La hija de Juana Crespo, un drama rosa pero con contenido social

05 de febrero de 2013 - 00:00

En 1977, una de las telenovelas más famosas de Latinoamérica fue La hija de Juana Crespo, original de Salvador Garmendia y José Ignacio Cabrujas, protagonizada por Mayra Alejandra, José Luis Rodríguez, Rafael Cabrera, Alberto Marín, Jean Carlo Simancas y otros.

Esta historia gira en torno a Juana Crespo (Mayra Alejandra, una mujer de origen humilde, con muy poca educación (nunca pisó una escuela), quien como consecuencia de un mal paso durante su juventud le quedó una hija: Diana (Hilda Vera).

Juana se enamoró de Raúl Moros (Raúl Cabrera), un apuesto muchacho que en aquel entonces estudiaba para detective de la Policía. Moros, al saber del embarazo de Juana, se desentiende de ella y nunca más la busca, ni tampoco muestra interés por la hija que le iba a dar.

Juana, como madre soltera, tiene que trabajar día y noche para sacar a su muchachita adelante. Al cabo de unos pocos años vuelve a salir embarazada y esta vez tiene un hijo varón; el padre es otro irresponsable que desaparece.

Juana sigue luchando por la vida, cargada con dos hijos y la ignorancia que la rodea; para aquel entonces ella conoce a Miguel, un hombre que se gana la vida como busetero de la Línea Petare-Carmelitas.

Con Miguel (Alberto Marín), Juana tiene dos hijos más, viven humildemente en una casita localizada en el barrio de Catia, en Caracas. Juana no quiere para ninguno de sus hijos “la perra mala suerte” que ella tuvo en su vida; por ello ha puesto en Diana todas sus ilusiones.

05-02-13-mix-la-hija-de-juana-crespoJuana se gana la vida como sirvienta, yendo a limpiar varios apartamentos a la semana, por eso se empeña en que Diana estudie y tras terminar el bachillerato, con mil esfuerzos la manda para la Universidad. Una noche Diana está a punto de ser violada por un grupo de malandros, pero el jefe de la banda, un joven llamado Gustavo (José Luis Rodríguez), la salva.

Solo bastó una mirada para que ellos queden flechados por el amor. El padre de Gustavo es un tipo millonario, casado con una chica muy bella, quien no ve a Gustavo como un hijastro sino como un hombre.

Desde ese día surge en la trama una serie de situaciones escabrosas en donde sus protagonistas sufren hasta el final, hasta que finalmente se casan y son felices.

La hija de Juana Crespo fue un gran éxito, era muy coloquial, con muchos exteriores y el modo de hablar de los personajes era como el de la gente común y corriente de la calle.

Poco a poco se fueron agregando más situaciones que se daban en la Caracas de la época y todos sus contrastes sociales. Inclusive, varias escenas de la telenovela fueron usadas en documentales universitarios para graficar materias sociológicas.  

Esto le valió las mejores críticas de la prensa. Debido al éxito, los ejecutivos quisieron alargarla a 200 capítulos, pero Garmendia y Cabrujas se negaron alegando que la historia solamente aguantaba 100 capítulos.

Otra de las curiosidades de este melodrama es que la escena en la que quisieron abusar sexualmente de Mayra Alejandra recibió buenas críticas, por lo que esta actriz en tres telenovelas más, incluida Leonela, fue víctima de violaciones en una de sus escenas principales.

Esta historia se la llevó al cine en el 2006 con el mismo título y teniendo en su elenco a figuras como Juliet Lima, Eduardo Orozco, Manuel Sosa, Iván Tamayo y Mariela Alcalá.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: