Conozca la voz detrás de Skipper, de 'Pingüinos de Madagascar', 'Jefe en Pañales' y 'Superman'

- 31 de mayo de 2017 - 15:57
Foto: Álvaro Pérez/ EL TELÉGRAFO

Su nombre, Mario Arvizu, de pronto no suena. Pero a diferencia de ello, su voz retumba. Con ella ha dado vida a personajes como el intrépido y a ratos dictatorial Skipper, uno de los pingüinos de la película Pingüinos de Madagascar. Pero es tan versátil que incluso dio voz al bebé del filme Jefe en Pañales y al audaz y roba canastos del Oso Yogui. 

El mexicano Arvizu es actor de doblaje y visita el país como parte del Super Fan Fest, que es una convención de animación, cómics, videojuegos, cosplay, ilustración, prop making y entretenimiento audiovisual. El encuentro se realizará hasta el domingo, en el Quorum Quito (Centro de Convenciones del Centro Comercial Paseo San Francisco).

Arvizu es uno de los invitados. A propósito de su visita al país, conversó con EL TELÉGRAFO.

Ahora que le conozco veo en su rostro a todos los personajes que ha doblado, veo que alza la ceja igual que Skipper y el Jefe en Pañales, por ejemplo. Incluso veo a ratos la expresión de la hermanastra de Shrek. ¿Toman su rosto para dibujar el personaje de la animación? ¿Cómo es el proceso?

Cuando el actor, por ejemplo, el Jefe en Pañales, que es Alec Baldwin, graba los parlamentos y  el director le indica qué pasa en la situación, es decir le cuenta que tiene que lanzar un muñeco a su hermano y le dice: noooo, si no no voy a lograr mi misión. (Imita la voz del bebé de la familia Templeton)

Entonces, el actor de doblaje sabe la intención que tiene que ponerle en esa interpretación. Cuando está grabando sus parlamentos lo están filmando y los animadores toman las gesticulaciones del actor para hacerlo. En cambio, cuando hacemos el doblaje al español nos toca desdoblarlo al original; es decir, hacerlo al revés. Vemos la animación, entendemos la situación que está pasando y tenemos que plasmarlo igual en sincronía, pero al revés, transformarlo al español, crear la magia.

¿Cuesta lo mismo un doblaje para cine qué para televisión (publicidad)?

No. Son materias diferentes. Son disciplinas diferentes. Parecerían que son hermanas, pareciera, porque en el ambiente es lo mismo, es idéntico; es decir, una cabina en donde hay un monitor de vídeo, un micrófono, pero son disciplinas diferentes. 

A mí me estorbó el conductor, cuando empecé a hacer doblaje porque automáticamente tiene ciertas carencias al hablar, intenciones comerciales. En ese momento hubo un conflicto en mí y tuve que decirle al locutor que se siente allí y que me deje hacer doblaje. Empecé como conductor comercial. Voy a cumplir 20 años como actor de doblaje, pero 30 como locutor comercial, porque empecé a los 18 años. No me calculen la edad (sonrié).  Tuve que regresar a mis apuntes, revivir mis clases de actuación para realmente hacerlo bien. Es curioso lo que me dices que en mi rostro ves a los personajes que doblo.

Sí, veo las facciones de esos personajes de animación como la ceja de Skipper e incluso las expresiones de la hermanastra de Shrek...

Es curioso. Lo que pasa es que cuando estudias actuación, una de las grandes asignaturas es el lenguaje corporal, sobre todo cuando estudias teatro, entonces todo se somatiza. Llevas del cuerpo a la emoción para brindar al público tu estado de ánimo; es decir para saber si estás enojado, sumamente feliz, sorprendido. Tu lenguaje corporal transmite eso. Cuando doblas la voz te dicen: no te muevas, incluso no pueden las chicas entrar ni con pulseras, ni con nada, porque todo el sonido se filtra. Como no puedes moverte tienes que apoyarte fisonómicamente de algo, entonces empiezas a actuar con la cara.

¿Cuántos personajes en toda su trayectoria ha doblado?

¡Wow!. No los he contado, pero son muchos. Hay muchos personajes; son incontables. No sé. Son decenas, de verdad.

He leído su biografía y veo que constan personajes como Superman, Skipper de los Pingüinos de Madasgacar, el Jefe en Pañales, la hermanastra de Shrek, ¿Con cuál de ellos se queda? ¿Cuál cree que marcó su trayectoria?

En todos haces un trabajo actoral. Todos tienen su momento. Van llegando a tu carrera y tu vida como actor. Cómo dejas fuera, por ejemplo, al papá de Bambi, una película icónica que yo vi de niño, la primera vez, y lloré muchísimo en aquellas salas de cine antiguas que eran enormes, cuando matan a la mamá de Bambi y lloró porque recordé que perdí a mi madre a los 16 años y de las vueltas de la vida me tocó grabar a Bambi 2. La primera escena es el incendio en el bosque y Bambi busca a su mamá. A mí se me arrugaba el corazón y llegó el gran príncipe (papá de Bambi) y dice: Bambi, vamos a casa (imita la voz de esa película) y se lo lleva.

También dobló a Superman...

Superman es ese ícono de fuerza, valor. Pero también está Skipper con su locura y su realidad, y su gran mensaje; el Doctor Doom con su malicia y su finura. Es como cuando eres padre y te preguntas a: ¿cuál de tus hijos quieres más o menos? Es muy difícil decirlo.

¿El padre de Bambi fue el primer personaje que dobló?

No.  Creo que el Doctor Doom, de los personajes principales, tiene tiempo ya.

¿Cómo llegaron esos personajes a su vida?

Sabes que cuando haces doblaje y dominas la técnica,  porque es muy difícil dominar la técnica -entrar a tiempo, salir a tiempo, estar en sincronía, etc.- comienzas con personajes pequeñitos, haces el policía 2, el bartender y conforme van llegando los directores te consiguen personajes un poco más grandes de acuerdo a cómo vas dando en el doblaje. Híjole, que te digo.

¿A qué edad empezó en el mundo del doblaje?

En 1998, yo migré de Chihuahua, en donde hice teatro, a la Ciudad de México. Empecé a hacer doblaje justo entonces, ya  teniendo las bases de actuación y así fue como se dio todo. Estoy a punto de cumplir 20 años como actor de doblaje.

¿Todo empezó con el doblaje de las voces que escuchaba de la TV, de la radio o imitando a sus amigos?

Sí. Doy muchas conferencias en general y siempre a los estudiantes de las universidades aprovecho para hablarles sobre la vocación, la pasión, que sigan su pasión. Claro, eso no basta; hay que meter muchas cosas en esa ensalada, pero les hablo de descubrir la pasión. Yo era el  típico joven juguetón desde la secundaria, que imitaba las voces de las caricaturas de ese entonces, de los años ochenta.

(Imita la voz del oso Yogui) Dice: Qué fue Bubu. También imitaba a voces de locutores de Chihuahua. Un buen  parámetro es eso, porque es parte del talento. Son talentos y mientras más rápido los descubras, tu futuro es promisorio.

¿Ha pensado en filmar alguna película de animación, cuyo personaje sea basado en tu historia y apariencia corporal?

Mira no se me da esto de escribir, pero te adelanto que acabamos de terminar una producción en México que se llama 'El ángel en el reloj'. Hago de un oso que es el guardián de un reloj. Es la historia de una niña con cáncer que entra en este mundo lírico. Me han grabado a mí primero y en función de mi actuación, colocación y lenguaje corporal, hicieron la animación. Esta película irá al festival de cine de Canadá, Cannes, etc.

¿Alguna vez le han dicho Skipper, personaje de los Pingüinos de Madagascar, cuando va por la calle y le escuchan hablar?

Sí. Soy orgullo y feliz padre de tres hijos varones, que tienen casi 11 años, 7 años y 6 años. Cuando voy a una Junta al colegio, sus compañeros no dicen el papá de Juan Pablo o Santi, como lo harían con el resto de sus compañeros, sino que dicen: allí viene Skipper. Voy por los pasillos del colegio y dicen: Skipper, Skipper...Y yo les digo: "Qué paso muñecos, ¿cómo están? (habla con el acento del personaje de la película de Madagascar) y se fascinan. Y a mí me fascina que se fascinen. Me siento amado, querido. Digo esto sin egos, pero me encanta porque creo  que como todos hago mi trabajo con todo mi amor, dando lo mejor de mí y es gratificante.

¿Pensó que Skipper iba a llegar tan lejos, siendo un personaje secundario?

No. De hecho eran los personajes "fuga", "patiño" como los llamamos en teatro; es decir de apoyo de la película Madagascar, y resultaron tan hilantes que le robaron la película al León, La Jirafa, Hipopótamo y se  volvieron maravillosos. Tanto así que tienen su serie de televisión y película. Nos doblábamos de risa, cuando les dimos voz por primera vez en la película de Madagascar en 2005, y nunca pensamos que iban a llegar tan lejos y por supuesto gracias al público que los ha acogido y los hizo tan grandes. (E)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: