La falta de definición condenó a El Nacional a un empate ante Aucas

- 08 de mayo de 2016 - 14:18
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

El cuadro ‘criollo’ tuvo el control absoluto del segundo tiempo, pero careció de contundencia para convertir en gol las múltiples ocasiones que generó.

“Tratamos de llegar con mucha gente en el área. Estamos mejorando en las situaciones de gol, pero lo más difícil es concretarlas; por eso los goleadores son los hombres más caros del mundo”, así definió el técnico Eduardo Fabaro la actuación de El Nacional en el empate 1-1 con Aucas, ayer en el Estadio Olímpico Atahualpa.

Los dueños de casa crearon incesantes ocasiones de anotar sobre la portería del guardameta auquista Sebastián Blázquez. Llegaron con varios hombres, pero ninguno fue efectivo al momento de definir. En el inicio del cotejo, los jugadores del cuadro local, se mostraron dubitativos, sobre todo en los primeros 20 minutos.

Dejaron que el rival tome la iniciativa con remates de corta y larga distancia, que no terminaron en las redes por virtud del golero Adrián Bone; y en otras ocasiones porque no remataron con precisión para alcanzar la apertura en el marcador.

Cuando El Nacional intentó salir de ese bache tuvo que realizar un cambio forzado tras la lesión en el tobillo izquierdo del volante Franklin Guerra. En su lugar ingresó Javier Quiñónez, que brindó algunas facilidades al adversario, pero que no las superior capitalizar.

Por ello el técnico encargado del elenco “oriental”, Franklin Anangonó, desde el borde de la cancha hizo constantes llamados de atención a sus pupilos a fin de conseguir que tengan más orden en el juego y establezcan mejor las marcas.

En el palco, mientras tanto, el nuevo estratega (Tabaré Silva) tomaba apuntes del funcionamiento del plantel que desde hoy entrenará de forma oficial, tras la salida del argentino Carlos Ischia.

El único jugador que sobresalió en esa confusión del  dueño de casa fue Cristhian Lara, quien previo al encuentro recibió un reconocimiento por haber completado 100 goles en su carrera futbolística, en un poco más de 500 encuentros.

Lara intentó hilvanar jugadas y convertirse en el hombre que genere fútbol para abastecer a sus compañeros, mas sus intentos se desvanecieron en la última raya por la poca efectividad de los atacantes.

Algo similar ocurrió en el rival, que intentó aprovechar la confusión y la falta de puntería incluso para entregar los pases del elenco ‘rojo’,  pero ambos terminaron con el arco en blanco al final del primer período.

Para la segunda etapa, El Nacional salió dispuesto a abrir el marcador y en la primera jugada, Lara, con un sombrerito puso la primera anotación del cotejo y la 101 en su carrera deportiva que la dedicó con emoción a su madre, quien desde las gradas aplaudió al igual que los pocos hinchas que se dieron cita en el estadio de El Batán.

Eso motivó a los dueños de casa que se volcaron con todo para aumentar la diferencia, sin embargo equivocaron los disparos finales y desaprovecharon las múltiples ocasiones de anotar que crearon.   

El rival se defendió en desorden y con apuros, pero puso a todos sus hombres y en un contragolpe lograron que el árbitro decrete un tiro penal que lo efectivizó el argentino Esteban Solari para el empate ante la alegría de sus pocos seguidores.

En los minutos finales, El Nacional volvió a repetir las llegadas sobre el arco de Blásquez, pero también sus errores para concretar al menos una oportunidad. Al final  dejó escapar 2 puntos. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: