estar ahí. Barcos tiene la posibilidad de destronarme; lo veo como un jugador muy entregado, que siente la camiseta, como nosotros lo hacíamos en nuestra época”, dijo el futbolista en diálogo con EL TELÉGRAFO.

Los registros goleadores del capitán ‘albo’ hacen prever que con seguridad superará a su antecesor en esta temporada. El año pasado anotó 24 goles, pero siempre que estuvo con la camiseta blanca superó la barrera de las 20 anotaciones.

Aquello no le quita el sueño a Moreno. Bastante a durado su marca y eso lo contenta, pues tuvieron que pasar 20 años para que lo superen. Cuando él ya había marcado esos 87 goles con Liga, Barcos apenas tenía tres años.

Con claridad recuerda el primero de esos 87. En 1981, Liga de Quito recibió a Barcelona en el Estadio Olímpico Atahualpa, donde los ‘albos’ ejercían de local. El único gol del partido fue gracias a su pierna derecha, la menos hábil, pues era zurdo.

“Llegó un centro de Mauricio King o Eduardo Vaca. Yo entraba por la banda izquierda, el balón me llegó a media altura y le pegué con la derecha. Fue muy hermoso”, relató el exdelantero.

Su segundo gol también fue a Barcelona, que desencadenó en la primera expulsión de su carrera. Tras su tanto y antes que los ‘toreros’ saquen del centro del campo, Galo Vásquez lo golpeó y ambos cayeron al piso. El árbitro les mostró la tarjeta roja a ambos futbolistas.

Se pensaría que todos los goles son sinónimo de felicidad, pero para el exjugador hay uno que le provocó dolor. Su padre es hincha acérrimo de Aucas y en la temporada 84, con el equipo al borde del descenso, Moreno los sentenció con un gol. Liga ganó 3-2 con su tanto y más allá de una alegría, fue doloroso. “Él me llevaba a los partidos de Aucas cuando era pequeño, Por eso fue algo triste marcar ese tanto”.

Como delantero marcó goles de todas las facturas. No guarda en su memoria alguno en particular, por bien elaborado o con algo de suerte que haya resultado. Como aquel que anotó con la espalda contra Deportivo Quevedo, cuando cayó en el área y el esférico ingresó al arco.

Tras jugar en Liga de Quito recaló en Filanbanco y luego a El Nacional. En la temporada 91 le habían ofrecido darle su carta pase; ya había arreglado con Aucas para 1992. Sin embargo, cuando fue a retirar el documento le pidierion 1 millón de sucres para entregárselo.

Fue allí cuando optó por su retiro, apresurado, pero no le gustó la forma en la que lo trataron. Después de tres años volvió a jugar pero solo a nivel amateur y barrial.

Estuvo 10 años en Barcelona, España, donde estudió para ser entrenador y retornó para ejercer. Tuvo la posibilidad de estar en Espoli, Aucas, las inferiores de Liga de Quito, Valle del Chota e Imbabura, pero actualmente no tiene trabajo.

A sus 55 años, Moreno goza del recuerdo de sus goles con Liga, pero no ve con disgusto que 20 años después su marca se quiebre. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: