Valencia contó sus vivencias y estuvo con sus fanáticos

- 29 de junio de 2018 - 00:00
El jugador Antonio Valencia (d) saluda a Christopher Vargas, el hincha que viajó desde Santo Domingo para verlo.

El jugador del Manchester United estuvo en Quito para responder inquietudes de los aficionados. Relató que pretende jugar dos años en El Nacional antes de su retiro.

Antonio Valencia, durante sus vacaciones lejos de los entrenamientos del Manchester United, se dio tiempo para compartir con sus fanáticos en Quito. En un evento de la marca de zapatos que lo auspicia, 25 afortunados pudieron compartir con él y preguntarle sobre su carrera futbolística.

“Toño” recordó varios pasajes de su carrera futbolística, desde sus inicios en el Caribe Junior de su natal Lago Agrio, hasta su actualidad en el Manchester United.

Tampoco pasó por alto sus años en El Nacional y se animó a hacer una revelación: pretende jugar al menos dos temporadas, las últimas de su carrera, en el equipo de sus amores.

Asimismo, tras su retiro, quiere estar vinculado al equipo desde cualquier posición. “Presidente”, le sugirieron, pero solo esbozó una sonrisa. “Es un equipo que me ha dado mucho y mi intención sería traer ideas para implementarlas a favor de los chicos. Que no pasen lo que yo viví, que no fue fácil, para llegar hasta donde estoy”, contó el futbolista.

En ese sentido, Valencia quiere impulsar todo lo que ha podido receptar en su estancia europea. En la actualidad ya lleva 13 años en ese fútbol, tras su paso por Villarreal y Recreativo de España y luego Wigan y Manchester United de Inglaterra. En este último club cumplirá 10 años en 2019.

Los asistentes mostraban fotos de diversos momentos de la carrera de Valencia y el jugador contaba detalles de cómo los vivió.

Por ejemplo, apareció una fotografía de él en el encuentro entre Ecuador e Inglaterra, por los octavos de final del Mundial de Alemania 2006. “Antes del partido estaba muy nervioso; solo escuchar la palabra Inglaterra asustaba. Se acercó Ulises (De la Cruz) y nos dijo que nos iría bien, que nos tranquilicemos. Ya cuando topé el primer balón me calmé y casi hicimos historia”.

También recordó a su amigo Christian Benítez, fallecido en 2013, en dos partidos en particular. Uno de ellos fue un encuentro de eliminatorias para Sudáfrica 2010 contra Venezuela en Quito. “La noche anterior al partido entró a mi cuarto y me dijo: ‘Tú centra sin ver, que yo voy a estar ahí’. Y así fue. Él era muy nervioso, pero porque siempre quería ganar. Siempre daba indicaciones a todos”.

Otro detalle fue un partido en el que se enfrentaron en la Premier League, cuando el “Chucho” jugaba para el Birmingham. El Manchester peleaba por el título, pero el equipo de su amigo se quedó con el empate. Luego del cotejo se reunieron con sus familias y fueron a cenar.

Viajar para ver a Valencia
Christopher Vargas, de 10 años, insistió tanto para ver a su jugador favorito, que su tío Rubén Toro le concedió su deseo. Ellos residen en Santo Domingo y el día de la presentación de Valencia, viajaron a las 04:00 para llegar temprano a Quito.

En la capital no había la seguridad de que pudieran acceder al evento, pero estuvieron temprano para tratar de lograr un contacto con la gente de la tienda. Así fue y les permitieron ingresar.

Compraron una cartulina y un marcador para elaborar un cartel que decía “Viajamos desde las 4 am. Ni el de Messi, ni el de Cristiano. Quiero el autógrafo de Valencia”.

El jugador le concedió su deseo y le firmó la camiseta alterna del Manchester que tenía puesta. “Lo sigo siempre y no me pierdo sus partidos en el Manchester. Valió la pena venir y poder verlo de cerca”, dijo el joven hincha, con algo de nervios. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: