Clubes analizan estado de forma de los futbolistas

- 03 de enero de 2019 - 00:00
En el primer paso de las pretemporadas los jugadores son sometidos a evaluaciones médicas para tener un diagnóstico y así iniciar los trabajos físicos.
Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

En época de pretemporada los preparadores planifican los ejercicios específicos para cada jugador, de acuerdo con los resultados que arrojen los diagnósticos realizados.

Tras las fiestas de Navidad y Fin de Año, además de las vacaciones al finalizar el campeonato nacional 2018, los 16 clubes que disputarán la primera edición de la Liga Profesional en Ecuador iniciaron los trabajos de pretemporada.

El primer paso son las evaluaciones, chequeos y análisis a los jugadores que actuarán en el torneo nacional de primera división, así como los cuatro elencos (Liga de Quito, Emelec, Barcelona y Delfín SC) que disputarán la Copa Libertadores y el otro cuarteto (Universidad Católica, Macará, Independiente del Valle y Mushuc Runa) que intervendrá en la Sudamericana.

Para el actual preparador físico de la selección ecuatoriana sub-20, Diego Cuvi, lo primero que se debe realizar es “diagnósticos iniciales en los que se cumple con valoraciones médicas sobre todo para ver cómo están los componentes de la sangre como son el colesterol, los triglicéridos, la glucosa y evaluaciones de esfuerzo para ver cómo se está comportando el corazón y el aparato cardiovascular”, dijo. 

Además los preparadores físicos y el cuerpo médico de los clubes desarrollan estimaciones corporales con las que consideran cómo está el porcentaje de grasa, de masa muscular, la hidratación, entre otros aspectos, para iniciar los trabajos físicos en el campo de juego. Este proceso toma unos cuatro o cinco días.

“Esto le va a dar la pauta al preparador físico, en conjunto con el cuerpo técnico y médico, para enfocar las cargas que serán aplicadas netamente en las semanas que se va a trabajar en el acondicionamiento físico y en la parte técnico táctica”, mencionó Cuvi, quien laboró algunos años con el técnico Jorge Célico en Universidad Católica y su último club fue Liga de Portoviejo de la Serie B de Ecuador.

En esto concordó el experimentado preparador físico tricolor César Benalcázar, quien añadió que “luego de ser sometido a los exámenes clínicos se realizan las valoraciones en test de campo, es decir tras lo que se hizo a nivel de laboratorio, se efectúa una especie de recomprobación en la cancha para determinar en forma específica cómo está el jugador”.

Las valoraciones médicas son la primera etapa del trabajo de pretemporada, luego viene la puesta a punto físicamente, que va de la mano con volver a tomar el ritmo competitivo, con partidos comprobatorios para medir cómo llega cada jugador para el inicio del certamen doméstico que este año y por primera vez será dirigido por la LigaPro.

El certamen nacional comprenderá 60 jornadas en la fase regular y más seis de los play offs, por lo que la pretemporada es fundamental para tener una buena campaña y evitar en lo posible las lesiones recurrentes.   

“Con un buen trabajo de pretemporada uno evita un sinnúmero de problemas musculares en los futbolistas, porque las dolencias en ellos más aparecen a nivel de traumatismos propios del contacto de este deporte”, mencionó Benalcázar, quien tiene más de 25 años de trayectoria en el deporte rey.

Asimismo Benalcázar sugirió que las pretemporadas en las escuadras nacionales debieron empezar al otro día de que disputaron su último partido del campeonato ecuatoriano, para que los deportistas “pasen un periodo de transición de tal manera que tengan una mejor forma física, al momento de reiniciar las actividades”, aseguró el preparador que el año pasado trabajó en El Nacional.      

De acuerdo con Cuvi y Benalcázar, los trabajos físicos y técnicos en las pretemporadas, para que tengan éxito, se los realiza de forma individual o máximo armando grupos homogéneos dentro de la plantilla de jugadores.

Es decir elementos que tengan similares características físicas como por ejemplo un porcentaje de grasa muy elevado, para que trabajen en ponerse casi a la par de sus compañeros. 

Ambos profesionales coincidieron en que los buenos resultados en el certamen nacional y torneos internacionales se reflejan en la importancia de realizar una buena pretemporada.

“El éxito en un campeonato es el trabajo previo, porque solo así se puede tener un desempeño eficiente de los jugadores durante todo el año”, remarcó Benalcázar.

Uno de los primeros en iniciar los chequeos médicos será América, mañana en la Secretaría del Deporte. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: