Las taquillas ya no serán incautadas

El directorio decidirá mañana el futuro ‘chulla’

- 11 de septiembre de 2014 - 00:00
El presidente de Deportivo Quito, Santiago Ribadeneira, habló de la moratoria de los exjugadores del club. Foto: Marco Salgado / El Telégrafo.

Las taquillas ya no serán incautadas

Mañana culminará el plazo que estableció la dirigencia de Deportivo Quito para que los acreedores acepten la condonación o la moratoria de un año de sus deudas, de lo contrario un juez de lo Civil podría declarar la quiebra del plantel y entraría en liquidación.

El elenco ‘chulla’ mantiene obligaciones pendientes, que llegan a una deuda total de $ 20’211.000; pero el cariño y respeto hacia el equipo por parte de exjugadores, exdirigentes y exdirectores técnicos permitiría al pentacampeón ecuatoriano encontrar un respiro a su crítico presente.

El presidente del club, Santiago Ribadeneira, anunció que los futbolistas Oswaldo Minda, Luis Fernando Saritama, Isaac Mina, Santiago Morales y el argentino Iván Borghello accedieron a la moratoria de su deuda. “El cuerpo técnico del argentino Rubén Darío Insúa también aceptó la propuesta de moratoria de sus haberes pendientes” con la institución ‘azulgrana’, afirmó.

Los exdirectivos Iván Vasco, Wilson Saldarriaga y Eugenio Romero aceptaron también la propuesta de Ribadeneira, que facilitará el trabajo de la directiva en el aspecto económico.

Pero todavía no se resuelven todos los inconvenientes extradeportivos con exfutbolistas del club. Algunos foráneos que defendieron a Deportivo Quito en años anteriores, presentaron demandas ante la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), aún no dan una respuesta favorable a la directiva, razón por la cual no se puede cantar victoria hasta el momento.

Mañana están convocados los miembros del directorio ‘chulla’ para conocer el real alcance de los acuerdos de moratoria y condonación; y con esas conclusiones se tomarán decisiones sobre el futuro del equipo, que aún mantiene la incertidumbre sobre su vida deportiva e institucional.

La semana anterior se levantó la incautación de las taquillas de los juegos de local de Deportivo Quito, en el estadioOlímpico Atahualpa, que le impedían tener un ingreso adicional, que, según Ribadeneira, fue de $ 600 mil durante el tiempo que permaneció la prohibición. Si se libera un porcentaje de la taquilla, el club recibiría una inyección de $ 69 mil, correspondiente a los ingresos del juego contra Barcelona, disputado el pasado 24 de agosto en Quito.

Ribadeneira afirmó que los montos por demandas de acreedores entre los que se encuentran exadiestradores y exfutbolistas, asciende a $ 5’500.000. El resto de deudas continúa en análisis por parte de un estudio jurídico, que constata, caso por caso, los papeles de los acreedores para determinar si los valores y la deuda son reales o no.

El titular de Deportivo Quito volvió a insistir que esta labor se complica, porque las computadoras del equipo están incautadas por la Fiscalía, como parte de una investigación contra un expresidente del club de la Plaza del Teatro.

Parte del déficit de $ 20’211.000 que tiene el plantel, según las estimaciones de la directiva encabezada por Ribadeneira, corresponde a deudas con el Servicio de Rentas Internas (SRI) por cerca de $ 200 mil.

Mientras que las obligaciones pendientes que aún mantiene con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) fueron asumidas por la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) que es garante en esta mediación entre el plantel y el organismo gubernamental.

Otro factor importante para evitar la quiebra de Deportivo Quito serán los resultados a los que llegaron los directivos de clubes de la primera A y primera B, ayer en la tarde en la capital ecuatoriana. En el encuentro cada plantel puso sobre la mesa sus inquietudes y posibles soluciones a la crisis del fútbol nacional (ver subnota).

Los planteamientos de los otros equipos podrán servir a Deportivo Quito para tomar nuevas líneas de acción a su crisis económica interna, y evitar una prematura liquidación que terminaría con 74 años de vida institucional, que hasta 1955 fue conocido como Sociedad Deportiva Argentina.

Dirigentes de 14 clubes analizaron crisis económica

Por 6 horas se extendió ayer la reunión de los dirigentes del fútbol ecuatoriano para tratar el tema de la crisis económica en un hotel del norte de Quito. En la misma se presentó la situación económica real de cada plantel, y se identificaron los problemas y similitudes de los clubes.

Representantes de 11 equipos de la Serie A y 3 de la Serie B acordaron crear espacios de trabajo conjunto para solucionar en el mediano plazo este problema económico que agobia al balompié nacional.

“Ha sido un encuentro histórico de los clubes que conformamos el fútbol ecuatoriano. Nos comprometemos a trabajar intensamente para modificar la estructura del fútbol profesional y en futuras reuniones se abordarán las propuestas de nuevos modelos de gestión organizacional y económica”, informó Jaime Espinosa, vicepresidente de Deportivo Quito en calidad de secretario.

Para reafirmar las iniciativas expuestas en la capital habrá otra cita el próximo martes, a las 10:00, en Guayaquil.

Datos

El pasado 3 de septiembre, el presidente Santiago Ribadeneira anunció que el equipo podría entrar en liquidación mañana por el déficit que supera los $ 20 millones.

La crisis de Deportivo Quito se evidenció en 2008 cuando el club alcanzó el título nacional tras 40 años. En ese momento el déficit fue de un millón de dólares. Un año más tarde la deuda se duplicó.

Todavía está pendiente el pago de la Universidad SEK a Deportivo Quito. La institución aceptó en 2010 hacerse cargo de los pasivos del plantel que hasta ese momento eran de $ 5 millones.

En los últimos 6 años, desde que en 2008 obtuvo su tercer título en la historia, Deportivo Quito ha festejado el campeonato ecuatoriano en 3 ocasiones. En total tiene 5 estrellas de campeón.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: