La venganza tiene cara de mujer en La Dueña y La Patrona

16 de abril de 2013 - 00:00

En 1929 Adriana Rigores, una joven huérfana, hereda una gran fortuna de su padre, pero por intereses de familias poderosas de Caracas es encerrada en un manicomio.

Luego de escapar, días antes de la destrucción accidental del hospital por un incendio, es dada por muerta y, ya sabiendo que su padre vive, huye a París a encontrarse con él.

Este, un hombre multimillonario, ayuda a su hija, quien regresa a Caracas decidida a efectuar una bien planificada venganza contra las familias que la encerraron y a ayudar a sus antiguos amigos.

Esta es la trama principal de la telenovela La dueña, producida y transmitida originalmente por la señal de Venezolana de Televisión y posteriormente retransmitida en 2009 por la Televisora Venezolana Social (TVes).

El guion es original de José Ignacio Cabrujas y Julio César Mármol, aunque la inspiración para la trama de esta telenovela se halla en El Conde de Montecristo, de Alejandro Dumas.

La producción estuvo a cargo de Nardy Fernández, mientras de los escenarios José Salas, María de las Casas de la ambientación y Tomás López de toda la dirección.

La dueña es considerada una de las mejores novelas hechas en Venezuela, que además descubrió o reforzó la fama de varios actores de renombre de la TV venezolana e hispana, como Amanda Gutiérrez (Adriana), Daniel Alvarado (Capn. Mauricio Lofriego), Mariela Alcalá, Carlota Sosa, Helianta Cruz y Héctor Mayerston, entre otros.

Han tenido que pasar 72 años para que Adriana vuelva a cobrar venganza en el culebrón denominado La Patrona, el primer remake de esta historia que se realiza 28 años después para la cadena Telemundo y que se graba entre México y Miami.

Esta, protagonizada por Aracely Arámbula en el papel protagónico y por Jorge Luis Pila como Alejandro Beltrán Guerra, y con la participación antagónica de Christian Bach, quienes aparecen en Ecuador a través de la señal de Ecuavisa. Una de las curiosidades de esta historia es que ambas se desarrollan en épocas distintas.

Cuando la original se grabó entre 1984-85, era el boom de las historias de época.
Amanda Gutiérrez no iba a interpretar el personaje principal pero se lo dieron ante el rechazo de Jeannette Rodríguez, quien recientemente estaba grabando Cristal, la misma que le dio fama mundial en el mundo de las telenovelas.

La actriz principal tuvo que grabar con un bastón, producto del accidente que tuvo al momento de escapar del manicomio. A Amanda le incomodaba llevarlo y en algunas ocasiones lo olvidaba en los pasillos.

Algunas escenas tuvieron que volverse a grabar y otras tantas fueron editadas sin el bastón. Los productores se dieron cuenta cuando la telenovela ya estaba al aire.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: