Un fútbol sin patrocinadores por el nuevo coronavirus 21

Las marcas se han quedado sin escaparates donde exhibir sus logos ante millones de telespectadores.
04 de enero de 2021 00:00

¿El futuro del fútbol consistirá para todos los involucrados en ser solidarios en estos tiempos de pandemia que no cede y sigue instalada en 2021 en todo el mundo? ¿Vendrá el tiempo de la supervivencia y las renegociaciones con los patrocinadores, jugadores, empleados y todos los proveedores del sector?

Como consecuencia de la suspensión de las competiciones por la pandemia del covid-19, hoy los patrocinadores del fútbol han perdido visibilidad, al punto de que algunos se replantean sus acuerdos hasta que se reanude la actividad. ¿Surgirá un nuevo modelo de negocios en donde la vinculación con la industria deportiva deba ser modificada en los términos que habitaban la pre- pandemia como norma comercial?

Se tendrá de una vez que aplicar de plano las tecnologías y comenzar acciones cotidianas con los jugadores, fuera del campo de juego, para activar la monetización de los patrocinadores, que piden más de ello desde confinamiento, con una respuesta casi ausente en la práctica. ¿Es solo porque es muy complicado como consecuencia de la crisis sanitaria, o falta creatividad e innovación? Los clubes apenas pueden hacer rentables las inversiones de sus socios comerciales.

Con un confinamiento en los cuatro rincones del planeta, las estrellas del balón, los grandes activos para las empresas en busca de notoriedad se ven incapaces de utilizar la camiseta para los patrocinadores desde el ámbito personal y colectivo desde los clubes.

Las marcas, que se anuncian en las camisetas de los equipos o en las pantallas publicitarias de los estadios, se han quedado sin escaparates donde exhibir y activar sus logos ante millones de telespectadores.

Las compañías del sector de la aviación y de la hostelería están afectadas de lleno por la crisis, a ellas le ha llegado el momento de replantearse sus estrategias, por el momento, acuerdos de corto plazo y posibles suspensiones provisionales en 2021. Es evidente que si no hay prestación, se está obligado a suspender los contratos. Es un caso de fuerza mayor, no deseado.

Una situación lleva a las empresas a generar estrategias en este contexto de crisis económica. Es el ejemplo del West Ham inglés donde uno de sus grandes patrocinadores, la empresa de servicios financieros Basset & Gold acaba de declararse en quiebra.

En el caso del grupo hotelero Accor, principal patrocinador del París SG, dejó de su pagar la totalidad de la suma prevista en su contrato como consecuencia de la coyuntura actual, y sigue la lista por el resto de los continentes.

¿Preocupante? Algunos de estos grandes grupos pueden decir de un día para otro se para todo porque están en una situación de urgencia en la que tienen que eliminar todos los gastos superfluos. En caso de crisis, el primer presupuesto que se elimina a menudo la publicidad y recordemos que sin marcas no hay fútbol posible, no hay poder de echar a rodar las competencias

Tras dejar de ingresar una parte de los derechos televisivos, perder a los patrocinadores en gran escala, sería para la industria del deporte otro golpe duro ya maltrechas por la covid-19.

En los presupuestos de los principales clubes europeos, los derechos televisivos representan un 38% de los ingresos, mientras que otro 45 al 59 % procede de los acuerdos comerciales, principalmente de los patrocinadores.

Aunque algunas empresas no quieran abandonar el barco deportivo en plena tormenta, ¿podrán aguantar a largo plazo en un mercado que se anuncia ralentizado en volver a la normalidad como la conocimos?

Claro que hay un riesgo que empresas que querían invertir en fútbol no lo hagan más. En el sector se estima una caída de más del 55% para 2021 de las inversiones. Es el preludio de un año que no será igual a otros en deporte mundial.