Gabriela Baer: “De niña quería ser cantante o modelo, pero ahora no cambio mi profesión por nada”

05 de mayo de 2013 - 00:00

Gabriela Baer Crespo es una periodista quiteña que se ha destacado en los medios por su trabajo. Nació el 8 de junio de 1969, y en junio del 2006 se casó por segunda vez con el empresario Gino Descalzi Salgado, con quien tiene un hijo, Stefano, de 6 años. Cuenta que es hincha de Liga desde que conoció a su esposo.

En su trayectoria en la televisión ecuatoriana se destaca su rol como reportera y presentadora en TC Televisión, durante cinco años, y como reportera en SíTV por un año. Desde el 2000 hasta la actualidad trabaja en Ecuavisa como presentadora de noticias, medio en el que ha ganado varias experiencias.

Entre las que recuerda está su presencia en la firma de paz con Perú, que se desarrolló en Brasilia durante el mandato de Jamil Mahuad. Además de aquellas entrevistas que quedarán para el recuerdo, como la que le hizo a la política y abogada estadounidense, Hillary Clinton, al expresidente de Perú, Alberto Fujimori, y a Chayanne, uno de sus cantantes preferidos.

La televisión también le ha permitido involucrarse en proyectos sociales, como ser parte del programa Niño Esperanza, de Unicef.

¿Siempre supo que el periodismo era a lo que quería dedicarse?
La verdad no fue mi primera opción. De niña quería ser cantante o modelo, aunque en casa se veían mucho los noticieros y, quizá como muchas pequeñas, admiraba a quienes lo presentaban. Cuando me gradué del colegio estudié marketing en los Estados Unidos con el objetivo de enrolarme en la gestión ejecutiva, pero la vida a veces le lleva a uno por caminos distintos a los programados.

¿Cómo se vinculó con la televisión y cuánto tiempo tiene laborando en este medio?
Llevo casi 20 años trabajando en televisión. Todo empezó tras mi participación en Miss Ecuador cuando me ofrecieron o sugirieron trabajar en este medio, aunque en programas muy distintos a noticias. Eran más de variedades o entretenimiento. Pero como demoró en concretarse un día vi en TC Televisión (en ese entonces Telecentro) que buscaban a una anchor o presentadora de noticias y acudí a dejar mi currículum. Hice un entrenamiento y tras varias pruebas de vocalización e imagen, entre otras, me incorporé al staff de noticias; primero como presentadora y luego de unos meses como reportera.

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?
Yo diría que el contacto que me ha permitido tener con la gente, y el cariño que uno recibe. La oportunidad de poder, a través de este trabajo, ayudar a personas que muchas veces atraviesan por inconvenientes y uno puede actuar al menos como intermediario para que este problema se conozca y encuentre una solución. A eso se suma la oportunidad de estar presente en hechos relevantes que muchos pasarán a la historia.

Su fuerte son las noticias, ¿alguna vez quiso incursionar en un espacio distinto?
La verdad es que me gusta lo que hago. Pero si algún momento se me presenta la oportunidad de incursionar en otro tipo de programa, por mi carácter y forma de ser, tendría que ser en una línea similar, digamos que sería como en programas de entrevistas o documentales. La radio también me ha llamado siempre la atención.

¿Qué temas noticiosos son los que más le atraen?
Los que tienen relación con el servicio a la comunidad.

¿Ha trabajado o le gustaría probar en un medio de comunicación distinto a la televisión?
He escrito artículos para una revista y he hecho reemplazos en radio. Como lo mencioné, en este último medio me gustaría algún momento tener una participación más activa. Sin embargo, y pese a ofertas recibidas, no las he podido concretar debido principalmente a problemas de horarios.

¿Alguna vez pensó en cambiar de carrera?
No, para mí es muy gratificante lo que hago tanto en lo personal como en lo profesional.

Si pudiera elegir otra profesión, ¿cuál sería?
Me quedo con la que tengo. Aunque me atrae la idea de tener un negocio propio.

¿Cómo ha sido dividir su tiempo entre su carrera y su hijo?
No me ha sido complicado, me he organizado bien. Mi horario en el canal me permite dedicar las tardes a mi hijo y a actividades personales.

¿Su hijo ha tenido acercamiento con la televisión?
Poco. Ha participado en promociones que ha hecho el canal y a veces lo he usado como actor para graficar algunos reportajes en los cuales se necesitan niños.

¿Cómo es una semana en su vida?
Las mañanas las dedico al canal, básicamente para hacer reportajes y prepararme para presentar el noticiero de las 13 horas. En las tardes, a partir de las tres, efectúo actividades personales y familiares, como llevar a mi hijo a la escuela de fútbol o a clases de natación.

¿Y los fines de semana?
Básicamente descansar y disfrutarlo con mi familia.

Cuando va al cine ¿qué tipo de películas prefiere?
Bueno yo prefiero las películas rosas, como diría mi marido, las románticas. Pero también me gustan las de acción como las del Agente 007. Sin embargo, en los últimos años por mi hijo me he dedicado a ver las de niños.

Al momento de comer ¿qué elige?
Pasta, me encanta la comida italiana. Y las ensaladas.

¿Le gusta cocinar?
Debo ser sincera, mi esposo cocina muy bien, sobre todo las recetas italianas, y he optado por probar los platos que él prepara. Pero creo que soy una muy buena asistente. Es un buen balance.

¿Hace ejercicios o practica algún deporte?
Hago pilates dos veces por semana.

¿Cuida mucho su imagen?
Sí, claro, en esta profesión hay que cuidar la imagen. Quien está en medios pasa a ser un referente para otras personas, adultos y niños. En mi profesión, más que en otra, manda mucho, pero a la inversa, aquel viejo refrán de que: La mujer del César no solo debe ser honesta, sino que debe parecerlo. Nosotros no solo debemos parecer lo que proyectamos, debemos ser auténticos. Así, nuestro trabajo es más valioso, transparente y enriquecedor.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: