Brasil busca ante México revancha de la final 2005

- 17 de noviembre de 2019 - 00:00
El brasileño Lázaro (20) celebra el gol del empate transitorio (2-2), en la semifinal ante la selección francesa.
EFE

La “verdeamarela” quiere desquitarse de la derrota por 3-0 en la final de Perú; el “tricolor” mexicano aspira a ganar su tercer título, tras los obtenidos en 2005 y 2011.

La selección brasileña buscará hoy, jugando en casa, tomar revancha ante su similar de México de la final del Mundial sub-17 de Perú 2005, que terminó con triunfo mexicano y ahora se repite para la definición del torneo en este año.

Hace catorce años,  México apabulló a Brasil con un contundente 3-0 conseguido con tantos de Omar Esparza, Éver Guzmán y Carlos Vela, que terminó como artillero del torneo.

Para el partido que se jugará a las 22:00 locales (17:00 de Ecuador) en el estadio Bizerrao de Gama, el favoritismo es para Brasil, que está invicto con victorias en todos sus partidos y en la semifinal frenó a la aplanadora francesa con una remontada por 2-3 gracias a un gol agónico en el último minuto del recién ingresado Lázaro.

En la fase de grupos, los brasileños se impusieron por 4-1 a Canadá, 3-0 sobre Nueva Zelanda y 2-0 ante Angola, sin llegar a convencer plenamente a la afición, que por poco se decepciona  frente a Chile, al que vencieron con una ajustada remontada 3-2 , en los octavos.

Luego, los dueños de casa despacharon en los cuartos de final a Italia, por 0-2.

Kaio Jorge y Gabriel Verón, junto al emergente Lázaro, que se convierte en una opción para el técnico Guilherme Dalla Dea, los anotadores ante Francia se encontrarán ahora ante México, liderado precisamente por su portero Eduardo García, uno de los mejores del torneo y por el zaguero-goleador Alejandro Gómez.

En la primera fase, México empató 0-0 ante Paraguay, luego cayó 2-1 ante Italia y con el avasallador 8-0 sobre Islas Salomón consiguió el boleto a octavos, donde derrotó por 2-0 a Japón y luego despachó a otro asiático, Corea del Sur, por 1-0.

En el “Tri”, los atacantes Efraín Álvarez, Santiago Muñoz e Israel Luna siguen en deuda a pesar de los buenos chispazos y del talento evidente demostrado.

Álvarez, por ejemplo, saltó el jueves del banco de suplentes y con solo seis minutos en la cancha anotó con un golazo de tiro libre el empate en la semifinal ante Países Bajos, en un partido que terminó 1-1 en tiempo reglamentario y que después México venció por 4-3 en los penales.

La gran figura en la lotería desde los once metros, hasta ahora la única que se ha presentado en esta edición del Mundial sub-17, fue el portero mexicano, quien le detuvo los cobros a Mohamed Taabouni, Jayden Braff y Regeer.

En las tandas de lanzamientos desde los once metros, Álvarez casi pasó de héroe a villano al intentar un globo, que fue fácilmente contenido por el portero neerlandés y pudo significar la derrota mexicana. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: