El "Bolillo" alteró la tranquilidad de la Ecuafútbol

- 01 de agosto de 2018 - 12:45
El estratega fue presentado en el edificio de la FEF en Guayaquil.
Foto: César Muñoz / EL TELÉGRAFO

Hernán Darío Gómez llegó a las 10:45 de ayer al edificio de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) en Guayaquil con su cuerpo técnico. No dio tiempo a los periodistas y se instaló de inmediato en la oficina de Carlos Villacís.

Mientras tanto, abajo en el auditorio principal, unas 200 personas, entre dirigentes, exjugadores, periodistas y un seguidor, esperaban al nuevo director técnico de la “Tri”.

A las 11:30 y tras esquivar a varios reporteros gráficos, el “Bolillo” Gómez ingresó a la sala junto con Villacís y otros miembros del Directorio.

El primero en hablar en el programa de presentación fue Villacís. El presidente de la FEF decidió pararse para ser captado por las cámaras y reveló que por primera vez preparó un discurso, ya que “la ocasión así lo ameritaba”.

El dirigente nuevamente, y como ha sido su costumbre en las ruedas de prensa de la selección, apeló a la unión de todos. Durante su discurso, el “Bolillo” -vestido con traje negro y corbata azul- lo miró con atención y tras cuatro minutos decidió abrir una botella de un hidratante y tomó un sorbo.

Once minutos duró todo el discurso de Villacís. Con el objetivo de justificar la llegada de Gómez recordó que están contra el tiempo y que “deben trabajar para ayer”.

Acto seguido, el “Bolillo” tomó el micrófono y tras ver su reloj, saludó con su fuerte acento paisa a los cerca de 200 asistentes. “Buenos días (...) un saludo muy especial a todos los amigos, y si por ahí no hemos sido amigos, a los buenos compañeros”.

 Así, Gómez, buscó romper el hielo e iniciar su discurso. Repitió los conceptos que dio Villacís: “Unidos somos más fuertes”. Y pidió que le den la oportunidad para lograr la clasificación a Catar 2022.

“Las cosas se logran cuando hay amor, unión y sentido de pertenencia. Cuando nos juntamos buenas personas y nos admiramos y respetamos. En Ecuador hay cualquier cantidad de jugadores, hay que hacerlos buenas personas para que sean mejores jugadores”.

La intervención de Gómez apenas duró dos minutos con 35 segundos. Pidió que sea corto el tiempo porque lo que quería era contestar todas las preguntas de la prensa, para explicar y aclarar temas.

Pero antes de la ronda de preguntas, el personal de prensa de la FEF proyectó un video sobre el técnico paisa.

Aunque el video recogió la mayor parte de su vida en el fútbol, hubo un momento en el que el técnico se conmovió. Fue cuando se proyectó el gol que Jaime Iván Kaviedes le marcó a Uruguay y que llevó a la selección ecuatoriana a su primer Mundial (2002).

En ese momento, Gómez quedó como hipnotizado y no despegó su mirada de una de las paredes del auditorio donde se proyectó el video que duró unos siete minutos.

Pasaron más imágenes de ese gol y de los festejos por la histórica clasificación y el DT no dejaba de observar la pantalla. Cuando se encendieron las luces sus ojos brillaban, mientras que la sala aplaudía pero rápidamente se repuso.

Víctor Mestanza, jefe de prensa de la FEF, anunció la entrega de la camiseta oficial de la selección y el rostro del “Bolillo” cambió. Con una amplia sonrisa, el flamante seleccionador nacional tomó la casaca amarilla y posó para las decenas de fotógrafos que se instalaron a pocos metros de la mesa directiva.

Luego llegó el turno de las preguntas y aclaraciones. El “Bolillo” contestó uno a uno a los comunicadores, pero se alteró cuando se le consultó si su presencia en la selección sería un retroceso, ya que no logró ganar un partido en el Mundial de Rusia.

Justificó las tres derrotas de su exselección, Panamá, al recordar el nivel de los rivales: Bélgica e Inglaterra. Y al final pidió que se contrate al técnico del combinado belga, pero que también se fichen a los mismos jugadores, que para él fueron los mejores de toda la Copa del Mundo.

Al final, todo el programa de presentación duró una hora exacta. Así como llegó, esquivando a periodistas, se retiró y siguió a una reunión privada con dirigentes. (D)

  

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: