Bolaños aún tiene bastante “pólvora”

17 de abril de 2011 - 00:00

Mejor que nunca en lo anímico, elevando su nivel en lo deportivo, y ajetreado con la proximidad del nacimiento de su hija Valentina  se encuentra el volante Luis Bolaños, quien hoy (11:30) será parte del once titular de los “albos” que recibirá a Liga de Loja  en Casa Blanca.

Para el “Chucho”, medir  al elenco de la   “Centinela del Sur” tiene un significado particular. Frente a este mismo rival, el 20 de marzo, retornó a la actividad futbolística, después del intento de asalto que sufrió el 25 de febrero.

“Esa vez tenía cierto temor de recibir algún impacto en mi brazo derecho, que era el de las heridas (recibió dos tiros). Mis compañeros también lo vivían así, pero conforme transcurrió el partido perdí esa psicosis y pude anotar”, dice el volante quiteño.

Regresó con apetito voraz. Marcó ese día las 2 anotaciones de la victoria para los “azucenas”. 72 horas más tarde, en el cotejo diferido ante los cuencanos en suelo azuayo, volvió a poner su rúbrica en una de las dos conquistas que les sirvió para triunfar y tumbar el invicto “morlaco”.  

Con eso sumó 4 goles en el torneo local, pues antes del atentado anotó  el segundo tanto de la goleada “alba” 5-0 sobre el Manta, en la quinta fecha.   En la Copa Libertadores también convirtió. Lo hizo el último martes ante Godoy Cruz.

“Gracias a Dios he tenido la posibilidad de marcar. Además, todo el equipo está atravesando un gran momento y eso te hace sentir muy bien, pero aún me falta para llegar a mi mejor nivel. Estoy en un 80%”.

Dice que el adversario de hoy será complicado. “La Loja (novena) intentará ponernos en aprietos, porque estamos arriba (terceros), pero confío en que podamos triunfar y ojalá también esté preciso para anotar”.

Su desafío inmediato es alcanzar la cima  de rendimiento y así forzar su llamado a la Tricolor. “Deseo volver a la selección, esa es la meta para la que trabajo todos los días”.

Las molestias por el impacto de proyectiles desaparecieron. Solo pequeñas y casi imperceptibles cicatrices en su hombro y brazo derecho persisten. Ni de la fecha de ese suceso desea acordarse. Lo que sí tiene es más cuidado.Siempre anda acompañado y resguardado por escoltas. “Tengo más precaución, no salgo mucho. Pero el miedo que sentía al inicio ya lo perdí”.

El “Chucho” es de sonrisa contagiante. No es muy locuaz, sin embargo, se llega con facilidad a entablar un diálogo con él. Sus seguidores tampoco tienen problemas para acceder a un autógrafo. Los brinda con paciencia y mucha emoción. Más de 10 firmas al día debe estampar cuando los “albos” abren las puertas de Pomasqui a los aficionados.
Confiesa que su buen momento deportivo se debe en gran parte  a los éxitos que cosecha la “U”. “Cuando el equipo en conjunto está bien, todos lo estamos. Eso disimula ciertas equivocaciones, que son más claras cuando las cosas salen mal”.

Luis, que hace tres semanas cumplió 26 años, cuenta los días para el nacimiento de su pequeña hija, previsto para mayo.  “Ya sueño con conocerla. Quiero que  nazca para mimarle y acariciarle”. Pero de pañales nada, aclara: “Yo solo le daré besitos, la cargaré, pero no más. Del resto se ocupará por entero la mamá”.

Para enfrentar a la “Garra”,  Bauza se inclinó por el atacante Sub 17,  Ángel Ledesma, en reemplazo de los suspendidos Hernán Barcos y Walter Calderón. Ledesma  debutará en el torneo. “Espero hacer lo mejor y no defraudar al ‘profe’”, indicó.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: