Bevacqua: “Hay que jugar sin presiones”

15 de marzo de 2011 - 00:00

En estas dos últimas temporadas ha sido el “verdugo” de Barcelona. El año anterior, cuando vestía la camiseta del Manta, Maximiliano Bevacqua le marcó al conjunto amarillo cuatro tantos y este año, con la casaca del Deportivo Quito, le anotó uno el domingo anterior, en la victoria (1-0) que consiguieron los “chullas” como visitantes.

La última vez que “Maxi” convirtió en el Monumental fue el 21 de agosto de 2010, cuando  su ex equipo, Manta, venció 2-1 a Barcelona. En aquella victoria, los dos goles del conjunto “atunero” fueron anotados por el centrodelantero argentino.

Los otros tantos que el “gaucho” le ha marcado a los “toreros” fueron el 27 de marzo en el estadio Jocay (1) y el 16 de octubre también en calidad de local (1).

El gol que consiguió el atacante del Deportivo Quito el pasado domingo ante los “canarios”, no solo sirvió para que mantuviera la punta en la tabla de goleadores del Campeonato Nacional (7 goles), sino para terminar con la “sequía” de victorias que tenía el cuadro “azulgrana” en el Monumental.

La última vez que el Quito venció a Barcelona en su estadio fue el   8 de febrero de 2004, con un marcador de 2-0. Los goles del Quito los anotaron  Fernando Baldeón y el argentino Walter Coyette.

Anecdóticamente en aquella ocasión el técnico que dirigía a los “toreros” era Rubén Darío Insúa.

“Estoy contento porque el equipo ha conseguido victorias importantes. Creo que se ha formado un buen grupo y de a poco hemos ido levantando el nivel”, dijo el atacante.

Bevacqua destacó además que el triunfo que su equipo consiguió es producto del trabajo que  realizaron durante toda la semana.

“Sabíamos que iba a ser un partido complicado, debido a que Barcelona saldría a buscar la victoria, pero gracias a Dios las cosas se nos dieron y pudimos definir con claridad las oportunidades que se nos presentaron”.

El delantero argentino indicó que  aún no ha conseguido nada en esta temporada y que recién está encontrando su fútbol.

Bevacqua acotó que los siete tantos que hasta el momento ha podido anotar se deben a la buena actuación de todo el equipo.

“Los goles no son solo míos, sino de todo el plantel. Somos once en la cancha que defendemos a la institución y mi trabajo se debe a lo que realizan mis demás compañeros”, sostuvo Bevacqua.

Por otra parte, Maximiliano destacó que pese al poco tiempo que lleva en el conjunto “chulla” (se incorporó a inicios de 2010) se ha acoplado rápidamente al equipo que dirige su compatriota Fabián Bustos. El goleador comentó que la buena relación que tiene con todo el plantel, se ve reflejada en la cancha.

“Creo que el fútbol hay que jugarlo con alegría y sin presiones. Soy uno de los nuevos del equipo y los muchachos me han recibido muy bien, me han dado su confianza y eso ha sido importante para entendernos en el campo de juego”, afirmó.

El jugador de 30 años aseguró que con los que más comparte es con los volantes Luis Saritama y Santiago Morales. “Sin los pases de ellos no hubiera podido marcar los siete goles”, indicó entre risas.

El goleador de la “Plaza del Teatro”, luego del partido ante Barcelona acotó que su principal objetivo, por el momento, es terminar como punteros esta primera etapa, para poder clasificar a la Copa Sudamericana.

Bevacqua, nacido en Córdoba, Argentina, aseguró que tiene muchas ganas de jugar este torneo internacional, pues indicó que fuese la primera vez que participaría en dicho campeonato.

“Nunca he tenido la chance de jugar la Sudamericana. Ojalá y este año podamos alcanzar ese objetivo. Aún falta mucho, pero estoy convencido de que tenemos plantel para clasificar y tener una buena participación”.

Asimismo, el ex Manta confirmó que no solo la Sudamericana es su anhelo, sino también poder volver a clasificarse a la Copa Libertadores. Aseguró que con este torneo tiene una revancha personal, debido a que el Quito fue eliminado en el repechaje de este año por el Independiente de Argentina.

“En la Libertadores también era mi primera participación. Fue una linda experiencia,  lástima que no pudimos superar la pre-Libertadores. Esa es una espina que me ha quedado incrustada”, comentó Maximiliano.

Para el delantero “chulla”, pesó mucho el hecho de que el plantel que participó en la Libertadores de este año era un nuevo equipo, que recién se  había conformado.

“No nos conocíamos todos, teníamos poco tiempo de trabajo y eso pesó al final. Ahora creo que hemos madurado futbolísticamente y estamos listos para enfrentar dicho certamen”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: