El Nacional

12 de junio de 2011 - 00:00

Es el equipo más joven del torneo y su plantilla titular alcanza un promedio de edad de 24 años. Por eso al inicio del presente año los hinchas no tenían mayor esperanza en El Nacional (cuarto). La mayoría pensaba solo en la defensa de la categoría.

Hoy (11:30) en Latacunga los “militares” echarán mano a sus juveniles en busca del tercer lugar y la posibilidad de acceder a Copa Sudamericana. Enfrentarán al rival directo en esa opción, Deportivo Quito, que tiene 35 puntos, cuatro más que los “criollos”.

“Sabemos que todo depende de nosotros. Está en nuestras manos acercarnos a la posibilidad de estar en un certamen internacional, que es la meta que nos propusimos desde un inicio como equipo. Ante el Quito será un cotejo muy complicado, en el que   no debemos olvidar nada de lo que aprendimos”, señaló el defensa José Madrid, de 23 años, quien se formó en el club “militar” y este año se consolidó entre los titulares.

Él como todo el equipo vivió  amargos momentos, en las dos primeras fechas del certamen, cuando cosecharon igual número de derrotas. Ahí  hasta el presidente del club, Ángel Sarzosa, acudió al complejo de Tumbaco a recordarles el “peso” y la historia de la divisa “roja”.

Pese a la adversidad, Sarzosa, junto a la directiva, mantuvo un discurso  repetitivo que a ratos molestaba a los hinchas, porque las expresiones eran muy distantes de la realidad. “Apostamos a la renovación y este año lucharemos por los primeros lugares”, decía, mientras  en las cinco primeras  jornadas estaban entre la novena y décima posición. El fútbol que presentaban era  poco vistoso y tenían un terrible déficit de gol.

Eso incluso generó un enfrentamiento de puños en el camerino entre el ex capitán Fricsone Erazo y el atacante Édison Preciado, cuando enfrentaron y perdieron ante el Manta. El primero reclamaba la falta de definición del segundo. “Si no tenemos el apoyo de los delanteros para hacer goles, de nada sirve que nosotros nos esforcemos por impedir que lleguen a nuestro arco”, señaló Erazo en marzo.

Ambos recibieron sanción. Pasaron algunos días sin cruzar palabra, pero luego todos se unieron y se comprometieron con el entrenador Mario Saralegui para mejorar. Con trabajo, el cambio de a poco llegó.

La idea táctica del estratega uruguayo se captó totalmente y cada uno se mentalizó en cumplirla. Creyeron siempre en sus capacidades y en total armonía con el cuerpo técnico, silenciosamente, asombraron a sus seguidores al saltar  del octavo al cuarto lugar, que hoy lo ostentan.

“Estamos para pelear muchas cosas importantes. Tenemos condiciones y vamos a llegar muy lejos en este certamen”, refirió en abril el atacante de 22 años Juan Luis Anangonó, quien hoy es el máximo goleador del plantel con 9  conquistas.

El menor de todos es el volante diestro Renato Ibarra (20 años), quien se consagró con la selección ecuatoriana en el Sudamericano de esa categoría al lograr el cupo al Mundial de esa categoría.

A su retorno al cuadro “militar” ratificó su calidad. Por su habilidad incluso despertó el interés del balompié europeo. El Villarreal de España hizo una propuesta por la venta de Renato, pero los “criollos” la rechazaron, y están a la espera de una buena alternativa económica en agosto cuando concluya el Mundial en Colombia.

Otro joven elemento que brilla e incluso recibió llamados a la selección absoluta es el zaguero central Fricsone Erazo, que a sus 23 años anhela ser el sucesor de Iván Hurtado  y participar en su primera Copa América. “Él (Iván) siempre ha sido mi referente por la forma de salir jugando con el balón”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: