Trabajo y talento, los pilares de los subcampeones del mundo

- 18 de julio de 2018 - 00:00

El fútbol croata carece de un proyecto claro de divisiones formativas y su liga nacional no está entre las mejores de Europa. Varios de sus jugadores crecieron en medio de la guerra civil.

La selección croata logró el subcampeonato mundial a pesar de que su fútbol local carece de una estructura apta  para ser considerada potencia, como lo son Francia, España, Alemania o Inglaterra.

A eso se suma la falta de un proyecto claro e integral de divisiones formativas, como lo explica Juraj Vrdoljak, un exdirector de las juveniles de ese país. “En gran parte del país, la infraestructura del fútbol es espantosa y no existe una clara estrategia de desarrollo juvenil”.

La selección de Croacia no contó con un plantel joven con el que busca reinventarse como lo hizo Francia, ya que sus máximas figuras rondan los 30 años. Su promedio de edad es de 28.

Incluso, el mismo Mario Mandzukic, autor del agónico gol que le dio la clasificación a la final a los balcánicos, reconoció que el desempeño de Croacia en el Mundial de Rusia fue sorprendente.

“No sé qué decir; no es normal, esto es un milagro (...), llegamos hasta la final con un gran corazón. No somos conscientes de lo que hemos hecho. Esto solamente lo puede conseguir un gran equipo, un equipo valiente”.

Con Mandzukic coincidió su técnico, Zlatko Dalic, tras clasificar a la final del Mundial. “Si tienes en cuenta la infraestructura que tenemos, somos un milagro”.

Entonces, ¿cómo Croacia logró disputar la final del Mundial de Rusia? La BBC de Londres, en su análisis postmundial, asegura que dos aspectos permitieron a los ajedrezados ser subcampeones:  el trabajo y el talento.

El trabajo
Más de la mitad de quienes integraron la selección en el Mundial de Rusia estuvieron en la anterior Copa del Mundo. Trece jugadores llevan más de cuatro años como la base de este sólido equipo que en Brasil 2014 quedó eliminado en la fase de grupos.

Con nuevo técnico, Zlatko Dalic, el proyecto del fútbol croata fue construir un equipo más poderoso sobre la base de la misma columna vertebral. Y lo lograron.

Desde su llegada -julio de 2017- Dalic dirigió 14 juegos (entre mundialistas, por eliminatoria y amistosos), obteniendo 10 victorias, un empate y dos derrotas.

El talento
El milagro futbolístico se propició gracias a la mezcla del trabajo y talento. Este último  estuvo en los pies de Modric, Kovacic y Rakitic. Como algunos de ellos juegan en clubes gigantes de Europa-como el Barcelona o el Real Madrid-, llegaron a la final ante Francia con amplia experiencia en partidos de alto nivel. Pero la clave de este grupo de jugadores viene de mucho más atrás.

Aunque algunos de esos seleccionados fueron refugiados por la guerra de Yugoslavia, esta generación se vio privilegiada por el importante fomento al deporte que se realiza en la nación.

Croacia es un país con 120.000 futbolistas registrados, entre infantiles, juveniles y profesionales. Eso representa el 3% de su población total. El porcentaje es sorprendente porque supera el de (tal vez) el país más futbolero del mundo, Brasil, que tiene al 1% de su población registrada. Esto demuestra que el amor por el fútbol en este país es indiscutible.

Peter Skansi, una leyenda del baloncesto croata, es de la opinión que su nación es “un país de talentos” y explica así los grandes logros deportivos que obtienen a pesar de contar con apenas cuatro millones de personas y que fue devastado por una guerra hace 30 años.

Croacia quedó en el puesto 17 de 207 en los últimos JJ.OO. de Río de Janeiro.

Lograron superar adversidades
A diferencia de otros equipos que tienen un proyecto deportivo diseñado y cuentan con grandes inversiones, el fútbol croata ha tenido que superar adversidades desde su aparición internacional en 1996, hasta su clasificación a la final del Mundial.

Varios de los jugadores de la selección croata crecieron en medio de la guerra civil que siguió con el resquebrajamiento de Yugoslavia. Su capitán Modric fue un refugiado antes de iniciar una carrera con el Real Madrid, donde se ha consagrado.

Otro de los jugadores que fue desplazado durante su infancia es Mario Mandzukic, quien creció en Alemania junto a su familia. “Solo tenía seis años y esos eran momentos verdaderamente difíciles. Los recuerdo bien, pero no es algo que quieres pensar”.

Pero las adversidades también se dieron dentro del fútbol local. El expresidente del Dínamo, Zdravko Mamic, manejaba a su antojo el fútbol nacional y era un político influyente. El modelo de negocio del club siempre ha sido lograr la clasificación a la Liga de Campeones como escaparate para mostrar a promesas que inmediatamente vendió al primer interesado. Así se hizo con Modric, el volante Mateo Kovacic y el zaguero Dejan Lovren.

También en plena competencia existieron desprolijidades al interior de la selección de Croacia. Tras el debut con victoria ante Nigeria, Dalic decidió expulsar de la concentración al delantero Nikola Kalinic por negarse a ingresar de cambio en dicho encuentro. Decisión que, de haber seguido de una derrota, hubiera generado inexorablemente que se hablara de una ruptura entre cuerpo técnico y futbolistas.

Pero nada de esto logró importunar a sus jugadores antes ni durante el Mundial. “Es nuestra mentalidad”, dijo Lovren, del Liverpool. “Hemos tenido que pasar por muchísimos problemas, e incluso ahora mismo la situación no es la ideal”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: